Música y folclor

Diálogos de saberes en las artes temporales: una mirada a la obra de Fernando Dangond Castro

Enrique Luis Muñoz Vélez

26/12/2023 - 04:52

 

Diálogos de saberes en las artes temporales: una mirada a la obra de Fernando Dangond Castro
El compositor Fernando Dangond Castro en Valledupar / Foto: créditos a su autor

El filósofo Simón Martínez sabe mejor que todos, la importancia suprema del diálogo de saberes, motivo este inaplazable, de tal manera que, me invita a ver un vídeo de Fernando Dangond Castro, ejecutando el piano e interpretando su propia cosecha compositiva: Nació Mi Poesía.

Ver aquí me invita a una sinestesia, mirar con los oídos. El diálogo de manera simple es conversar, recurrir a la palabra en viaje de ida y vuelta, sin más. Dialogar es sembrar ideas desde la filosofía socrática, y así lo registró el mayor de sus discípulos Platón, la importancia de Sócrates la muestra en La República, El Banquete, Menón, Georgia, Ion, Fedro, Leyes, Cratilo y Apología de Sócrates. El fruto de la siembra es lo que llamo sembradura. Pues bien, establecer una ruta entre la poesía y la música resulta la cita señalada con el tiempo que la gemeliza.

Interpelaciones

¿Qué son diálogos de saberes? Son procesos interculturales, comunican inquietudes humanas en las exigencias de exponer y sintonizar expectaciones de hondos intereses colectivos, la clave de los mismos son las conversaciones, es decir, hacer surcos con las palabras. En que los participantes exponen sus puntos de vistas, donde palabra y ojo se conjuntan para mostrar construcciones de mundos. Y, por supuesto, mundanidades y provocaciones. Confrontando imágenes entro lo visual y auditivo en las artes temporales.

La música es la organización del sonido humano en constante fluir de sonidos y silencios. Así es también la palabra que adquiere sentido y significado, cuando es capaz de superar silencios.

El tiempo

Somos tiempos de vida y muerte como péndula oscilante. Habida consideración que, lo plantea el filólogo y filósofo alemán Harald Weinrich en Estructura y Función de los Tiempos en el Lenguaje.

El tiempo interno y el tiempo externo en la cara a cara entre el tiempo circular del arte y el tiempo lineal de la ciencia. El tiempo circular como un constante retorno sin principio ni fin, eterno invariable sin alteridad. El tiempo lineal parte de un principio y es dinámico presente fugaz devenido en pasado, ya que el pasado es el tiempo que huye y en esa dinámica el porvenir, el tiempo que se espera en movilidad, espacio tiempo en la forma de existencia de la materia.

Del saber vulgar, el de sentido común al saber filósofico que nos interpela entre los silencios profundos y las sonoridades alborotadoras de las alegrías. Recurro al poeta de la filosofía, Jorge Luis Borges:” El trinar no es del ave, sino del tiempo”. El pichón del ave canora no canta por serlo, canta a su tiempo.

El tiempo en Borges tiene y presenta una doble dimensión, y posiblemente una tercera. Él, Borges -nunca pretendió saber qué cosa es el tiempo, ni siquiera si es una cosa-, pero adivinó que el curso del tiempo y el tiempo es un solo misterio y no dos – así lo expresa. El tiempo es circular desde el mirar ciego de Borges.

Poesía y música son las artes temporales. Dupla imprescindible para ser abordada desde una construcción filosófica como tercera línea a considerar a manera de tríada, el tema diálogos de saberes nos pregunta por las únicas artes temporales existentes.

Entre tanto, la poesía es palabra en el tiempo y la música sonido en el tiempo. Palabra también es sonido. El sonido de la poesía y de la música ambos son evanescentes e inasibles, hay que aprehenderlo desde la imaginación creativa, el asombro y la intuición para propiciar un discurso estético.

El tiempo en Borges es metafísico lo que construye con base en la estética, se aparta de la concepción materialista de la dialéctica marxista, por eso, el término cosa en él es una abstracción, nunca referencia material en sí misma; cosa como asunto que trata poéticamente y es ahí donde adquiere la significación de entidad, bien algo sin sentido lógico, por tanto, no es razonable, por lo mismo le da vida con aliento poético. Entonces cosa en Borges, adquiere sentido de cosa valiosa y, esa entidad, le otorga sentido desde la óptica poética.

El músico poeta

El músico Fernando Dangond Castro, pianista, guitarrista, acordeonero y compositor conjunta arte y ciencia porque él de alguna manera, pertenece a esa selecta membresía de ser pos-navegantes de La Nave de Los Locos, obra esencial del siglo XV, sustento teórico y conceptual en el cual bebió de sus aguas nutrientes Desiderio Erasmo de Rotterdam en Elogio a la Locura y tiempo después, Michel Foucault en la tesis doctoral Historia de la Locura en la Época Clásica.

Erasmo y Foucault realizan sendas críticas, uno inspirado en la iglesia católica y el otro, en el panóptico en el ejercicio de vigilar y controlar. El hombre convertido en sujeto y objeto de su propio conocimiento.

La poesía y la música son relacionales con base en el recurso del ritmo y a partir ahí se conectan. La primera nos da la sensación de armonía y en el devenir de la palabra misma. La segunda es el componente de autonomía por la distribución del sonido en unidad de tiempo. El ritmo en la canción es muy marcado. En la poesía el pulso del ritmo es más libre  y lleva implícita su propia musicalidad.

Poesía y música problematizan la filosofía y Dangond Castro se mueve en ambos campos, en el caso que nos ocupa, se vale del piano, un instrumento cromático, rico en números de posibilidades interpretativas, tanto en lo rítmico, melódico, armónico y tímbrico. Pero, el pianista compositor se puede valer de la guitarra o el acordeón, ya que su sentir y emocionalidad la puede expresar a través de cualquiera fuente sonora, máxime si él vive en el grado compositivo y en el letrístico inventándose sonidos que no están en la naturaleza del mundo físico.

La praxis poética y musical de Dangond Castro como médico y científico en áreas complejas donde él puede distinguir sonoridades patológicas en el cuerpo humano, de aquellas que son consonancias de plena armonía en el diagnóstico de la salud que lo emparenta con Aristóteles en la Poiésis.

Poiésis, en la filosofía aristotélica, es mundo físico. Universo y versos son formas de mundos. El poeta con la palabra crea mundos y con ellos las sonoridades propias de cada mundo creado. El arte está presente en la historia misma de la ciencia y los grabados de La Nave de Los Locos así lo muestran. Para los hombres y mujeres simples, la del vulgo del común el poeta es loco y el músico va al trote de la demencia del poeta. La sensatez, el recto juicio y la prudencia son signos indiscutibles de la cordura; en cambio, la locura se presenta como una torcedura de cuello a la cordura y desde luego, a todo lo que tenga que ver con la razón. El arte, las aventuras de lanzarse al vacío son predios de actos creativos más próximos a la locura que a la rígida e inercial cordura. El ser atrevido permite romper paradigmas y propiciar nuevos modelos epistémicos.

Aristóteles fue biólogo. Sabía que la sangre se forma en el tejido hematopoyético de los huesos, el fluir sanguíneo corre por venas y arterias, infiere entonces que el arte es orgánico a lo que permite crear. Creer es crear de acuerdo con Umberto Eco.

En “Nació Mi Poesía” Dangond Castro pone sonido a cada imagen de la construcción poética. Cada imagen es evocatoria al mundo que el construye desde la región de su naciencia, el verso muestra el universo creativo, las fases de la infancia de otros niños y él se autodescubre con ellos. El pueblo, las madrugadas ardientes, puras y majestuosas. Mis versos viajeros y libres como el viento/. Cual astro fugaz del firmamento, en la noche hermosa/. Porque el folclor de mi Valledupar/ donde el amor nace en mil corazones/ Se eternizó en el alma del César/ En alegría de mil acordeones.

Canto amoroso a la tierra de su linaje valduparenses, el Cesar y toda le región gravita en su sentir, se vuelve piel y voz. Aisthesis lo que siente y conoce el término desde una doble relación médica y estética para darle el valor connotativo que el vate está en capacidad cierta de vaticinar el acontecimiento próximo. 

Poiésis en el más puro sentido filosófico y poético. El verso y el universo cincelado en la composición musical coloreando el mundo de la región costeña, que el médico, científico, músico se subsumen en poesía, construye otras dinámicas propiciando diálogos de saberes en el vario pinto mundo de la realidad heredada y la que construye el arte. Palabras y sonidos en el tiempo en el parto creativo de la región costeña. Filosofía de la ciencia y de la música en el tema: Nació Mi Poesía. Título emblemático de amor a un pueblo, a una cultura, que desvergonzadamente Fernando Dangond Castro canta con el alma en la mano cuando nos menciona al trovador. Trovar es hacer versos con las manos, estadios escriturales a ritmo de un piano que alterna melodía, ritmo y armonía de manera poética.

El compositor médico con especialización en Medicina Interna y Neurología. Estudios de Biología Molecular e Inmunología, ahondando en campo de enfermedades neurodegenerativas en prestigiosas universidades de Estados Unidos donde ha realizado estudios de posgrados.

Intuyo que él no recurre a la poesía y la música por placer de divertimento, más bien, se apoya en las artes temporales como otra opción de articular ciencia y arte en un mundo relacional orgánico en términos de cultura.

Vislumbro la presencia de un dolor creativo y no necesariamente, la actividad artística pasa por el dolor, éste solo es una variación en la construcción de una estructura primorosa, atractiva al alumbrar ideas facilitadoras de cultura novedosa por medio de la poesía y la música sin dejar de pensar el mundo científico donde se halla inmerso. Filosofía como la gran orientadora del conocimiento humano, además, conciencien crítica de las historias y, por supuesto, conciencia crítica de sí misma en el entorno de ciencia arte en la jurisdicción epistémica de poesía, música y ciencia biológica en el soporte de la medicina y su avanzado desarrollo. El dolor y el placer han estado en el ojo del arte y de la ciencia.

La poesía es la torre más elevada del conocimiento humano, un tipo de epistemología diferencial, donde la música hace son con un par de alas simétricas para emprender vuelos altos en la autonomía del ritmo que ordena la naturaleza cultural.

    

Enrique Luis Muñoz Vélez

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

De nuevo Drexler

De nuevo Drexler

En estos últimos días apareció en el radar de muchos, espero que para todos estos como una grata sorpresa, Jorge Drexler, un artesan...

El show de Silvestre para los 463 años de Valledupar

El show de Silvestre para los 463 años de Valledupar

Tenía que ser un momento asombroso, uno de esos momentos que no dejan lugar para la cavilación, donde el cuerpo se deja envolver por ...

El cuadro de honor del 48 Festival Vallenato

El cuadro de honor del 48 Festival Vallenato

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entregó el cuadro de Honor del 48 Festival de la Leyenda Vallenata en el que se encue...

Cheo Feliciano, una gran voz de la salsa moderna

Cheo Feliciano, una gran voz de la salsa moderna

  En la mañana del 17 de abril de 2014, los amantes de la salsa perdían a una de sus mayores estrellas. El puertorriqueño José Ch...

Patrimonio vallenato son los cantos de Marina Quintero

Patrimonio vallenato son los cantos de Marina Quintero

Patrimonio vallenato son los cantos que antaño acompañaban las faenas de vaquería, los correos verbales que llevaban de un pueblo ...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados