Música y folclor

La noticia de la muerte de Francisco Pacho Rada

Álvaro Rojano Osorio

25/02/2022 - 04:55

 

La noticia de la muerte de Francisco Pacho Rada
El juglar Francisco Pacho Rada / Foto: El Universal

 

La noticia de que Francisco “Pacho” Rada había muerto en San Jacinto, Bolívar, se esparció en Plato, como tierra que se levanta del suelo tras el paso de un ventarrón que avisa la llegada de la lluvia.  Eso fue en los años cuarenta del siglo anterior, cuando la comunicación entre esas localidades carecía de la inmediatez que ofrece el celular y las redes sociales.    

Los plateños, seguros de la muerte del acordeonero, queriendo conocer las circunstancias que rodearon este hecho abordaron a una persona que, periódicamente, iba de San Jacinto a vender abarcas, sombreros, hamacas y mochilas. Este, sorprendido, respondía a quien le preguntaba: “Carajo, cuando salí esta mañana, yo lo dejé parrandeando.” 

Cuando le insistían que sí había sucedido, decía: “No señor, eso es mentira, hoy salí de allá y, por casualidad, lo dejé en la casa con José Manuel, allá estaban tocando”. Este se refería, a José Manuel García, conocido en San Jacinto como Compae Joso, acordeonero y técnico en reparaciones de este tipo de instrumento en esa zona de los Montes de María.  

El vendedor al día siguiente de haberse difundido la noticia regresó a San Jacinto, y cumpliendo la función de correo de Pacho Rada, lo buscó en la casa de José Manuel Garcíaubicada en el barrio Santa Lucia. Estaba parrandeandosonaba el acordeón, lo tocaba Compae Joso, quien lo tenía sobre sus piernas, las que cubría con una manta de lana.  

Pacho Rada estaba sentado en un taburete sirviéndose un trago de ron, por lo que el vendedor debió esperar que se lo tomara. “Compae Pacho, hágame el favor”. Éste se levantó a atenderlo, convencido de que le traía alguna información de Plato, y tras saludarse le escuchó decir: “Ombe, Pacho Rada, voy a darle unas nuevas que allá en su tierra lo hacen a usté muerto.”  

Este abandonó la sonrisa con la que saludó al informante, entonces en su cara se dibujó una expresión de sorpresa, miró al suelo y levantando la cabeza le preguntó: ¿Por qué? La respuesta lo dejó desconcertado: “Usté y que se murió y que los ricos lo habían enterrao, porque se volvió loco”.   Entonces, riendo a carcajadas, dijo: “Me moriría sería jarto e ron porque eso es lo que hago, bebé ron. Porque desde que estoy aquí en San Jacinto no me he enfermado.” 

Noticias buenas, noticias malas,

Trajo el correo a la población,

Vino diciendo que Pacho Rada,

Ya se murió alcoholizado de ron”.

 

Álvaro Rojano Osorio

 

Bibliografía:

Llerena, R. (s. f). Memoria cultural del vallenato. Un modelo de Textualidad en la canción folclórica colombiana. (s. d).

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Autor de  los libros “Municipio de Pedraza, aproximaciones historicas" (Barranquilla, 2002), “La Tambora viva, música de la depresion momposina” (Barranquilla, 2013), “La música del Bajo Magdalena, subregión río” (Barranquilla, 2017), libro ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el portafolio de estímulos 2017, “El río Magdalena y el Canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena” (Santa Marta, 2019), “Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en Bajo Magdalena” (Barranquilla, 2019), “Pedraza: fundación, poblamiento y vida cultural” (Santa Marta, 2021).

Coautor de los libros: “Cuentos de la Bahía dos” (Santa Marta, 2017). “Magdalena, territorio de paz” (Santa Marta 2018). Investigador y escritor del libro “El travestismo en el Caribe colombiano, danzas, disfraces y expresiones religiosas”, puiblicado por la editorial La Iguana Ciega de Barranquilla. Ganador de la beca del Ministerio de Cultura para la publicación de autores colombianos en el Portafolio de Estímulos 2020 con la obra “Abel Antonio Villa, el padre del acordeón” (Santa Marta, 2021).

Ganador en 2021 del estímulo “Narraciones sobre el río Magdalena”, otorgado por el Ministerio de Cultura.

@o_rojano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles

La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles

“Con el pasar del tiempo, el vallenato se impondrá en el mundo”. Estas palabras proféticas de Consuelo Araujonoguera escritas en ...

La caja, instrumento destacado de la música vallenata

La caja, instrumento destacado de la música vallenata

  Los registros históricos precisan que los tambores son instrumentos de percusión tan antiguos como la raza humana, usados por div...

Un recital majestuoso de música llanera en la capital del vallenato

Un recital majestuoso de música llanera en la capital del vallenato

Colombia es el país de la diversidad. No sólo en su geografía y sus gentes sino también en sus costumbres y sus expresiones artíst...

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

  Las motivaciones son los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminaci...

Recuerdos de una noche de tango en Valledupar

Recuerdos de una noche de tango en Valledupar

La diversidad cultural es uno de los tesoros que enorgullecen a Hispanoamérica. Pocas regiones del planeta pueden mostrar en un territ...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Tres poemas de Luiz Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

Rosa jardinera

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados