Ocio y sociedad

El origen del pesebre

Redacción

12/12/2013 - 11:50

 

Cada fin de año, el pesebre aparece en el interior de las casas y en un gran número de lugares públicos como un anuncio reconocible y acogedor.

Es uno de los emblemas más representativos de la Navidad y del nacimiento de Jesucristo, un retrato que ilustra la sencillez del hogar en el que Jesús nació y el amor de quienes lo recibieron. Sin embargo, ¿cómo surgió esa costumbre del pesebre?

Se considera que esta tradición procede de los frailes franciscanos y que fue introducida en la época de la colonización o evangelización de América a partir del siglo XV y XVI.

Algunos relatos atribuyen la creación de estas imágenes a San Francisco de Asís y explican que, tres años antes de su muerte, en 1223, el fundador de la orden franciscana se dispuso a celebrar la memoria del nacimiento del niño de Jesús durante su visita a la ermita de Greccio con el fin de avivar la devoción de los fieles.

El frío le tomó por sorpresa pero no le impidió proseguir en su esfuerzo de predicación. Allí en el interior de la ermita, mientras meditaba sobre la lectura del evangelista San Lucas, Francisco decidió recrear una escena que permitiera entender el misterio del nacimiento de Jesús en Belén.

Construyó una casita de paja a modo de portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno de los campesinos del lugar e invitó a un pequeño grupo de ellos a reproducir la escena de la adoración de los pastores.

Sin embargo, para que esta celebración no pudiera ser tachada de pagana, Francisco de Asís pidió permiso al sumo pontífice, para poder llevarla a otros escenarios del país.

A partir de entonces el pesebre se propagó por toda Italia, luego a España y el resto de la Europa católica. En Nápoles, hacia fines del siglo XV, reprodujeron en figuras de barro a los actores del gran acontecimiento narrado por el evangelista San Lucas, en su capítulo 2, versículos 2 al 14.

La llegada de los frailes franciscanos a las Américas en el siglo XV permitió la difusión del pesebre que se convirtió en una forma propiamente católica –junto con el canto de villancicos– para recordar el nacimiento de Jesucristo.

Más adelante, la tradición del pesebre se masificó con la promoción que hizo la iglesia católica del nacimiento del niño Jesús dentro de los templos, hogares y lugares públicos. El fin era crear una atmósfera de devoción palpable tanto en las calles como en casa.

Hoy el pesebre sigue siendo una manifestación muy extendida en las fiestas de fin de año y las figuras, aunque han cambiado levemente en su estética, mantienen el carácter sobrio, reflexivo e devoto de antaño.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Pékerman, el imprescindible

Pékerman, el imprescindible

Buenos Aires le pareció extraña después de tres años de ausencia. Tres largos y venturosos años en los que, además de jugar en el...

12 de Octubre: ¿realidad o justificación?

12 de Octubre: ¿realidad o justificación?

Con motivo de esta fecha –nos resistimos a utilizar la palabra celebración, pues ¿realmente hay algo que celebrar?– anteriormen...

Fredys Socarrás Reales: el hombre detrás del cargo

Fredys Socarrás Reales: el hombre detrás del cargo

Conocemos al hombre público, el que sonríe e inaugura los nuevas construcciones de Valledupar con discursos solemnes, el que aparece ...

Lubitz, ¿un psicótico encapsulado?‬‬

Lubitz, ¿un psicótico encapsulado?‬‬

El mundo entero sigue convulsionado por el caso de Andreas Lubitz, copiloto del vuelo 9525 de Germanwings, quien mantuvo en secreto s...

Detalles del 30º Encuentro Regional de la Cultura en Codazzi

Detalles del 30º Encuentro Regional de la Cultura en Codazzi

El Encuentro Regional de la Cultura que organiza la asociación APROCODA anualmente en Codazzi llega a su 30ª edición y, para marcar ...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube