Música y folclor

Leandro Díaz nació una mañana cualquiera, un día de Carnaval

Juan Rincón Vanegas

20/02/2023 - 05:20

 

Leandro Díaz nació una mañana cualquiera, un día de Carnaval
El juglar Leandro Díaz durante una de sus presentaciones / Foto: créditos a su autor

 

El juglar que nació el lunes 20 de febrero de 1928, un día de Carnaval, en Altopino, La Guajira, vivió en tinieblas -porque Dios le dejó sin oficio uno de sus sentidos para cambiárselos por ojos en el alma-, tuvo motivos valederos para estar feliz porque le añadieron en el año 2007 el primer monumento a su inmortalidad.

Un monumento que está ubicado en el lugar exacto, donde el maestro Leandro Díaz, comenzó a granjearse su fama a través de sus bellos cantos. Esos cantos de versos chiquiticos y bajiticos de melodía, esos cantos donde se pinta la belleza de una mujer que al caminar hacía sonreír la sabana y de la diosa coronada que, cuando movía el caderaje, el rey se ponía más engreído.

El pueblo escogido por el hombre que cantaba triste por la serranía, es San Diego, pueblo del Cesar, considerado hermoso y colmado de bendiciones.

Cuando a Leandro Díaz Duarte le preguntaron sobre el lugar para ubicar el monumento, no lo dudó un instante y señaló a San Diego, el pueblo de sus amores, el pueblo donde creció musicalmente al lado del trío de guitarras de Antonio Braín, Hugo Araújo y Juan Calderón.

En ese pueblo quedaron sembrados los más grandes sentimientos del hijo de María Ignacia Díaz y Abel Duarte, quien tuvo la mayor capacidad de superación para con el paso del tiempo convertirse en el hombre que Dios le dio el milagro de la inteligencia para que expresará su sentir a través de canciones.

San Diego, tierra grata, lo acogió como su hijo y allá vivió momentos inolvidables y creció musicalmente. Precisamente por aquellos días Leandro Díaz lo recalcó en una frase. “En ese paraíso de amigos y largas parrandas, salí a darme a conocer por todas partes y era justo que un monumento en mi honor quedara ubicado allá”.

Seguidamente anotó: “El monumento es algo que me llena y me satisface mucho. Fue un detalle hermoso que me hizo Hernando Molina Araújo, siendo gobernador del Cesar”.

Sin dejar de hablar se remontó a los primeros años de su vida donde sufrió por culpa de la ceguera. “Mis padres no se preocupaban por mí, el niño que no hacía nada, sino por mis hermanos quienes eran sus ayudantes en las labores del campo. Me dejaban solo mucho tiempo en la casa y así crecí como un retoño perdido”.

También contó que se dedicaba a elaborar cosas con una navaja como cucharas de palo y totumas. Entonces relató una historia donde se enmarca de cuerpo entero su sufrimiento. “Siendo muy niño me subí a un palo de papayo en busca de la fruta que más me gustaba y me caí. No sé cuánto tiempo estuve privado del conocimiento por el golpe fuerte que recibí, y lo peor es que nadie se dio cuenta”.

La promesa

Esos hechos que narró en su mundo de tinieblas lo hicieron aprender a ser fuerte, poder armarse de paciencia y tener resignación. Precisamente esos hechos dieron motivo para su primera canción titulada ‘Quince de julio’.

Sobre ese canto relató. “Esa fue una canción de rechazo a mi familia porque me dejaban solo. Tenía que bajar al arroyo a buscar agua para bañarme y me caía mucho, rodaba pendiente abajo. Era un martirio y yo lo resentía. Mi mamá se mortificaba mucho cuando me oía esa canción y un día me rogó que no la cantara más. Le dije que era una promesa y se la cumplí”.

Después vino la canción ‘La loba ceniza’, que para Leandro era la primera para no violar el compromiso con su mamá. Esa obra también fue el primer tumbe literario y musical que le hicieron al poeta ciego del vallenato. Abel Antonio Villa, le puso el título de ‘La camaleona’.

La destreza de la memoria de Leandro era excepcional. Muchas de sus canciones tienen las palabras precisas, incluso llenas de poesía y filosofía que muchos no logran entender, pero que él sabía que salían de lo más profundo de su alma. De igual manera, Flotaba en su memoria el sentimiento puro, la esencia natural y el acumulamiento de experiencias vividas. Tuvo la virtud de que al cantar se aliviaran sus penas que al final las derrotó con el poder de sus versos.

En el monumento de San Diego está la estampa de cabeza a los pies, del hombre que dedicó toda su vida a cantarle al amor, a las tristezas, a la naturaleza, a las mujeres y que encontró la oportunidad precisa para poner en su puesto los hechos que tocaban su corazón dándoles el lugar que merecían.

Precisamente, en ese mundo de Macondo donde un ciego escuchaba en medio de su soledad a los árboles llorar porque les llegaba el verano y que en su pensamiento hacía posible que Matildelina caminara para que de inmediato una faz de la tierra sonriera. Ese es Leandro, el inmortal.

La historia de Leandro Díaz, homenajeado en el Festival de la Leyenda Vallenata del año 2011, se puede contar de mil maneras, pero siempre aparecen dos ojos sin oficio que tenían la connotación de ser del alma, una memoria lúcida y considerable cantidad de versos maravillosos que dieron cuenta de la belleza interior de la mujer destilando perfume y con ese encanto que la hace única en el mundo.

También se le preguntó sobre las canciones que estaban pegadas a su alma y mencionó las siguientes: ‘Seguiré penando’, ‘Dios no me deja’, ‘A mí no me consuela nadie’, ‘Cultivo de penas’, ‘Tarde gris’ y ‘Para qué llorar’. Todas relacionadas con el entorno de su vida.

Valor del monumento

El domingo 17 de junio de 2007, cuando se develó en San Diego, el monumento al maestro Leandro Díaz, elaborado por el escultor Jorge Luís Payares, hubo bellas palabras, cantos y aceptación total.

Al término del acto, el juglar le preguntó a su hijo Ivo, sobre el valor del monumento. No dejó que le diera la respuesta y anotó. “Es bastante, pero queda un recuerdo imperecedero”.

Sí. Quedó como constancia del valor de su talento inconmensurable, de sus cantos adornados de lo  que no veía, pero sentía y por esa sencillez que iluminaba su vida. Todo encerrado en una de sus célebres frases: “Mientras más lento se piensa, más rápido se triunfa”…

Leandro Díaz, cantó con el mayor sentimiento esa canción que siempre amó. “Yo nací una mañana cualquiera allá por mi tierra, día de Carnaval, pero ya yo venía con la estrella de componerle y cantarle a mi mal”

 

Juan Rincón Vanegas

 

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

6 Comentarios


José María Daza 20-02-2023 06:42 PM

Maestro Juan, siempre admirando sus fabulosas crónicas. Saludo desde Quibdó.

Alvaro Enrique Polanco Rodríguez 23-02-2023 06:48 PM

Es un gran narrador que hace que el lector se fascine y continúe leyendo hasta llegar al final lo felicito señor periodista por su gran labor.

Roque Guevara Ariza 24-02-2023 07:09 AM

Juan Rincon Vanegas,gran escritor que llena de sentimiento cuando escribe.Es el prototipo del escritor innato,que sabe compaginar su escrito con las letras imaginarias de ese gran compositor LEANDRO DIAZ.Dios te guarde.

Jesús Mancilla Sarmiento 24-02-2023 01:19 PM

De igual manera, nace el hombre, con una iluminada caricia divina, cada quien tiene lo que Dios nos da a cada uno, algunos desarrollan más que otros, pero, solo Dios le da el impulso al que el escoge, por que es quien él le da el reconocimiento. Nada nace, todo esta dado por la mano de Dios, quien es él, el que da y quita, el que pone reyes y quita reyes...

Carmen Nicolasa Perozo 26-02-2023 06:42 AM

Buenísimo las historias de los cantantes de vallenatos

William Araújo 28-02-2023 01:49 PM

Excelente reseña, cortica pero muy sustanciosa.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Fabián Corrales: 30 años de una vida artística

Fabián Corrales: 30 años de una vida artística

  Mucho tiempo ha pasado desde que Fabián Corrales adquirió fama de compositor y decidió dedicarse por completo a la música. Te...

Farid Ortiz, con las pilas puestas

Farid Ortiz, con las pilas puestas

Siempre asombra ver a cantantes con un recorrido esplendoroso, con años y décadas de logros, que, ante los elogios y los laureles, pr...

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

  ¡Paaasssteeeleeesss…! Era el pregón que todos los días llevaba una mujer de tez clara, de estatura mediana y contextura gruesa...

El canto vallenato: tema central de un foro pedagógico

El canto vallenato: tema central de un foro pedagógico

Con la aproximación del 47 Festival Vallenato, las grandes expresiones del folclor vallenato se hacen notar en las aulas y las tertuli...

Un festival vallenato en el que todos los años Dios es el rey

Un festival vallenato en el que todos los años Dios es el rey

Han sido días intensos. Miles de personas tienen puestos sus ojos en Valledupar, ciudad a la que su esencia musical le ha dado el no...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados