Música y folclor

Ya no quiero ser jurado

Jorge Nain Ruiz

26/04/2024 - 04:40

 

Ya no quiero ser jurado
Ser jurado en un festival vallenato es agotador y muy delicado, explica Jorge Nain Ruiz / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

Haber dedicado casi toda una vida a la música, y en concreto a la música vallenata, nos pone a muchos por estas épocas de Festival vallenato con una encrucijada en el alma. Si te dan el honor y la responsabilidad de ser jurado de alguno de los concursos en uno de los tantos festivales vallenatos que se organizan en la región, ¿aceptas o renuncias?

Bonito que estoy yo ahora, estudié una de las carreras más desprestigiadas en Colombia como lo es el derecho, por lo tanto, debo soportar los chistes sobre las trampas y triquiñuelas de los abogados mañosos, a veces me refugio en mis otras profesiones de periodista y de músico, pero los periodistas tampoco es que anden muy bien de reputación y, si no, pregúntenle a Vicky Dávila. Por una época se me crecía el ego cuando me designaban jurado en algún Festival vallenato, y ahora, ya ni eso quiero ser.

En estos días, me llegó una carta de uno de los festivales vallenatos que se realizan en mi región en la que me notifican haber sido designado jurado y, por un momento, me volví a sentir orgulloso. A los pocos días escuché la denuncia pública en redes sociales de algún participante y en ella se afirmaba que en una categoría de ese festival antes de iniciarse ya se sabía quiénes serían los ganadores. Entonces, ¿cómo voy a querer ser jurado?

Dice el participante que él se presentó al concurso de canción inédita con una puya y que ésta no pasó la primera ronda virtual, sólo porque su canción era tan buena que se le podría dañar el negocio que ya tenían organizado asegurando el triunfo a otra.

Cuando veo el listado de 60 acordeoneros inscritos en la categoría profesional, no quiero estar en los zapatos de los integrantes del jurado de la primera ronda de este concurso que tendrán que escuchar 240 paseos, merengues, sones y puyas, lo cual indica que pasarán más de 24 horas sentados, escuchando y calificando esta categoría, pero tampoco la tienen nada fácil los que se sentarán a escuchar las 70 canciones clasificadas a la primera ronda del Festival Vallenato.

En uno de los tantos concursos que se realizan por estos días, no sé a quién se le ocurrió designarme jurado para calificar voz infantil. Que tarea tan difícil, un grupo de más de veinte participantes y la misión consistía en preseleccionar sólo diez, los escuché a todos varias veces y quince de ellos merecían pasar a la siguiente ronda, pero solo podía escoger diez. Me dije: “Dios mío, qué hago, por qué me metí en esto. Hay tanta calidad y talento en estos chiquitines entre los 6 y 13 años que aceptar ser jurado en estas categorías es un calvario, y, más que placer y honor, se te convierte en un tormento”. Saber que dejas a tantos talentosos y talentosas por fuera y que, como ser humano, es posible que te estés equivocando y que, inclusive, con tu decisión puedas estar deteniendo a un gran artista del futuro, no es nada fácil. Por todo esto que les he contado es que ya no quiero volver a ser jurado.

Colofón: Qué les habrán dado a algunos congresistas que, hace apenas unos días, nada de lo que venía de la izquierda o de Petro les parecía positivo, pero de la noche a la mañana la reforma pensional pasó a ser la panacea. Ojalá no tengamos que conocer otros Yidis y Teodolindos, ahora con arrodillada en el baño de Petro y no de Uribe.

 

Jorge Nain Ruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La muerte de Daniel Vergara y el inicio del Festival Sabanero del Acordeón

La muerte de Daniel Vergara y el inicio del Festival Sabanero del Acordeón

  El 5 de septiembre de 1976, cuando mataron a Daniel Vergara Méndez, murió la esperanza de una familia pobre que había puesto sus...

Llega el mejor Jazz a la ciudad de Valledupar

Llega el mejor Jazz a la ciudad de Valledupar

El Mes del Patrimonio depara grandes sorpresas a los habitantes de Valledupar. La última es el fruto de la colaboración directa entre...

Adolfo Pacheco Anillo, el genio que pintó La hamaca grande con los colores de Macondo

Adolfo Pacheco Anillo, el genio que pintó La hamaca grande con los colores de Macondo

  La mañana del lunes 17 de octubre de 2016, cuando pude tomarme un tinto con el juglar de los Montes de María, Adolfo Pacheco Anil...

Las vainas raras, curiosas y hermosas en el mundo del folclor vallenato

Las vainas raras, curiosas y hermosas en el mundo del folclor vallenato

  Rosendo Romero, ese día viernes, acababa de plasmar en un casete en blanco y pirata su última inspiración que le había llegado ...

Eliana Gnecco y los sueños de una mujer que canta vallenato

Eliana Gnecco y los sueños de una mujer que canta vallenato

Nació para la música y con ella vive cada instante. Entre sus sueños está cantar el himno colombiano en un estadio durante una fi...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Pedro García: el incansable parrandero del “Trovador ambulante”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados