Música y folclor

Cheo Feliciano: un tributo al niño mimado de Puerto Rico

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

10/07/2024 - 05:55

 

Cheo Feliciano: un tributo al niño mimado de Puerto Rico
Cheo Feliciano, un eterno de la Salsa / Foto: créditos a su autor

 

In memoriam de José Luis “Cheo” Feliciano Vega (Ponce, Puerto Rico, 3 de julio de 1935 - San Juan, Puerto Rico, 17 de abril de 2014)

 

El pasado 3 de julio, “Cheo” Feliciano, “el niño mimado de Puerto Rico”, estuvo de cumpleaños: 89 años de vida ya no física pero sí celestial que, desde luego, comparte con las más grandes glorias de la salsa esencial; en lo que, de antaño, se denominó como la mundialmente conocida, “Fania all stars”, de la que hizo parte e integrada con suntuosidad por varios de sus compañeros de fórmula quienes, por cierto, destacables, en todo sentido, hoy lo acompañan en lo más alto del nirvana: Celia Cruz, “La guarachera de Cuba” (1925 – 2003); Héctor Lavoe, “El cantante” o “El jibarito de Ponce” (1946 – 1993); Ismael Quintana (1937 – 2016); Pete “El conde” Rodríguez (1932 – 2024); Junior González (1949 – 2012); Santos Colón (1922 – 1998); Ismael Rivera, “El sonero mayor” (1931 – 1987) y Chirivico Dávila (1924 – 1994) cuyo himno cumbre, el sentido bolero, “Mar y cielo” (Julito Rodríguez Reyes), integra las prodigiosas veinte canciones del hermosísimo compilado que reposa en mi discoteca personal titulado “Los boleros de la F.M.” (2002) en el que, incluso, tienen cabida los acreditados títulos bajo la inconfundible “voz tenor” de “Cheo” “Amada mía” (José Nogueras), “Inolvidable” (J. Rodríguez) y “Juguete” (Félix Roberto “Bobby” Capó).

El oriundo de Ponce, Puerto Rico (1935), inició sus primeros pasos musicales entre los lustros 1955 y 1956 al lado de la orquesta del cantautor puertorriqueño, Pablo “Tito” Rodríguez (1923 – 1973), y, al lado de la agrupación del prodigioso pianista y compositor musical neoyorquino, Eduardo “Eddie” Palmieri (1936 -), entre 1967 a 1969, para, en 1957, despuntar, en pleno, su impoluta vida artística al integrar el denominado “Sextete” ingeniado por el célebre “Padre del boogaloo”, Gilberto Miguel Calderón Cardona (1931 - 2009), quien, a la postre, conocido en la industria salsera con el seudónimo de “Joe Cuba”, hizo realidad la aún vigente oda, “Mujer divina”, propiedad del destacado compositor y arreglista neoyorquino Héctor Rivera (1933 – 2006).   

Con el ya referido “Sextete” de Joe Cuba, “Cheo” participó de las producciones “Diggin' The Most” (Seeco Records, 1963) interpretando los temas “Ariñañara” (D. en R.); “Aprieta” (Tito Puente); “Mambo of the times” (Nick Jiménez) a dúo con Willy Torres (1929 – 2020), -entre otras cosas, primer cantante que tuvo el “Sextete” en sus inicios-; el bolero “Aunque tu” (N. Jiménez); “La lapa” (Jimmy Sabater); “Siempre sea” (J. Cuba) y “Remember me” (Stan Applebaum); Steppin' Out (Seeco, 1963) interpretando, en primera instancia, la principalísima, “Cachondea” (D. en R.), a modo de mambo, y las subsiguientes “A las seis” (J. Sabater), “Yo vine pa’ ver” (D. en R.) más los títulos de su autoría “Que va”; “Wabble-cha”; “Como ríen” y “Mujer” (estas dos últimas en coautoría con N. Jiménez); “Vagabundeando! (Hangin' Out)” (Tico Records, 1964) en cuya presentación del mismo le dedican un pequeño extracto a “Cheo” el cual reza: “…son las interpretaciones de Joe (Cheo) Feliciano, en la música alegre tanto como en los boleros sentimentales, lo que en más de una ocasión lo acreditan como un gran vocalista del ambiente…”, y, adicional a ello, aparte de su principal composición, claro está, en su magna voz, rotulada “El ratón”, se integran sus demás letras “Flaco’s cha cha” (en coautoría con Jules Cordero); “Yo y borinquen” y “Quieres volver” (ambas, en coautoría con N. Jiménez) y “Ya se acabó” (en coautoría con Tommy Berrios); “El Alma Del Barrio = The Soul Of Spanish Harlem” (Tico, 1964) donde tienen espacio sus composiciones “En la carretera” (en coautoría con T. Berrios) y “El tapón”; “Bailadores” (Tico, 1965) con las voces de “Cheo” y J. Sabater y “Comin' At You” (Seeco, 1965) interpretando los temas “Guaracha y bembe”, -incluso, en calidad de coautor de la misma con J. Cuba, T. Berrios y N. Jiménez-; el bolero “Seré feliz” (N. Jiménez); “Ya no tengo amigo” (D. en R.); el también bolero-son “Quisiera yo tener” (N. Jiménez) a dúo con W. Torres; “Chichón” (o “Juan Ramón”) (Henry Álvarez); “So what?” (Frank Rivas); “Pancho foo” (J. Sabater); “Flavia” (F. Rivas); “Tremendo coco” (H. Álvarez); “Stuff’n things” (N. Jiménez / S. Colón) y “Joe’s Cuba mambo” (H. Rivera).   

Pero fue bajo la bendición de la Fania Records que, en 1971, inició su carrera en solitario con la interpretación de la recordable, “Anacaona” (Catalino “Tite” Curet Alonso), incluida en el álbum, “Cheo”, producido por Vaya Records, subsidiaria de la Fania, la cual produciría sus propuestas musicales hasta 1982.

Así pues, en 1972 apareció su segundo trabajo discográfico: “La voz sensual de Cheo”; con la principal, ya nombrada con anterioridad, el bolero, “Juguete” (B. Capó), y, un año después, la aparición del título propiedad de “Tite” Curet, “Naborí”, insertada en el LP “With a little help from my friend”.

Reconocibles, por sobre todas las cosas, las canciones setenteras “Mapeye” (J. Feliciano, “Felicidades”, 1974) y “Los entierros” (“Tite” Curet, “Estampas”, 1979) sin soslayar las producciones de la época “Looking for love” (“Buscando amor”) (1974), “The singer” (1976) y “Mi tierra y yo” publicitado hacia 1977.

Con “Sentimiento, tú…”, abrió la década de 1980 acompañado de las canciones “Amada mía” (J. Nogueras), -también, ya referenciada anteriormente-, más las composiciones insignes de “Tite” Curet “Sobre una tumba humilde” y “Salí porque salí”, aunque, en 1982, finalizaría su paso por Vaya Records dejando para el recuerdo el proyecto musical, “Profundo”, e, iniciarse, con su propia casa discográfica, “Coche Records”, en lanzamiento de sus propuestas “25 años de sentimiento” (1984), “Regresa el amor” (1985), “Sabor y sentimiento” y “Te regalo mi sabor criollo” (1987) y “Como tú lo pediste” (1988).  

En 1990, la ya desparecida RMM Records & Vídeo Corp. se convirtió en su nueva casa disquera con la publicación de su álbum “Los feelings de Cheo”, entre salsas y boleros, pero fue en 1991 que floreció la figura de un “Cheo” más salsero que de costumbre -y, de paso, apostándole a lo romántico-, con los discos, “Cantando”, en donde se inmiscuyen las clásicas recordables “Mentira” (Gloria González) y “Yo no soy un ángel” (Ángel “Cucco” Peña / Guadalupe García), y, “Motivos” (1993), que, hasta con algo de boleros y baladas en el buen sentido de la palabra “a cuestas”, integró a su espíritu musical las asimismo canciones clásicas recordables, el poema, “Experto en ti” (Pedro Arroyo) y “Me fascina esa mujer” (Omar Alfanno).

Destacable “Un Sólo Beso” (“Cheo Feliciano Interpreta A Armando Manzanero”) del año 1996 en el cual “El niño mimado de Puerto Rico” le rinde un imperioso homenaje al magnífico intérprete mexicano, ya fenecido, A. Manzanero (1935 – 2020), “El hijo de Yucatán”, siendo “Contigo aprendí” la lírica por antonomasia de dicho álbum, y que, creada por el mismísimo, Manzanero, este la interpretó hace un largo tiempo atrás a dúo con la afamada cantante peruana, nacionalizada mexicana, Tania Libertad (Zaña, Perú, 1952), a manera de mosaico al integrar otra de sus más sesudas y célebres composiciones titulada “Somos novios”.

En finalización de los años noventa, aparecieron “En Cuba” (1997) sustentado principalmente de sus canciones de otrora “Juguete”, “El ratón” y “Anacaona”; “Pinceladas navideñas”, -este sí, con el auspicio de la CTD Records (1998)-, y, un año más tarde, “Una voz… Mil recuerdos”, para cerrar con broche de oro su glorioso siglo XX musical.

Claro está que, antes del cierre de aquella década dorada, el público latinoamericano vislumbró los estrenos de “Cheo” con “La rondalla venezolana” en formulación de los proyectos artísticos “Son inolvidables” (1995); “Soñar” (1996); “Le cantan al amor” (1997) y “Cosas del alma” (1999); todos los anteriores, bajo la publicación del sello fonográfico venezolano “Palacio de la música”.

En la presente centuria, RMM avaló, en 2002, su trabajo, “En la intimidad”, aunque con el apoyo del productor musical dominicano, Ariel Rivas, nació “Eba say ajá” (2012) en compañía del portentoso cantautor panameño, Rubén Blades, “El intelectual de la salsa”, en el que adhiriendo a lo prorrumpido por Héctor Rivas en su juiciosa reseña “cada uno interpreta canciones del otro” y compuesto de las siguientes doce canciones, en su orden: “Nina”; “De aquí pa’ allá”; “Dime”; “Franqueza cruel”; “Inodoro Pérez”; “Juana mayo”; “Lo bueno ya viene”; “Los entierros”; “Manuela”; “Busca lo tuyo”; “Si te dicen” y “Sin tu cariño”. 

La voz de José Luis “Cheo” Feliciano Vega, por cierto, infortunadamente apagada, culpa de un accidente de tránsito acaecido en la capital puertorriqueña de San Juan hace, ya, diez años, -más exactamente el 17 de abril de 2014-, ha sido una de las mejores que he tenido oportunidad de escuchar y apreciar a lo largo de mi vida: no fue sólo con las canciones que encontré, siendo niño, valga acotar, en el mencionado compilado de “Los boleros de la F.M.” (2002) que logró cautivarme “Cheo” sino otras tantas que, a lo sumo, yo, ya crecido, de igual modo logré escuchar en mi casa o, por ahí, en tardes y noches de bohemia, tales como “Cachondea”: “…A Fruko el bravo le dicen: "¡Lo dejaron tira'o!". Como efecto de los golpes camina cachondea'o. Antes, roncaba de guapo, pero ahora mismo está. Recogiendo galletazos por todita la ciudad y camina de la'o…”; “El ratón”: “…Mi gato se está quejando. Que no puede vacilar. Si donde quiera que se mete. Su gata, lo va a buscar…”; “Anacaona”: “…Anacaona, oí tu voz. Cómo lloró, cuánto gimió. Anacaona, oí la voz. De tu angustiado corazón. Tu libertad nunca llegó, ne ne ne ne ne na na…”; “Salí porque salí: “…A tí llegué porque llegué, y salí porque salí. Amo cuando pueda amar, ¡sigo andando por ahí!...”; “Mentira”: “…Todo es mentira. Yo vivo repitiendo esa mentira. Fingiendo una sonrisa compasiva. Para ocultar al mundo mi dolor. ¡Pero todo es mentira!...”; “Yo no soy un ángel”: “…Mírame… ¡Ay!, dame una oportunidad… Óyeme… Es que te hablo con sinceridad… ¡Solo soy un hombre enamorado de tí! ¡Sí, sí! ¡Enamorado de tí!...”; “Contigo aprendí”, a dúo con Manzanero: “...Aprendí… Que la semana tiene más de siete días. A ser mayores mis contadas alegrías. A ser dichoso, yo, contigo, lo aprendí…” o el poema, “Experto en ti”, cuyo bello inicio interfiere: “…Te conozco, de sur a norte, de norte a sur. He volado como vuela un ave por el cielo azul. He recorrido desde lo alto toda tu extensión. Hasta conocer a tu corazón…”.

El niño mimado de Puerto Rico, ¡vive!

 

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Sobre el autor

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Nicolás Fernando Ceballos Galvis

Comunicación sin fronteras

Comunicador social egresado de la Fundación Universitaria San Alfonso (Bogotá, 2015), destacó, allí, por su informe especial relativo al XII Congreso de teología moral: “La objeción de conciencia: ¿un derecho de la persona?” (Bogotá, 2012), y, en 2014, siendo monitor del Centro de Producción Multimedia y Audiovisual, colaborando, principalmente, en el Boletín Institucional, “Máxima Alfonsiana”, en calidad de redactor. En 2015, fue ponente del Primer Encuentro Interinstitucional sobre Investigación Interdisciplinar, base para la realización del trabajo de grado grupal a efecto de optar el correspondiente grado bajo el título “La investigación interdisciplinaria en la Fundación Universitaria San Alfonso”.

Asimismo, participó, en sus tiempos de bachiller, en el “Primer Concurso de Cuento, Poesía y Dibujo Infantil y Juvenil por la Paz de Colombia” promovido por el Grupo Editorial EDUCAR (2006) y ya en calidad de periodista independiente, obtuvo, en 2022, el primer puesto (categoría crónica corta) por el escrito de su autoría, “Diario de ‘Villa Imperial’”, expuesto al interior del concurso “La realidad de nuestro territorio a través de tus ojos” promovido por la Secretaría de Mujer y Juventud de la Alcaldía del municipio de Funza, Cundinamarca.

Participante en diversos simposios y capacitaciones académicas relacionadas con su carrera tanto a nivel nacional como internacional, desde 2019 cuenta con una amplia experiencia en el sector de las publicaciones periodísticas independientes a través de su blog personal, “Comunicación Sin Fronteras”, bajo la elaboración de artículos de interés general con énfasis, principalmente, en asuntos culturales o de reflexión social; musicales (en especial, sobre su admirado folclor vallenato, asuntos netamente salseros y rancheros) y temas futbolísticos, “a sol y sombra”, en remembranza del título del libro que evoca este deporte de la autoría del extraordinario, ya fenecido, cronista uruguayo, Eduardo Galeano.

Ahora, este joven bogotano, “con corazón costeño”, pretende cultivar un constructo social que, desde diversas temáticas, logre cautivar al público lector mayoritario de PanoramaCultural.com.co a través de sus opiniones reflejadas al interior de su tribuna la cual ha decidido titular, igualmente, con el mote de su blog personal en honor a su trabajo periodístico independiente.

@NicolasFCG1

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Confesiones de los nuevos Reyes Vallenatos del acordeón

Confesiones de los nuevos Reyes Vallenatos del acordeón

A pocos días de coronarse como Reyes Vallenatos del acordeón en el 48 Festival de la Leyenda Vallenata, Mauricio Andrés de Santis ...

Jacob Luque, homenajeado en el próximo Mundial de Acordeones

Jacob Luque, homenajeado en el próximo Mundial de Acordeones

La quinta edición del Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón que se realizará en Valledupar del 19 al 23 de junio de 2013 se har...

El Jazz: la gran marca de identidad de Estados Unidos

El Jazz: la gran marca de identidad de Estados Unidos

  El jazz fue para Estados Unidos una de sus mejores tarjetas de identidad y muchos historiadores musicales coinciden en señalarlo ...

12 canciones que debes conocer para entender qué es el Vallenato

12 canciones que debes conocer para entender qué es el Vallenato

  Se dice que “Cien Años de Soledad”, de García Márquez, puede pensarse como un largo vallenato y que la máxima expresión de...

Cheo Feliciano: un tributo al niño mimado de Puerto Rico

Cheo Feliciano: un tributo al niño mimado de Puerto Rico

  In memoriam de José Luis “Cheo” Feliciano Vega (Ponce, Puerto Rico, 3 de julio de 1935 - San Juan, Puerto Rico, 17 de abril de...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Pedro García: el incansable parrandero del “Trovador ambulante”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados