Ocio y sociedad

La luna llena y la Semana Santa: inseparables compañeras de la fe

Redacción

29/03/2013 - 13:10

 

La fecha de la Semana Santa varía cada año, no es ninguna novedad. Cada año nos preguntamos cuánto se adelantará o atrasará en el calendario.

La variación de esta fecha se debe a motivos históricos, religiosos y también astronómicos. En realidad, lo único seguro es que, llegada la primavera (el 21 de marzo), la Pascua se celebrará el primer domingo tras la luna llena.

Esta regla nos ayuda a deducir y anticipar la fecha de la Semana Santa, sin embargo esconde un largo proceso de cambios, evoluciones y acuerdos dentro de la Iglesia Católica.

Durante muchos siglos, la fecha fluctuó debido a las diferencias de criterio que existía dentro de la Iglesia. Diversos grupos influyentes fijaban o alteraban la fecha en función de la lectura e interpretación que hacían de la Palabra Santa.

Si nos fijamos por ejemplo en el calendario vigente en el mundo occidental, basado en la liturgia cristiana, comprobamos que la última cena se celebra el jueves santo. Según los cuatro evangelios, fue ese día que los apóstoles celebraron con su Maestro la “Pascua Judía”, conmemorando el éxodo de los israelitas de Egipto, conducidos por Moisés a través del mar Rojo.

En la religión judaica, los hebreos deben renovar cada año esta celebración el día 15 del mes de Nisan, que empieza con la primera luna nueva de la primavera, es decir, el primer plenilunio de primavera, con independencia del día de la semana.

El cristianismo, a través de los siglos, fue unificando la fecha de su pascua. No sin diferencias entre sus iglesias, porque en Asia Menor hasta el siglo V los cuartodecimanos mantuvieron la coincidencia exacta de fecha con los judíos.

Roma paulatinamente impuso que la Pascua fuese en domingo y, además, el progreso en astronomía detectó el movimiento de precesión, con el consiguiente retraso de 50 segundos por año en la entrada de los equinoccios.

El cómputo judío se guiaba por la constelación de Aries, adelantándose la fecha sin esperar a la observación del equinoccio (misma duración del día y de la noche). Así pues, al inicio del siglo IV, existía en la Iglesia católica “Protopasquistas” (o discípulos de la primera pascua), que prescindían del equinoccio y seguían el cálculo judío, y “Equinoccialistas”. Sin embargo, incluso dentro de estos últimos existía una división: los romanos tomaban referencia del equinoccio el 18 de marzo y los alejandrinos el 21.

El concilio de Arlés del año 314 ordenó en su primer canon que la Pascua se celebrase en todas partes el mismo día, pero hubo que esperar hasta el Concilio de Nicea (Francia actual), en el año 325, para solventar la cuestión y decidir que la Pascua de Resurreción se celebrara el domingo después de la primera luna llena que sigue el equinoccio de primavera.

Así pues, podemos decir que la Semana Santa, a diferencia del calendario anual, se rige por la luna. Viernes Santo es el primer viernes posterior a la primera luna llena después del equinoccio de primavera.

En otras palabras, la Semana Santa nunca se celebrará antes del 21 de marzo ni después del 23 de abril.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un funeral sin cadáver en el corazón de Macondo

Un funeral sin cadáver en el corazón de Macondo

El difunto tiene quien le escriba. Alrededor de una urna transparente que representa el ataúd de Gabriel García Márquez, y que recog...

José Luis Gámez Orozco, recuerdos de un líder sanjuanero con vocación de servicio

José Luis Gámez Orozco, recuerdos de un líder sanjuanero con vocación de servicio

  José Luis Gámez Orozco nació en San Juan del Cesar el 1 de agosto de 1954, hijo de José Luis Gámez Baquero y Ana Teresa Orozco...

Conociendo a ‘La Mamita’ de Valledupar

Conociendo a ‘La Mamita’ de Valledupar

Todos le dicen ‘Mamita’ y desde hace 22 años trabaja en la alcaldía de Valledupar. La encontré vestida de bailarina mientras a...

Petrona Martínez y Gloria Triana, ganadoras del Premio de Vida y Obra 2015 de Mincultura

Petrona Martínez y Gloria Triana, ganadoras del Premio de Vida y Obra 2015 de Mincultura

La reconocida cantadora Petrona Martínez Villa y la socióloga Gloria Triana Varón, son las ganadoras del Premio Nacional de Vida y...

“Todos tenemos un Yo corroncho”: Hernán Villa

“Todos tenemos un Yo corroncho”: Hernán Villa

Reivindicar una identidad supone enfrentarse a los prejuicios más pesados e arraigados. Y esos prejuicios impregnan a menudo el leng...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados