Música y folclor

Rafael Escalona, In memoriam

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

29/02/2024 - 01:55

 

Rafael Escalona, In memoriam
El compositor Rafael Escalona / Foto: crédito a su autor

 

In memoriam de Rafael Calixto Escalona Martínez (Valledupar, Cesar, Colombia, 26 de mayo, 1927 - Bogotá, Colombia, 13 de mayo, 2009)

El hijo del señor Clemente Escalona Labarcés y la señora Margarita Martínez Celedón también nació un 26 de mayo. No es solo la fecha prácticamente “feriada” del gran Diomedes Díaz, sino la del “Hombre de Estado” vallenato, Rafael Escalona, quién, en 1927, vio la luz del día en la mágica, Valledupar, cuna de cajas, guacharacas, guitarras y acordeones cuyo magnífico laboratorio musical ha venido ilustrando por el transportar de los tiempos las melodías del alma del ayer de nuestro folclor que, en síntesis, propiciaron el escenario perfecto para que la UNESCO declarara a la música vallenata como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. ¡Qué gesta!

Por cierto, decisión unánime sustentada por las sobrias composiciones musicales de aquellos juglares vallenatos de la talla de Alejo Durán; Leandro Díaz; Lorenzo Morales; Emiliano Zuleta Baquero; Adolfo Pacheco; Juancho Polo Valencia; y, por sobre todas las cosas, del mismísimo legendario, Escalona, que, de igual modo, vistas como un acápite dedicado a esas ya mencionadas melodías del alma recrean su propia vida, testimonios e historias recónditas o las tradiciones de pueblos costeños como el Magdalena Grande, La Guajira, el Cesar o Patillal, su segunda “casa en el aire”. Lo anterior, a manera de preservación del vallenato, en todo su esplendor, que, en suma, hacen del género un insoslayable símbolo cultural al interior de la idiosincrasia colombiana.

Escalona, tío del también célebre compositor, Santander Durán Escalona, mejor amigo del pintor, Jaime Molina (una de sus tantas composiciones insignes) y hombre enamorado de tantas señoras, en principal, de las afamadas Carmen Elena Rodríguez Corzo, “La mona del cañahuate”, y, Marina Arzuaga, “La Maye”, de cuya unión nació la dignísima, Ada Luz, protagonista del portentoso vallenato de antaño, “La casa en el aire”, creció entre el corregimiento costeño de Patillal acompañado de las primeras partituras de su autoría como “El profe Castañeda” surgida en tiempos de estudiante al interior del Colegio Nacional Loperena de Valledupar de cuyo centro se graduó bachiller honoris causa, en 1991, y “El hambre del liceo” y “El testamento” formadas en el Liceo Celedón.

***

“Voy a hacerte una casa en el aire;

Solamente pa’ que vivas tú (bis);

Después le pongo un letrero muy grande;

Con nubes blancas que diga: Ada Luz”. (Bis)

(Rafael Escalona)

***

Años más tarde, partituras, ya, de gran talante y respeto que, bajo la égida de otras canciones como “Adiós mi Maye” (La despedida); “El testamento”; “El bachiller”; o, “El jerre jerre”, el antiquísimo conjunto de Guillermo Buitrago, “Buitraguito”, adoptó para interpretarlas en guitarra (tal como en tiempos de otrora se ejecutaba el vallenato) y otro puñado más de letras acogidas por el también antiguo, “Bovea y sus vallenatos”, tales como “La casa en el aire”; “Honda herida”; “La brasilera”; “La molinera”; “La patillalera”; “La vieja Sara”; “La creciente del Cesar”; “La custodia de Badillo”; o, “El almirante Padilla”.

Así el panorama, vale la pena traer a colación más de sus composiciones prácticamente enciclopédicas unidas a las referenciadas a lo largo del presente rememorativo, pero con las participaciones especiales de otras voces vallenatas como la de Diomedes y la exégesis de los títulos “Señor gerente” (“Dos grandes”, CBS, 1978); “Consuelo” (“Los profesionales”, CBS, 1979); “El malinformado” (Tu serenata, CBS, 1980); “El medallón” (“Cantando”, CBS, 1983); “Honda herida” (“Incontenibles”, CBS, 1987); “Lengua sanjuanera” (“La voz”, Sony Music, 2007); y, “El bachiller”, (“Listo pa’ la foto”, Sony Music, 2009).

Rafael Orozco y El Binomio de Oro con “Lindo copete” (“Enamorado como siempre”, Costeño / Codiscos, 1978) y “El testamento” (“De América”, Costeño / Codiscos, 1991) y Jean Carlos Centeno en sus inicios con el recién surgido Binomio de Oro de América con “La mona del cañahuate” (“De la mano con el pueblo”, Costeño / Codiscos, 1994).

Jorge Oñate con “Carmen Gómez” (“Las voces de plata”, CBS, 1973); “Mala suerte” y “El compadre Tomás” (“Fuera de concurso”, CBS, 1974); “El copete” (“El cambio de mi vida”, CBS, 1978); “La vieja Sara” (“Noche de estrellas”, CBS, 1980); “La molinera” (“El cantante”, CBS, 1981); “Mariposa bonita” (“Canto y tradición”, CBS, 1984); “El testamento” (“Mi mejor momento”, CBS, 1991); “El matrimonio de ‘Colacho’” (“Seguiré triunfando”, Discos Fuentes, 2004); y, “La llanerita”, (“Te dedico mis triunfos”, Global Music Entertainment, 2009).

Tomás Alfonso “Poncho” Zuleta con “La enfermedad” (“Mis preferidas”, CBS, 1970); “El casado” (“Mi canto sentimental”, CBS, 1973); “Nostalgia de ‘Poncho’” (“Río Crecido”, CBS, 1974); “La creciente del Cesar” (“El cóndor legendario”, CBS, 1977); “La golondrina” (“Por ella”, CBS, 1982); “El vallenato Nobel” (CBS, 1983); “La estrella de Patillal” (“039”, CBS, 1984); “El medallón”, “La custodia de Badillo” y “La muerte de Pedro Castro” (“Homenaje a Pedro Castro”, Estudios Unison, 1985); “La ceiba de Villanueva” (“Dos dinastías, CBS, 1988); “El pobre Juan” (“El ‘Zuletazo’”, CBS, 1991); “El Cristo de Mariangola” (“Cien días de bohemia, Sony BMG Music, 2005); y, “Adiós mi Maye” (La despedida), (“Para’o en la raya”, Sony Music, 2014).

E, Iván Villazón, con “El arco iris” (“Philips”, 1984); “La nube rosada” (“Tiempo de vallenato”, BMG, 1997); “La mariposa del Rio Badillo” (“Amores”, Sonolux / Valdupari Records, 2000); “Paloma San Basilio” (“El desafío”, Valdupari Records, 2002); “El hambre del liceo” y “El chevrolito” (“Festivaliando”, Valdupari Records, 2003); y, “Paraguachón”, (“El rey del Valle”, Valdupari Records, 2016).

Y, si de compilados y colecciones se trata, sus líricas cuentan con honorífico espacio en algunas de las pasadas versiones del conocido, “Fiesta vallenata”, con “El mejoral” (Vol. 5, CBS, 1979) en la voz de Elías Rosado; “La Maye” (Vol. 7, CBS, 1981) y “El ahijado” (Vol. 22, Sony Music, 1996) en la voz de Oñate; “La casa de Leandro” (Vol. 14, CBS, 1988) en la voz de “Poncho” Zuleta; “La casa en el aire” (Vol. 15, CBS, 1989) en la voz de Villazón y “María Tere” (Vol. 25, Sony Music, 2003) en la voz de Fabián Corrales; más las contenidas en la recopilación realizada por los periodistas Daniel Samper Pizano y Pilar Tafur titulada “Cien años de vallenato” con las participaciones de Ivo Díaz y “Colacho” Mendoza en los cánticos de “El playonero” (Vol. 1, MTM, 1997); “La casa en el aire” (Vol. 2, MTM, 1997); “La patillalera” (Vol. 4, MTM, 1997); “Elegía a Jaime Molina” (Vol. 5, MTM, 1997) y “La molinera” y “El gavilán ceba’o” (Vol. 6, MTM, 1997); Daniel Celedón e Ismael Rudas con “El testamento” (Vol. 1, MTM, 1997) y “La custodia de Badillo” (Vol. 3, MTM, 1997); “Las arrugas de Benavides” y “La ceiba de Villanueva” (Vol. 2, MTM, 1997) por Armando Mendoza y Miguel López y “La demanda” (Vol. 4, MTM, 1997) y “La historia” (Vol. 5, MTM, 1997) de Adolfo Pacheco y Miguel López.

Unido a su ejercicio lírico, el compositor, Escalona, publicó los sendos libros “La casa en el aire” (Xajamaia Editores, 1991) el cual dicta su reseña “en XX capítulos “El joven Escalona” narra las historias de su mentor “El Viejo Pedro”, quien lo lleva a navegar por las corrientes de la narrativa costumbrista que caracteriza su obra musical y artística” y “Nicolás Lagartija, un cuento” (Planeta Lector, 2006) dirigido al público infantil el cual “relata una historia llena de ternura y humanidad, en el que evoca distintos lugares, y los conecta enlazando su magia y magnificando momentos que merecen ser contados y escuchados”. (Fuente: Fundación Rafael Escalona).

Inclusive, tuvo oportunidad de entablar amistad entrañable con el admirado “Nobel 82”, Gabriel García Márquez, “Gabo”, creador del fastuoso, “Cien años de soledad”, al punto de hacer parte de la comitiva que, a ritmo de acordeones, celebró tan magnánima premiación literaria acaecida en Estocolmo, Suecia, entonando a manera de “realismo mágico” estrofas de su naciente composición, “El vallenato Nobel”, en la voz de Poncho Zuleta, y ser citado expresamente en la obra cumbre de su compadre de parrandas en el párrafo: "en el último salón abierto del desmantelado barrio de tolerancia un conjunto de acordeones tocaba los cantos de Rafael Escalona, el sobrino del obispo, heredero de los secretos de Francisco el Hombre".). (Alfaguara, 2007, p.p. 467).

Empero, es de anotar que ostentó el cargo de Cónsul de Colombia en Panamá por lo que, en lo particular, le atribuyo el magno rótulo de “Hombre de Estado” vallenato, y, adicional a ello, actuó en calidad de cofundador del Festival de la Leyenda Vallenata junto con “La cacica”, Consuelo Araújo Noguera, y el expresidente liberal, Alfonso López Michelsen, “El pollo vallenato”, quien, encargándole misiones diplomáticas, en tiempos de primer mandatario, ostentó como gobernador la dirección del creado departamento del Cesar, en 1967, y, tiempo después, las riendas de la patria en el cuatrienio 1974-1978.

“Los homenajes se hacen vida”, reza el refrán, y Escalona sí que los recibió, pues, aparte del Grammy en su honor recibido por allá en 2006 en el Rainbown Room del Rockefeller Center por aquello de su valiosa trayectoria artística; o, los festivales vallenatos en su honor, (en especial, el del año 1998 que inauguró la segunda edición de la sobresaliente “Combinación Vallenata”); o, la tarima del Parque Principal de su tierra natal, Patillal, que, con justa razón, lleva su digno nombre; o, el proyecto de ley 349 de 2009 “Por el cual se declara patrimonio cultural y artístico de la Nación la obra musical y literaria del compositor Rafael Calixto Escalona Martínez”, recuérdese el exitoso seriado de televisión producido por Caracol Televisión, en 1991, protagonizado por el afamado cantautor vallenato, Carlos Vives, y la bella, Florina Lemaitre, que retrató a la perfección su vida y obra en cada uno de los sentidos capítulos de “Escalona” hasta con dos discos conmemorativos incluidos en la voz de Vives en memoria de sus más destacadas composiciones como “El testamento”; “Jaime Molina”; “El almirante Padilla”; “La custodia de Badillo”; y, su infaltable himno, “La casa en el aire”.      

Antes de ascender a esa nube blanca rotulada Ada Luz dijo:

“Vengo a decirles cual es el motivo de hacer esa casa en el aire;

única forma de vivir tranquilo porque ese camino ninguno lo sabe”.

***

Escalona, ¡un canto a la vida!

***

Coletilla. Es menester del suscrito recomendar el compilado “Historia musical de… Rafael Escalona producido por Discos Fuentes en 2001. 40 éxitos inolvidables de Escalona bajo la excelsa interpretación de “Bovea y sus vallenatos”, Gustavo Rada y su conjunto y los “Vallenato trío”.

 

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Sobre el autor

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Comunicación sin fronteras

Comunicador social egresado de la Fundación Universitaria San Alfonso (Bogotá, 2015), destacó, allí, por su informe especial relativo al XII Congreso de teología moral: “La objeción de conciencia: ¿un derecho de la persona?” (Bogotá, 2012), y, en 2014, siendo monitor del Centro de Producción Multimedia y Audiovisual, colaborando, principalmente, en el Boletín Institucional, “Máxima Alfonsiana”, en calidad de redactor. En 2015, fue ponente del Primer Encuentro Interinstitucional sobre Investigación Interdisciplinar, base para la realización del trabajo de grado grupal a efecto de optar el correspondiente grado bajo el título “La investigación interdisciplinaria en la Fundación Universitaria San Alfonso”.

Asimismo, participó, en sus tiempos de bachiller, en el “Primer Concurso de Cuento, Poesía y Dibujo Infantil y Juvenil por la Paz de Colombia” promovido por el Grupo Editorial EDUCAR (2006) y ya en calidad de periodista independiente, obtuvo, en 2022, el primer puesto (categoría crónica corta) por el escrito de su autoría, “Diario de ‘Villa Imperial’”, expuesto al interior del concurso “La realidad de nuestro territorio a través de tus ojos” promovido por la Secretaría de Mujer y Juventud de la Alcaldía del municipio de Funza, Cundinamarca.

Participante en diversos simposios y capacitaciones académicas relacionadas con su carrera tanto a nivel nacional como internacional, desde 2019 cuenta con una amplia experiencia en el sector de las publicaciones periodísticas independientes a través de su blog personal, “Comunicación Sin Fronteras”, bajo la elaboración de artículos de interés general con énfasis, principalmente, en asuntos culturales o de reflexión social; musicales (en especial, sobre su admirado folclor vallenato, asuntos netamente salseros y rancheros) y temas futbolísticos, “a sol y sombra”, en remembranza del título del libro que evoca este deporte de la autoría del extraordinario, ya fenecido, cronista uruguayo, Eduardo Galeano.

Ahora, este joven bogotano, “con corazón costeño”, pretende cultivar un constructo social que, desde diversas temáticas, logre cautivar al público lector mayoritario de PanoramaCultural.com.co a través de sus opiniones reflejadas al interior de su tribuna la cual ha decidido titular, igualmente, con el mote de su blog personal en honor a su trabajo periodístico independiente.

@NicolasFCG1

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El profesionalismo en la música vallenata

El profesionalismo en la música vallenata

  Ya han pasado muchos años desde que la música vallenata emigró del campo y se asentó en las ciudades, ya sus escenarios no son ...

Vallenato, casa y parranda: dos concursos para avivar una tradición

Vallenato, casa y parranda: dos concursos para avivar una tradición

  Al margen de los concursos musicales que caracterizan el Festival de la Leyenda Vallenata, la fundación que organiza estas festi...

Se acerca el 37 Festival de Música Vallenata de San Juan del Cesar

Se acerca el 37 Festival de Música Vallenata de San Juan del Cesar

En San Juan del Cesar, La Guajira, avanzan los preparativos para el 37 Festival Nacional de Compositores de Música Vallenata que se ce...

Calixto Ochoa: “Tantas muestras de cariño, me hicieron llorar”

Calixto Ochoa: “Tantas muestras de cariño, me hicieron llorar”

Durante diez días el maestro Calixto Ochoa vivió en Valledupar momentos gloriosos que se impregnaron en su alma y lo exteriorizó con...

Gabriel García Márquez, Escalona y el Vallenato, así sucedió…

Gabriel García Márquez, Escalona y el Vallenato, así sucedió…

  Bastante difícil es para mí, en gran aprieto me encuentro ante ustedes, hablantes de varios idiomas, el tener que expresarme en m...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados