Ocio y sociedad

Luis Soriano, el creador del biblioburro de paso por Valledupar

Johari Gautier Carmona

20/04/2012 - 13:51

 

Luis Soriano en la biblioteca Rafael CarrilloPromocionar la lectura es algo vital para el desarrollo de nuestra sociedad. Ésta es una de las principales ideas abordadas en el foro organizado por el Banco de la República el pasado jueves 19 de abril en la ciudad de Valledupar.

En este encuentro que reunió a los principales protagonistas de la promoción literaria del departamento del Cesar intervino Luis Soriano, el fundador del famoso Biblioburro: un proyecto iniciado en el departamento del Magdalena y que tiene como fin fomentar la educación a través de la lectura. Su intervención altamente emotiva permitió conocer sus experiencias y la realidad que atraviesa la sociedad colombiana.

Luis Soriano no deja nunca de lado su sombrero volteao´. Es un hombre de conceptos claros y de una voluntad férrea. Cuando creó el proyecto Biblioburro muchos se burlaron de él pero Luis nunca abandonó su sueño de difundir los beneficios de la lectura. “Éste es un proyecto para la democracia”, explica ante el público.

Su historia nos la cuenta con humor e ironía. Habla de sus eternos acompañantes como si fueran amigos de toda la vida, confidentes y testigos de todas sus experiencias inolvidables: ellos son Alfa y Beto, dos burros que le ayudan a transportar una mercancía de calidad (los libros) de una aldea a otra.

Todo empezó cuando Luis Soriano se desplazó a Valledupar con su familia. El monstruo de la violencia le obligó a esconderse en este departamento y adaptarse a un nuevo entorno.

Sin embargo, aquí, Luis Soriano tuvo la suerte de estudiar en una escuela y alcanzar el bachillerato. Fue algo que quizás no hubiera podido hacer al quedarse en su pueblo natal. “Soy muy agradecido al Cesar porque aprendí a leer en una escuela de este departamento”, comenta el docente.

Al volver a La Gloria –el pueblo donde nació– Luis Soriano se dio cuenta de que muchos de sus amigos de infancia no sabían ni leer ni escribir. El choque fue duro y le impulsó a tomar la decisión de cambiar el mundo a través de la educación.

Al principio, ejerció como profesor de escuela primaria y, más adelante, a finales de los años 90, viendo las necesidades de niños que habían padecido el conflicto mucho más que él, decidió crear el Biblioburro: una librería itinerante que inició con solo 70 libros.

Más de doce años después, Luis Soriano cuenta los logros de esta increíble historia: su organización dispone de más de 5000 obras y su modelo ha sido replicado en países del este asiático, África e incluso Estados Unidos.

Pero no todo fue color de rosa. “Ser maestro en el departamento de Magdalena con inquietudes de lectura no es fácil”, señala el ponente. En su labor de difusión, Luis Soriano no sólo se topó con la soledad y las burlas en sus viajes, sino también con el recelo de ciertas personas que desprecian la educación. “Crear un biblioburro tiene sus enemigos”, explica Soriano.

A todo esto debe agregarse las dificultades económicas. Hubo un tiempo durante el cual el fundador del Biblioburro no tenía quien le patrocinara. “Cuando me casé, sólo tenía 20.000 pesos. Le pregunté a mi esposa qué podíamos hacer y terminó ella vendiendo arepas mientras que yo promocionaba la lectura de libros”.

En breves días, Luis Soriano participará en la feria del libro en Bogotá para exponer algunos de sus proyectos y las grandes ventajas de la lectura. Ya se le reconoce su labor a nivel nacional y, además, se le pide consejo en muchas esferas de la educación.

Ésta es la historia de un profesor que quiso revolucionar su pueblo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Colombia y el Tour de Francia

Colombia y el Tour de Francia

  ¿Qué sería del Tour de Francia sin los ciclistas colombianos? La pregunta es resbalosa y acepta múltiples respuestas, pero lo c...

La búsqueda de lo oculto

La búsqueda de lo oculto

  Crecí con la certeza de que salir a la calle era bueno, en todos los sentidos, desde airearse, orearse un poco (como decía doña ...

Un viaje a La Nevadita que terminó en la eternidad

Un viaje a La Nevadita que terminó en la eternidad

Hace doce años Consuelo Inés Araujonoguera, ‘La Cacica’, no pudo regresar a cumplir sus sueños, porque al llegar a la zona de ...

Don Eloy, custodio de las prendas del Cristo

Don Eloy, custodio de las prendas del Cristo

  Eloy llegó al pueblo vendiendo telas, las exhibía cargando varias piezas en su hombro, mientras caminaba las calles proponiendo s...

El Macondo de ‘Gabo’ se tomará a Valledupar

El Macondo de ‘Gabo’ se tomará a Valledupar

  El realismo mágico y las tradicionales mariposas amarillas inmersas en el legado literario de Gabriel García Márquez se tomar...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Coco Chanel: modista y espía

Juan Carlos Boveri | Moda

Tras los pasos del maestro Manuel Zapata Olivella

Andrés Elías Flórez Brum | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados