Ocio y sociedad

Las lecciones de un programa como Idol Colombia

Redacción

02/06/2014 - 10:40

 

Aris Vargas y José Alberto Domínguez Participar en un programa televisivo para competir musicalmente, enfrentarse a las cámaras pero sobre todo a un jurado que roza lo irreverente, no es nada fácil. Y menos cuando es a nivel nacional y se reúnen todo tipo de estilos.

Algo empuja los jóvenes y las nuevas generaciones de cantantes a lanzarse en esta clase de concursos para ganar experiencia, prestigio, y también retarse de forma personal. Los “Realities” son ahora considerados como plataformas atractivas para crecer en el mundo de la música.

El caso de Idol Colombia no deja de ser impresionante. Cantautores como John Mindiola –que han logrado darse a conocer con canciones vallenatas que triunfan en ciertos sectores de la costa–, se atreven a dejar la comodidad de su ciudad, detener su actividad creadora, para embarcarse en una aventura con un fin improbable (aunque siempre entretenido).

En el set de Carrusel Tv, dos talentosos participantes vallenatos recientemente eliminados compartieron algunas anécdotas, agradecieron el apoyo de quienes ahora se interesan por ellos y coincidieron en una cosa: Idol Colombia es una experiencia especialmente difícil pero fortalecedora.

José Alberto Domínguez fue el primero en resaltar el conocimiento ganado durante su paso por el programa. “Idol Colombia es una experiencia sin igual […] –explicó–. Es donde uno se enfrenta por primera vez a un jurado tan duro y se enfrenta a las cámaras”.

En los términos del participante, su experiencia fue maravillosa, ya que pudo conocer artistas como Peter Manjarrés, y ganar confianza. “Idol Colombia me ha regalado el poder vencer mis miedos”, comentó José Alberto.

Por su lado, Aris Vargas siguió un camino un poco más tortuoso, pero igual de enriquecedor. Desde el principio, comprobó que el programa televisivo le iba a exigir mucha paciencia y calma.

“Yo sentía que estaba fuera del programa porque no sentía la misma fuerza que los demás artistas. ¡Yo me preocupé!”, se sinceró Aris antes de explicar que las lágrimas vertidas durante el show eran de alegría y emoción.

Para el joven artista, su experiencia fue un continuo aprendizaje. “Uno llega a ese programa y trabaja con gente muy profesional […] –expresó–. Nos enseñaron a dirigirnos a la cámara. Es un aprendizaje que agradezco”.

Sin embargo, Aris Vargas duda que la música vallenata pueda triunfar en un escenario televisivo como éste. “Villalobo [el jurado], ése tipo no gustaba de vallenato –expresó Aris antes de añadir–: El reality en Colombia no está hecho para un artista vallenato, sino pop”.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Alianza Francesa de Valledupar abre su convocatoria para 2014

La Alianza Francesa de Valledupar abre su convocatoria para 2014

Ya se acerca el fin del 2013 y, para que su programación del año que viene sea igual de nutrida, la Alianza Francesa de Valledupar ...

El hombre que silba por la paz de Colombia

El hombre que silba por la paz de Colombia

Mirada penetrante y frente reflexiva. Detrás de sus anteojos, Jorge Eliécer Visbal Malo observa detenidamente el mundo de colores q...

¿Cómo se baila el Vallenato?

¿Cómo se baila el Vallenato?

El vallenato tiene sus reglas y sus patrones. Los cuatro aires que lo conforman son conocidos de todos los seguidores del Festival de l...

¿Quién es la nueva Ministra de Cultura: Carmen Inés Vásquez Camacho?

¿Quién es la nueva Ministra de Cultura: Carmen Inés Vásquez Camacho?

El pasado 7 de agosto se posesionaba Carmen Inés Vásquez Camacho como Ministra de Cultura. Su nombramiento, anunciado unas semanas an...

¿Por qué nos paramos las mujeres?

¿Por qué nos paramos las mujeres?

  Cada 8 de marzo las mujeres aplauden su alianza para la defensa de los derechos conquistados y alzan la voz contra las desigualda...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube