Ocio y sociedad

El Titanic, un naufragio centenario

Redacción

16/04/2012 - 10:30

 

El Titanic / Foto: Jorge GonzálezHace exactamente cien años –el 15 de abril de 1912– naufragaba una de las embarcaciones más conocidas de  la historia: El Titanic. Un barco insumergible, casi perfecto (en los términos de la época), que medía casi 300 metros de largo.

Nació del sueño de de 2 empresarios ambiciosos y visionarios: William James Pirrie (presidente de la mayor constructora de navíos del mundo, Harlan & Wolff) y Joseph Bruce Ismay (director de la compañía de cruceros White Star Line).  Ambos coincidieron en el año 1907 para crear un barco de dimensiones magnánimas y así poder absorber gran parte de los viajeros entre Estados Unidos e Inglaterra.

En aquella época, casi todos los trayectos intercontinentales se hacían por vía marítima. Los cruceros eran un modo de desplazamiento masivo que servía tanto para personas ricas como personas de escasos recursos.

Las obras del Titanic empezaron en el año 1909, en Belfast (Reino Unido) y se prolongaron hasta 1911. La construcción implicó a miles de personas que viajaron especialmente al norte de Irlanda.

El Titanic fue presentado a la sociedad como el medio más rápido, seguro y lujoso para viajar a América. Debía cubrir la ruta Inglaterra-Estados Unidos en solamente 7 días (lo que significaba un gran avance a principios del siglo XX).

Fue realmente una operación de mercadeo sin precedentes que reflejaba el optimismo de aquella época. Pocos años antes de la primera guerra mundial, las sociedades europeas creían ciegamente en los beneficios de la tecnología.

En total se vendieron 2224 plazas y el 10 de abril de 1912, el barco zarpaba de la ciudad de Southampton (Inglaterra) rumbo a Nueva York. Todo auguraba un viaje maravilloso, pero el destino quiso lo contrario.

A los cinco días de travesía, el capitán Edward John Smith no pudo evitar el choque del buque con un iceberg inmenso. La velocidad de la embarcación era demasiado alta y, finalmente, la coraza del “insumergible” se rompió de tal manera que en 2 horas y 40 minutos acabó completamente hundido.

Perecieron más de 1600 personas y las que se salvaron eran gran medida personas de clase alta (ya que los botes de emergencia fueron asignados prioritariamente a los viajeros de la primera clase).

Hoy, un siglo después, el relato del Titanic sigue generando dudas. Existen todavía muchos misterios entorno a la planeación del viaje y la forma en que se resolvieron ciertos problemas advenidos en los primeros días de travesía.

Para los que deseen sumergirse en los detalles de esta historia, la película de James Cameron vuelve a salir en los cines en 3 dimensiones (Titanic 3D). Una ocasión de vivir en primera persona (y con la mejor tecnología) esta inolvidable tragedia.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Conversaciones con una madre de 15 años

Conversaciones con una madre de 15 años

Las autoridades desconocen el número oficial de niñas embarazadas en la vereda Las Casas, jurisdicción de Valledupar, pero reconoc...

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

  Las personas que conocen de cerca a Francisco Samec Vergel Ottavo, saben que poner en práctica su don de servicio es una de las ...

"Existe un lado B de Valledupar que también tiene una riqueza cultural"

  Acaba de caer un aguacero  de esos que nos hacen pensar que así tuvo que haber llovido en el diluvio, las calles llenas de agua...

Los espejos de América y la Liga contra el cáncer de Valledupar

Los espejos de América y la Liga contra el cáncer de Valledupar

La Liga contra el cáncer es uno de esos lugares que sin grandes alardes y siempre desde la elegancia, trabajan a favor de la cultura...

La moda del Harlem Shake se instala en Valledupar

La moda del Harlem Shake se instala en Valledupar

Algunas modas resultan difíciles de entender, o por lo menos, imposibles de anticipar. Sobre todo en la actualidad, cuando Youtube y l...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

Las sentencias del doctor Panzza

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube