Ocio y sociedad

Una inauguración llena de excelentes augurios

Redacción

23/12/2013 - 11:10

 

Inauguración de Metro Mayales con el alcalde Fredys Socarrás (izqda.)El pan siempre ha sido señal de abundancia y generosidad. Y su presencia se hizo notar en la inauguración del hipermercado Metro en el nuevo centro comercial Mayales Plaza de Valledupar.

Abierto desde mediados de Noviembre, el nuevo centro había provocado las mejores reacciones gracias a sus amplias y brillantes instalaciones, las nuevas marcas que lo respaldaban, pero quedaba algo pendiente para que el centro fuera completo: un sitio donde hacer las compras de productos de uso doméstico.

Por eso, el 18 de diciembre, temprano en la mañana, la apertura de Metro fue un momento de júbilo y de esperanza para los comerciantes y la sociedad vallenata. Se materializaba por fin el sueño de abrir un gran polo comercial con todas las comodidades en la zona sur de la ciudad y en las cercanías del aeropuerto.

La presencia del alcalde Fredys Socarrás confirió solemnidad al evento. Su discurso enfatizó los esfuerzos realizados por los inversores (La constructora Los Mayales, Mejía Villegas y Orbe SA) y la atención puesta en un sector de la ciudad que promete crecer enormemente en los próximos años.

A su lado, el representante de Metro, Eric Basset, se mostró muy satisfecho de participar en esta apertura y, tras describir las oportunidades que ofrece la ciudad, presagió la mejor acogida de la población valduparense.

A continuación, una barra de pan de más de dos metros fue cortada a trocitos y entregada a los visitantes en la entrada del supermercado por el alcalde Fredys Socarrás Reales y uno de los socios de la constructora Los Mayales, Darío Ortiz Galeano.

Este gesto simbólico tiene un significado que apunta a los mejores augurios de prosperidad y desarrollo. El pan se asimila en gran parte de las culturas cristianas con el deseo de compartir, con una muestra de solidaridad y de humildad, y sobre todo, como la recompensa de un esfuerzo transformador.

La entrada al Metro y el recorrido por sus pasillos fue uno de los momentos importantes, al que también debemos añadir la música salsera de Pedro Perales que, con el ritmo inconfundible de Joe Arroyo, puso una nota alegre y bailable al evento.

El año venidero, la segunda etapa del centro comercial debería abrir sus puertas con otra fuente de buenos augurios y, por qué no, otro hermoso evento de apertura.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Qué representa la fecha del 20 de julio?

¿Qué representa la fecha del 20 de julio?

Cada año, durante el 20 de julio, las calles del país y de Valledupar se llenan de un fervor y un orgullo que trasciende la cotidiane...

Las jardineras que viven del arte y mueren de sed

Las jardineras que viven del arte y mueren de sed

Era muy temprano. De lejos se veían bien cuidadas. Su apariencia mostraba que estaban consentidas. No tenían reparo en dejarse acaric...

Gollo, el rey de la palabra

Gollo, el rey de la palabra

  Cuando Gregorio ‘Gollo’ Hernández, tomó la palabra y alzó su voz en medio de la multitud que había sido congregada a la fue...

La Paz brilla en el festival de cultura del Cesar

La Paz brilla en el festival de cultura del Cesar

El proyecto de formación cultural Semilla vallenata, creado por la Casa de la Cultura de La Paz Cesar, se coronó este mes de diciembr...

¿Existen barreras para un periodismo con perspectiva de género?

¿Existen barreras para un periodismo con perspectiva de género?

La pregunta que da título a este artículo fue el tema abordado por el escritor y periodista paisa, Sergio Ocampo Madrid, en el marco ...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados