Música y folclor

Reminiscencias del viejo folklore provinciano

Hernán De La Ossa Benítez

28/12/2023 - 01:40

 

Reminiscencias del viejo folklore provinciano

 

En una oportunidad pasada escritbi unas notas sueltas que emergieron por la usual curiosidad que emana siempre que nos atrae una letra desconocida, que presupone un trasfondo trascendental para la música de acordeón. Es pues el caso de “Documental guajiro” de Carlos Huertas.

He querido reivindicarme con el folklore y sus seguidores, trayendo en estos apartes un panorama más claro en cuanto al tema que se refiere. Las incipientes inferencias plasmadas en un artículo anterior resultaron ser verídicas. “Documental guajiro” sobresale con el único motivo de criticar a la “colonización” vallenata, que en su génesis se llamó “folklore provinciano” y que luego de una eventual consolidación, había tomado como epicentro el valle del cacique upar. Es un remilgo preciso del colectivo de talentosos guajiros resumido en una sola voz acompañada de una sola guitarra, en reproche a Consuelo Araujo y a Rafael Escalona por la apropiación de la música vallenata.

Lo que empezó siendo símbolo de unidad entre las regiones del Magdalena grande, terminó siendo una cruenta guerra cultural, demarcada por el sectarismo valduparense de aquella época. La crítica va direccionada a la intensión dictatorial de los entonces mecenas de la música vallenata, de quedarse con los honores y reconocimientos del naciente festival, como una hazaña histórica de los músicos del hoy departamento del Cesar.  Como en toda guerra caen los malos, pero también los buenos. Fue entonces cómo cayó Roberto Calderón y su “Corazón del valle”, Hernando Marín, hasta el mismo Carlos Huertas dio un paso al costado.

“Documental guajiro”, grabado en 1979 en el álbum “El conquistador” de Alfredo Gutiérrez, por demás sabanero (otra afrenta al vallenato ortodoxo), es precisamente un ideario cantado, una propuesta de emancipación cultural y un grito de independencia artística que lanzó un verdadero prócer de la música de acordeón. Es pues este aparte de la historia un reconstituyente para la música vallenata que dignifica su universalidad, valorando entonces la creatividad del pueblo guajiro en cuanto a melodías y letras se refiere.

Carlos Huertas quedó inmerso en una controversia hecha canción en aras de reclamar una participación de los suyos, pero al margen y algunos años atrás, había nacido otro tipo de discusión similar, otro agravio a la concepción del vallenato y de su dinámica creciente. Luis Francisco Mendoza, autor de “Festival vallenato” grabado por Alejandro Durán en 1973 en el álbum “Alejo 73”, arengaba la des-virtud en la que estaba incurriendo el festival, que empezaba a bifurcarse de su ortodoxia. Fueron estrictamente necesarias las criticas y las inconformidades para la construcción de una maraña de historias y versos que hoy por hoy calan en los corazones del mundo. Es así como se van llenando una a una las páginas perdidas de este folklore andariego, las mismas que muestran las intimidades ocultas en la historia dándole explicaciones al mundo de su génesis y éxodo.

 

Hernán de la Ossa

Sobre el autor

Hernán De La Ossa Benítez

Hernán De La Ossa Benítez

La bitácora del naufrago

Hernán Duley De La Ossa Benítez, nacido en Sincé, departamento de Sucre el 7 de agosto del 2000. Actual estudiante de la facultad de Ciencias jurídicas de la Universidad del Sinú, sede Montería. Escritor por vocación desde sus primeros años. Autor del libro “¿A dónde van las gaviotas?”, publicado por la editorial Torcaza en 2021. Asiduo lector de prensa, literatura contemporánea y amante de la poesía clásica. Poeta y columnista, refiere en sus líneas inquietudes sociales y exalta la cultura de la región sabanera con un ambiente raizal y espontáneo, sencillo y atrapante para el lector. Cursó bachillerato en el Liceo Panamericano campestre de la ciudad de Sincelejo, donde reafirmó su vocación de escritor.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Breve recuento musico-cultural del territorio (III parte)

Breve recuento musico-cultural del territorio (III parte)

  Los ancianos del barrio Palmira de Tamalameque, llevando al Santo Cristo en andas mientras cantaban Tambora, me mostraron como un f...

El homenaje del 49 Festival Vallenato: objeto de mucha atención

El homenaje del 49 Festival Vallenato: objeto de mucha atención

Acaba de terminar la 48° versión del Festival de la Leyenda Vallenata y ya el siguiente evento se anuncia de máximo interés. Los...

Los años felices de Ray Barretto: un gigante de la Salsa-fusión

Los años felices de Ray Barretto: un gigante de la Salsa-fusión

  Puede sonar atrevido decir que los años felices de Raymundo Barretto comenzaron en 1967 -cuando firmó para Fania Records y grabó...

Andrés Ávila: 40 años de olvido

Andrés Ávila: 40 años de olvido

  Cuando se habla de juglares o se cuentan historias de aquellos personajes grandes de antaño, pocas veces se presentan como el arti...

El niño que le cantó en una parranda al maestro Rafael Escalona

El niño que le cantó en una parranda al maestro Rafael Escalona

  Una mañana del lunes 8 de diciembre de 1986, día de la Inmaculada Concepción,  en Chimichagua, ‘La tierra de la Piragua’, t...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados