Ocio y sociedad

El amarillismo en los medios de comunicación

José Luis Hernández

18/04/2012 - 10:40

 

El amarillo es un color vivo que transmite alegría y positivismo. Es el color que que se lleva en ciertas celebraciones, el que hace referencia a las riquezas y el sol de Colombia en su bandera. Sin embargo, no significa lo mismo en la prensa.

El amarillismo se define como una tendencia exagerada en publicar artículos sensacionalistas que llaman la atención del público con imágenes y textos de accidentes, muertes, ajustes de cuentas y escándalos pasionales. Se conoce como un modo de narrar centrado en la agresividad, el espectáculo y la tensión, que tiende a exaltar algunas reacciones primarias como el morbo o el rumoreo.

En los últimos años, con la aparición de los “Reality shows” televisivos y una demanda importante de películas de acción, el número de publicaciones ha ido creciendo a un ritmo apreciable.

Se sabe que las personas que consumen estos contenidos televisivos (donde prevalece la violencia y lo extravagante) también se decantan por contenidos escritos del mismo tipo. Pero, ¿hasta dónde puede llegar ese afán por vender y cómo se puede compaginar con el compromiso de informar a la colectividad?

El término amarillismo nació en Estados Unidos a finales del siglo XIX cuando dos periódicos de Nueva York (el New York World y New York Journal) iniciaron una batalla periodística sin precedentes.

El tono de sus artículos fue subiendo gradualmente hasta llegar a niveles nunca vistos. Se les acusó incluso de crear noticias, pagar a personas y alterar los hechos para crear más interés en los lectores.

En la actualidad, el amarillismo puede observarse en muchas publicaciones de la región y a nivel nacional. Las noticias de asesinatos se acompañan habitualmente de imágenes duras en las que los muertos aparecen tirados en el suelo o en un lecho, ensangrentados y heridos.

Estas imágenes tienen un efecto directo y criticable en el lector al desensibilizarse, pero también al recrear un atmósfera de extrema inseguridad.

Adoptar una línea seria y escrupulosa de información, no significa automáticamente ocultar las muertes y asesinatos, sino más bien hablar de ellos en un tono adecuado, respetuoso y obviando ciertos detalles que pueden herir la sensibilidad de ciertos lectores.

Pero no seamos ingenuos. Es imposible limitar y contener un público acostumbrado a consumir este tipo de contenidos, pero sí es posible invitar a la reflexión y la “correcta digestión” de esta información.

Uno de los sociólogos más reconocidos de estos últimos años, Noam Chomski, dijo en una entrevista: “A pesar de todo, el amarillismo sigue siendo la mejor posibilidad de acceder a la realidad circundante, especialmente desde una perspectiva de sosiego y reflexión, en la que gana la partida a la radio y a la televisión. Habrá, pues, que consumirla pero desde una actitud de crítica sospecha y de análisis sistemático de sus contenidos para ni llamarse a engaño ni infravalorar sus mensajes".

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar se moviliza para exigir una Salud digna

Valledupar se moviliza para exigir una Salud digna

“No seas indiferente. Todos somos pacientes y merecemos una Salud digna”. Estos son algunos de los lemas que animan la marcha para ...

Las lecciones de un programa como Idol Colombia

Las lecciones de un programa como Idol Colombia

Participar en un programa televisivo para competir musicalmente, enfrentarse a las cámaras pero sobre todo a un jurado que roza lo irr...

La isla de Puerto Rico, gran invitada del Festival Vallenato

La isla de Puerto Rico, gran invitada del Festival Vallenato

La noche del 28 de abril fue la noche más internacional del 45 Festival vallenato. Agrupaciones de renombre mundial fueron el centro d...

Colís Botero y su ingenioso negocio El café La Bolsa

Colís Botero y su ingenioso negocio El café La Bolsa

  Quizás qué bicho le picó a Francisco Luis (Colís) Botero Castro y a su esposa Maximina Cardona, cuando decidieron abandonar M...

Un “jaque mate” a la pobreza

Un “jaque mate” a la pobreza

Jugándosela por un sueño. Así está Luis Eduardo González Gutiérrez quien enseña a niños de Valledupar que al rey que impera ...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube