Ocio y sociedad

Springfield: ¿una réplica de Valledupar?

Redacción

17/04/2012 - 10:05

 

Quienes son, o han sido, seguidores de la serie “Los Simpsons” en la televisión se habrán dado cuenta de las similitudes que existe entre Valledupar y Springfield.

La capital vallenata y su parecida americana tienen algo especial, algo que las transforman en ciudades llenas de ironía y de encanto, de situaciones insólitas y lugares simbólicos.

En primer lugar, están los innumerables personajes que la componen: sus dirigentes políticos, sus trabajadores y alumnos. Miren alrededor suyo y, sin lugar a dudas, podrán encontrar un “Homer”, una “Lisa” o un “Bart” en el Puente Hurtado, en la Plaza Alfonso López, en el Centro comercial Guatapurí o el Colegio Loperena.

La segunda característica que hace de Valledupar una “Springfield” en potencia es la ubicación y la influencia de  grandes empresas como la DPA o Drummond. Ambas tienen un parecido muy importante con la central nuclear que dirige el señor Burns: el rey absoluto en términos económicos.

Valledupar y Springfield albergan grandes cantidades de magia y de defectos, de gentes que luchan por mejorarla y otras que la destruyen sin piedad. Son pequeños universos que ofrecen una imagen entretenida y a veces cruel de lo que es la Humanidad.

Pero, ¿alguna vez se han preguntado si el creador de los Simpsons, Matt Groening, tuvo en cuenta la ciudad de Valledupar para moldear su proyecto? ¿Han curioseado sobre las razones de tantas coincidencias?

Matt reveló esta semana al gran público el verdadero origen de todo este fenómeno mundial y, lamentablemente, no tiene nada que ver con Valledupar. En realidad, el creador de la serie animada más vista de los últimos 20 años se basó en una de las 16 ciudades que existen en Estados Unidos para dar el nombre a la ciudad de los Simpsons. Luego, se dedicó a crear un mundo basado en su fantasía y la realidad.

El nombre de Springfield es uno de los más comunes en Estados Unidos y genera una sensación de proximidad muy notable. Quizás, por eso, el éxito de la serie haya sido tan enorme.

Además, según Matt Groening, el nombre de Bart fue sacado de uno de los personajes de una novela inédita que escribió siendo adolescente. En esa obra, el autor estipulaba que Bart peleaba a menudo con su padre (Homer) y hacía lo posible para no ir a clase. Todo lo que, finalmente, puede verse en la serie actual.

Así que no busquen más, los personajes de Springfield no tienen nada que ver con los que pueblan Valledupar. Sólo nos queda crear una serie basada en Valledupar para seguir las aventuras de unos jóvenes en el río Guatapurí, o la rutina laboral de un empleado en la DPA.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El encuentro con el Santo Ecce Homo y los detalles de una veneración

El encuentro con el Santo Ecce Homo y los detalles de una veneración

De cómo nació la leyenda del Santo Ecce Homo en Valledupar existen muchas versiones, aunque suele prevalecer la versión de un artesa...

El día del dibujante, dedicado a un artista comprometido

El día del dibujante, dedicado a un artista comprometido

Invitados por el colectivo Dibujo Valledupar y la diseñadora Ana Ligia Galindo, diversos artistas de Valledupar se encontraron este mi...

Arbey Méndez: un artesano de por vida

Arbey Méndez: un artesano de por vida

Que la vida útil de un huevo trasciende las tortillas del desayuno o cualquier otro uso gastronómico que pueda dársele, que el art...

Últimos conciertos de los Niños de la Escuela Rafael Escalona para el 2012

Últimos conciertos de los Niños de la Escuela Rafael Escalona para el 2012

Para cerrar con broche de oro el año 2012 Los Niños del Vallenato de la Escuela ‘Rafael Escalona Martínez’, de la Fundación Fes...

El tatuaje de los 9 millones de pesos en homenaje a Diomedes Díaz

El tatuaje de los 9 millones de pesos en homenaje a Diomedes Díaz

“Y el día que se acabe mi vida les dejo mi canto y mi fama”. En la memoria de todos queda la célebre frase de nuestro más grande...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Un rey negro en América latina

Johari Gautier Carmona | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube