Ocio y sociedad

Juan Pablo Castro: “A un hijo hay que dedicarle un día entero”

Redacción

15/04/2014 - 10:50

 

Juan Pablo Castro en la Alianza Francesa de ValleduparVer a su hijo exponer por primera vez sus obras artísticas es un lugar de gran prestigio cultural como la Alianza Francesa es una felicidad que no se experimenta con frecuencia.

En ese estado de plenitud se halló Juan Pablo Castro, padre del joven artista Juan Miguel José Castro, durante la inauguración de la exposición Diálogos en Valledupar.

Coleccionista consumado, pero sobre todo amante y gran observador de las expresiones artísticas del Valle de Upar, Juan Pablo nos comenta cuáles son los secretos de una familia que vive, siente y respira arte.

¿Qué siente un padre al ver a su hijo de 13 años inaugurar su primera exposición artística?

Muy emocionado porque, primero que todo, pienso que esto va a trascender. No sólo queda en Valledupar. Con la Alianza Francesa se podrá saber de mi hijo en Francia.  Sólo tiene 13 años y ya es un sueño hecho realidad. No nos cabe la emoción en el cuerpo. El orgullo que uno siente al ver un trabajo que da frutos… Y uno piensa: ¿Por qué mi hijo no me pide un balón de futbol como lo harían los demás? Él decía “regálame estos pinceles”. Cuando ya conseguimos una primera modelo, ni siquiera cogió un atril para pintar, directamente se sentó en el suelo. La primera obra que hizo nos llamó mucho la atención. La modelo hizo unos gestos y él pintó tres obras ese día. Después él me dijo, “papá yo quiero seguir pintando todo el rato”.

¿Qué cree que ha hecho para que su hijo se interese de esa manera por el arte?

Muchas gracias por esa pregunta. Le he regalado tiempo. Mi hijo no solamente me ve a mí trabajar o poner la comida sobre la mesa. Le he dedicado días. A un hijo hay que dedicarle un día entero. Si tienes dos hijos, saca dos días de tu trabajo para dedicárselos a ellos, y cuenta también el domingo que es el día de la familia.

¿Qué le desea a su hijo para más adelante?

Que sea feliz, que viva de lo que haga, y que lo que escoja lo haga feliz. Me acuerdo mi vida de joven, de estudiante, que fue tan divertida, y no cambio por nada mi vida ahora con mi familia.

Se le conoce como coleccionista de arte, ¿va a empezar a coleccionar las obras de su hijo?

(Risas). Sí. La obra con la que sacamos la tarjeta la tengo reservada.

¿Ha pensado adoptar una nueva faceta de vendedor de las obras de su hijo?

No. Realmente no. La sensibilidad no me permite estar en ese papel. Pensar en la exposición de mi hijo, y que algunas de esas obras se van a vender, no es fácil porque han sido emociones e instantes que él ha sabido convertir en realidad. Y para mí todos esos instantes han sido asombrosos. Sé que a él le cuestan.

¿Entre las obras cuál destacaría?

No recuerdo los nombres, pero hay un cuadro, el más pequeño, que al principio quedó por fuera de la curaduría de la Alianza Francesa. Cuando le dije al maestro Joner que pasara a la casa, él lo vio y dijo “llevémosla también”.

Éste último parece que no forma parte de la serie, porque es mucho más abstracto, pero en realidad sí lo es. Él lo descubrió más tarde.

¿Qué recuerdo y qué sensación se lleva de esta exposición?

Desde la llamada con la que nos dijeron que nos daban el mes de abril para la exposición, en ese mismo mes cumple años Juan Miguel José, o sea que ha sido un regalo de cumpleaños, hemos disfrutado todo. Estamos disfrutando el momento.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Velorio de pueblo costeño

Velorio de pueblo costeño

  En los pueblos pequeños de la costa no hay funerarias ya que la costumbre arraigada de velar los fallecidos en la sala de la cas...

Las lecciones de un programa como Idol Colombia

Las lecciones de un programa como Idol Colombia

Participar en un programa televisivo para competir musicalmente, enfrentarse a las cámaras pero sobre todo a un jurado que roza lo irr...

La Revolución de amor (y Arte) de una soñadora en el Caribe

La Revolución de amor (y Arte) de una soñadora en el Caribe

Ser periodista en estos tiempos no es nada fácil. Estar en contacto cada día con grandes realidades que se rechazan (y se devoran ent...

El gran paro estudiantil que acecha el Caribe

El gran paro estudiantil que acecha el Caribe

  Ese día no habrá estudiantes en las aulas de clase. “Se fueron al monte”, dirán quienes se asomen por los colegios y los e...

Tejiendo empatía en tiempos de cuarentena

Tejiendo empatía en tiempos de cuarentena

  Las redes sociales y aplicaciones de comunicación virtual nos han demostrado que, en tiempos de cuarentena y crisis mundial por ca...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados