Música y folclor

‘Mensaje de Navidad’, himno de alegría y tristeza

Juan Rincón Vanegas

24/12/2012 - 11:50

 

Rosendo Romero / Foto: Daniel GutiérrezHace 32 años, en una casa del barrio Los Alpes de Barranquilla, se unieron el corazón y el sentimiento de un hombre noble y romántico para producir una canción que le ha dado la vuelta al mundo, teniendo como gran fortaleza un mensaje de Navidad.

Un mensaje donde el compositor logró sentar en el pentagrama a la alegría y la tristeza, esa que se siente en esta fecha especial donde el año va camino a despedirse y la nostalgia arropa hasta el alma.

‘El poeta de Villanueva’, Rosendo Romero Ospino, se emociona contando en detalle esta historia pegada a su piel y que lo convirtió con el paso del tiempo en ‘El cantor de las Navidades’, porque hizo posible que todos se identificaran y cantaran esta obra que es un himno en esta época de pesebres, aguinaldos y de integración familiar.

Precisamente, al lado de un pesebre en su casa del barrio El Cerrito de Valledupar, sin dar tantas vueltas, presentó el génesis de su obra cumbre ‘Mensaje de Navidad’, que demoró haciéndola algunos días, pero al darle el visto bueno al último verso supo que superaría a su canción ‘Fantasía’, la cual batió el récord de aceptación.

“A comienzos de 1970, Jorge Oñate le grabó al compositor Emiro Zuleta la canción Diciembre alegre que solía cantar en mi natal Villanueva. Esa canción me influyó mucho”, indica el compositor recordando su verso inicial.

 

Diciembre alegre te fuiste

diciembre alegre vendrás

y de aguinaldo solo me diste

bello diciembre un poco

de cosas para recordar.

 

“Ese fue el primer tema vallenato que salió con ese indicio al festejo navideño, aunque se tenía ‘La víspera de año nuevo’ de Tobías Enrique Pumarejo y otra que interpretó la Billo’s Caracas Boys titulada ‘Cantares de Navidad’. Partiendo de esa canción tenía el impulso necesario para componer un auténtico mensaje de Navidad. Me fui llenando de requisitos y tenía la intención de darle vida a esa canción, pero no me llegaba el momento y comencé a comprar tarjetas para ver que decían y conocer más a fondo del tema, hasta que una mañana mi hermano Israel, llevó a la casa un acordeón armonizado y de inmediato salió la melodía y canté: Unos dicen: Que buena las navidades, es la época más linda de los años, pero hay otros que no quieren acordarse, de la fiesta de año nuevo y aguinaldo.

Es así como mi inspiración me permitió meterme en todas las vivencias de mis propias navidades, esas que fueron muy hermosas y otras no tanto porque recibíamos de aguinaldo una bolita de inflar, un pitico de lata y un buñuelo”.

En medio de las nostalgias propias del recuerdo imperecedero, Rosendo expresa que el candidato único a grabarla era Diomedes Díaz, quien mandó a un mensajero sin saber el contenido del casete.

“Diomedes escuchó la canción y no le puso ningún pero, y al tenerla grabada me invitó a Bogotá, para ponerme a escuchar la versión original. De salida me impactó la forma cómo la cantó y la manera cómo el maestro Nicolás ‘Colacho’ Mendoza pulsó su acordeón. La versión quedó tan maravillosa que al salir se convirtió en el símbolo de la Navidad. Después de esa, vinieron muchas canciones de Navidad pertenecientes a distintos compositores, muy buenas, pero ya había picado adelante y puedo decir que superé al maestro Emiro Zuleta, porque abarca más el espacio navideño”.

Desde 1980 está canción suena en todas las estaciones radiales del país y es motivo de alegría para el compositor, el que anota que le debía generar mayores dividendos económicos, pero no son tantos por la difusión.

A Rosendo Romero le quedó gustando el tema y dos años después nació ‘Navidad’ que grabó El Binomio de Oro, Rafael Orozco e Israel Romero.

Enseguida hace una confesión. “Mi hermano Israel se entusiasmó con la Navidad y comenzó la canción y cuando iba por la mitad me dijo que le diera los toques necesarios en su letra y demás, y así lo hice. Cuando la terminé y se la mostré no quiso firmarla y me dijo que la pusiera a mi nombre. La canción también gustó porque el tema es de festejo”.

Los años han pasado y Rosendo Romero sigue recordando esos años de su niñez y juventud y trayendo a colación los hechos que marcaron su vida y que le dieron el alimento necesario para inspirarse y añadirle al folclor vallenato nuevas canciones que hoy hacen parte del inventario musical y con su sentimiento en trance declarar que “me dominan tus palabras, y en cada beso, quiero hacerte mi mujer, si tu mirada tiene el filo de una espada, mi corazón es un ejército al querer. Quiero morirme como mueren los inviernos, bajo el silencio de una noche veraniega, quiero morirme como se muere mi pueblo, serenamente sin quejarme de esta pena”.

Al final ‘El poeta de Villanueva’ se presenta como lo señala en la canción ‘Fantasía: “Ese que escribe versos, repletos de verano, estando en primavera, ese soy yo. Ese que por ser bueno, lo tiran a la nada, y que no cree en la fama, ese soy yo”.

 

Nueva canción de Navidad

Rosendo Romero, toma su guitarra, y como lo ha hecho ciento de veces interpreta ‘Mensaje de Navidad’ y vuelve a sentir ese sentimiento que no se compra ni se vende, porque sigue identificado con esta fecha que le trae una suma de recuerdos, cuyo nido está en su alma, y confiesa que compuso una nueva canción titulada ‘La noche buena‘, que está inédita y cuyo primer verso dice:

Si me preguntan de las fiestas que más me gustan

siempre respondo: las navidades.

Es muy difícil encontrar a alguien

que nunca tuvo un aguinaldo inolvidable.

 

Juan Rincón Vanegas

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

‘Santy’ Molina: un chico grande del acordeón

‘Santy’ Molina: un chico grande del acordeón

A sus 12 años, el niño Santiago Andrés Molina Ballestas ha escrito páginas gloriosas en la auténtica música vallenata, y no sob...

La irresistible demostración de la tambora lobana

La irresistible demostración de la tambora lobana

La magia de la tambora lobana y la belleza de los bailes cantaos tradicionales de los pueblos ubicados a la orilla del gran río Magd...

Cuero y trompetas: Diáspora y génesis afrocaribeñas (II)

Cuero y trompetas: Diáspora y génesis afrocaribeñas (II)

Hay consenso en que el estudio de la música obedece a dos tipos de investigación: el análisis de la relación entre el sujeto y el c...

A Diomedes Díaz lo traicionó el corazón

A Diomedes Díaz lo traicionó el corazón

Ay Doctor Eduardo Arredondo hágame el favor vengo aquí porque en verdad es que me siento mal y usted como es un cardiólogo en espe...

Crónica: Mi propio festival

Crónica: Mi propio festival

Corría el año 1970, recuerdo que fue la primera vez que escuché hablar del Festival Vallenato. Tenía 9 años y cursaba primero elem...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados