Música y folclor

Todos han muerto, pero nos dejaron sus anécdotas

Arnoldo Mestre Arzuaga

24/06/2022 - 05:10

 

Todos han muerto, pero nos dejaron sus anécdotas
Rafael Escalona y Leandro Díaz coincidían en diversas parrandas / foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

No sé cómo fueron conociéndose, eran de distintos lugares, pero se reunían en parrandas de las que todavía se cuentan anécdotas. Luego, se fueron casando uno tras otro, pero esto no fue obstáculo para separarlos.

Leandro Días en su soledad, y sintiéndose el solterón del grupo, lo plasmó en su canción, “A mí no me consuela nadie”: “Simón salas le sacó un son a Elvirita, y Rafael le hizo un paseo a Marina, Emilianito le contó a Carmen querida y Julio Suarez le hizo a Chavelita”.

Aunque no los mencionó a todos, en su canto se nota la nostalgia que pensaba los separaría, pero esa amistad que lideraba Rafael Escalona nadie la rompía, seguirían unidos hasta que la muerte fue pasando lista y se los llevó al infinito uno por uno. A Beltrán Orozco, “el querido” como lo llamaba Alfonso Cotes, Alfonso Murgas, el de siempre, Andrés Becerra, el de la chispa rápida y desbordante, Miguel Canales, el ermitaño que por castigo de su padre lo mandó a su finca en la montaña, cerca de La Paz.

Escalona, nostálgico y preocupado por su amigo, le hizo una de sus canciones más emotivas para demostrarle su gran amistad: “Cuando viene de La Paz algún amigo, le pregunto si han visto a Miguel Canales, dicen que en la montaña está perdido y que tiene mucho tiempo que no sale. Qué le estará pasando al pobre Migue, ay, decile que lo espero aquí en la paz, que si él no viene aquí, yo voy allá…”.  

Indiscutiblemente, el más ocurrente era Andrés Becerra, era poseedor de una chispa innata para decir las cosas. En una ocasión, invitó a su amigo, el reverendo padre Oñate, a un almuerzo en su casa. Después de disfrutar de un delicioso sancocho, se fueron a reposar acostados en unas hamacas que tenía en un kiosco en la parte de atrás de su residencia. Estaban solos los dos, conversaban alegremente sobre anécdotas de los amigos, de repente, Andrés sintió un olor nauseabundo, se puso de pie repentinamente y dirigiéndose a su invitado lo recriminó: “Nojoda, padre, qué peo tan 'jediondo', y aquí solo estamos los dos, de modo que usted fue el que se pió”.

En otra ocasión, se encontró con su pariente Álvaro Morón Cuello, éste iba con los vidrios de su vehículo alzados para que no le vieran la morena con quien andaba. Andrés, que conocía muy bien el carro de Álvaro, le hizo señas para que se detuviera, como así fue, no había bajado Álvaro bien el vidrio del pasajero, cuando Andrés al ver la acompañante exclamó, ¿quién es este chimpancé?

Todos fueron hombres de excelente conducta, no pecaban ni cometían delito nunca, de modo que por su actitud de ser parranderos y mujeriegos nadie podía juzgarlos. Cumplidas sus jornadas en la vida, así como fueron casándose uno por uno, la muerte también los fue llamando para reunirlos de nuevo en el cielo.

Nostálgica y sentida es la canción de Ponchito Cotes Maya, 'Almas felices':

Solo es un homenaje a nuestros juglares

Que nunca se los llevará el viento.

Dicen que allá arriba cerca a Manaure

En un paraje que se llama la tomita

Se escuchan cuentos, se escuchan cantos se oyen parranda y mucha risa.

Y cuenta la gente que son espantos

Que son almas que habitan en las sabanas

Que son felices en sus encantos           

Y que mantienen la alegría de la montaña…

Con este tema musical gravado por la voz tenor del vallenato, mi pariente, Iván Villazón, hasta después de muertos quedó plasmada esa amistad que perduró para siempre.

 

Arnoldo Orlando Mestre Arzuaga

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

1 Comentarios


Juancho 25-06-2022 07:04 AM

Todo iba bien hasta la broma "¿quién es este chimpancé?". El autor debe reflexionar. Hay que condenar el racismo de antaño y de hoy.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

  El prolífico y bullicioso Tito Puente ha desempeñado un considerable papel en la historia del jazz latino. Ha popularizado los ti...

¿Qué predomina en el Vallenato clásico: lo narrativo o descriptivo?

¿Qué predomina en el Vallenato clásico: lo narrativo o descriptivo?

  En los últimos años, se ha acentuado la polémica en torno al carácter narrativo de la música vallenata. Esto, porque diverso...

517 días después, vuelven a escucharse los acordeones en el Festival Vallenato

517 días después, vuelven a escucharse los acordeones en el Festival Vallenato

Desde aquella lejana noche del lunes 29 de abril de 2019 en el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’, cuando el f...

La mujer en el Vallenato: tema de un foro en La Guajira

La mujer en el Vallenato: tema de un foro en La Guajira

  A lo largo de la historia del folclore vallenato, los compositores y cantantes han presentado a la Mujer como una musa de in...

Personajes míticos del folclor vallenato

Personajes míticos del folclor vallenato

Cada año la ciudad de Valledupar palpita al son de los acordeones en un evento que recoge la magia de todo un folclor. En los últimos...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados