Música y folclor

Dejuepuchas, sembrando fusiones musicales en Valledupar

Redacción

05/11/2012 - 11:59

 

DejuepuchasVinieron de la capital con algo distinto. Algo de ellos. Algo que nace del corazón. Así lo anunciaron los deejays del grupo Dejuepucha en la Alianza Francesa de Valledupar y el sonido que manó de los parlantes no los contradijo.

Ubicados detrás de sus platinas y bajo un cielo de luces fluorescentes, los artistas que conforman esta agrupación inusual parecían extraterrestres venidos de un lugar desconocido y más en una ciudad donde el sonido de los acordeones impera.

La propuesta se hilvanó de manera progresiva con un inicio electrónico lento y tímido. Los vallenatos asistieron a la muestra de los deejays con un silencio devoto y observador,  mientras que algunos curiosos se acercaban a la escena para tomar fotos: tomar una foto de unos extraterrestres en plena acción es un placer que ningún fotógrafo puede perderse.

Pero de repente, y entre aplausos dispersos del público, el leader del grupo habló del concepto que había detrás de estos sonidos y coloridos psicodélicos: el deseo de crear nuevos ritmos, llegar a otras esferas, sentir el contacto del público, compartir con otros músicos y promover encuentros del corazón.

Entonces, el público entendió. Sí, entendió que estaba ante un grupo atípico que, detrás de esa maquinaria aparatosa, se escondía una fábrica de fusiones insólitas, a veces incomprensibles, y que más que todo, a estos artistas los mueven las ganas de conocer gente, culturas y experiencias a lo largo y ancho del país.

La música de Dejuepuchas se hizo cada vez más atractiva y, sobre todo, cuando entraron en acción los músicos acompañantes. Músicos auténticos y locales que se incorporaron con brío en la atmósfera creada por los Deejays.

Primero intervino el saxofonista Yair López con una melodía etérea y relajante. Fue en un momento en el que la música electrónica seguía todavía algo indefinida y eso le dio más mérito porque supo encontrar el arranque idóneo.

A continuación aparecieron la cantante Lía Paulette con una voz espléndida que aportó profundidad a la interpretación, el guitarrista Hanz con su estilo elegante y apasionado, el acordeonero Juank Ricardo y su excelencia musical, y la energía extraordinaria del baterista William Lacera.

Todo fue un espectáculo visual en el que los colores sirvieron de preámbulo para anunciar una gran fusión. Entre los ritmos que más destacaron están, sin lugar a dudas, los latinos (merengue, cumbia, salsa) que permitieron ciertas mezclas arriesgadas e incluso que algunas personas del público rompieran el protocolo y salieran a improvisar un baile.

De esta manera, el grupo Dejuepuchas quedará en las memorias como los promovedores de una música sin fronteras y de encuentros inolvidables entre músicos de gran recorrido. ¡Nada mejor en un escenario!

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El último son de Ismael Rivera

El último son de Ismael Rivera

Fue la muerte de su compadre Rafael Cortijo, el día de su cumpleaños, la causa de un gran deterioro en el estado de ánimo de Ismael ...

Luis Enrique Martínez y Pedro Castro Peña

Luis Enrique Martínez y Pedro Castro Peña

  "En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano" [Proverbios 17, 17] El legado mágico de la juglar...

Julio Erazo, te fuiste en La espumita del Río

Julio Erazo, te fuiste en La espumita del Río

  Entre los golpes recientes más fuertes que ha sufrido la música colombiana está la partida el pasado 12 de febrero de uno de los...

La escuela que partió en dos la historia reciente de los Montes de María

La escuela que partió en dos la historia reciente de los Montes de María

  Entre los años 1997 y 2002,  la guerrilla de las Farc y los paramilitares se repartieron a sangre y fuego los Montes de María;...

Rafael Orozco, el recuerdo de un mito

Rafael Orozco, el recuerdo de un mito

  El 11 de junio de 1992 quedó marcado en la historia de Colombia y del folclor como un día fatídico. Ese día moría el gran Rafa...

Lo más leído

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

La década de la Gran Colombia

Alonso Fernández García | Historia

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

Alicia Angosta | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados