Ocio y sociedad

Una transformación con sabor musical

Redacción

17/12/2013 - 10:50

 

Twister La apertura en Valledupar del restaurante Burger King más grande de Colombia marca una nueva etapa en el crecimiento de la ciudad.

Las grandes cadenas internacionales de Fastfood ven interesante la inversión y lo hacen con unos medios que anuncian una transformación considerable en el aspecto económico, social y cultural.

En el caso de Burger King, la implantación de este nuevo negocio que ahora reluce en la carrera novena, en pleno barrio del Novalito, no solamente supone más de 35 nuevos empleos directos sino también nuevos hábitos de consumo.

Sus dos plantas integran un amplio espacio de comidas, una sala de juegos y pantallas para la consulta de información, que más adelante serán utilizadas para eventos de entretenimiento y promociones. Además, la sala de comida cuenta con un dispensador que permite el consumo de bebidas sin restricciones y de manera libre para el consumidor.

Pero la revolución viene también del lado del parqueadero y del Auto King –un espacio por el cual los visitantes pueden realizar sus pedidos sin bajarse de sus vehículos–; y unos horarios más extensos y flexibles: está previsto que el Burger King abra los viernes y sábados las 24 horas del día.

En la inauguración oficial del 12 de diciembre, pudimos hablar con el gerente general, Hernando Lugo, quien expuso abiertamente su satisfacción con esta nueva apertura en uno de los puntos más concurridos de Valledupar y anunció futuros eventos a lo largo del año.

En materia de estrategia comercial y de comunicación, Hernando Lugo también recalcó la necesidad de adaptarse a cada cultura y cada ciudad. Para eso es imprescindible organizar actividades y promociones que atraigan y animen a los vallenatos.

De hecho, la Fiesta de apertura respondía totalmente a estos criterios. El grupo de los K-Morales abrió la fiesta con ese vallenato alegre y lleno de picardía que fue llenando la plaza de la entrada.

Luego, Twister, “el Papá de lo Comercial”, se encargó de aportar una nota más irreverente con un ritmo de Champeta y reggaetón que no dejó a nadie indiferente, y menos a los jóvenes que descubrieron la música que triunfa en Cartagena.

En definitiva, la noche fue el preludio de un gran cambio y el anuncio de grandes intenciones que podremos seguir, de ahora en adelante, frente a la fuente del Novalito.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Idayris Yolima Carrillo Pérez: fuerza femenina y guajiridad

Idayris Yolima Carrillo Pérez: fuerza femenina y guajiridad

  "Todas tenemos a una mujer maravilla dentro de nosotras"  Diane Von Furstenberg Las mujeres guajiras son ejemplo claro de valent...

Viajar por el Universo será posible desde Valledupar

Viajar por el Universo será posible desde Valledupar

  “En un Universo con miles de millones de galaxias, cada una con miles de millones de estrellas, los componentes de la vida –a...

Moisés Perea y sus recuerdos insólitos de Semana Santa

Moisés Perea y sus recuerdos insólitos de Semana Santa

“¿Cómo eran las celebraciones de mi valle?”, se exclama Moisés Perea. El cuentero pronuncia la pregunta en voz alta, para que to...

Un muchacho en La Montaña

Un muchacho en La Montaña

Aún no se ha ido la penumbra. Una sinfonía de pájaros de especies diversas se mezcla con el murmullo sempiterno del arroyito de agua...

Mandy, la patinadora que no sabe perder

Mandy, la patinadora que no sabe perder

En la pista de la vida corre una historia que marca el menor tiempo posible porque el reloj de repente se detiene cuando nadie lo esper...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube