Ocio y sociedad

Leonardo Maya: “Ya no hay tiempo para galantear a una mujer”

Herlency Gutiérrez

15/09/2014 - 08:20

 

Leonardo MayaEl amor y la literatura son dos temas que apasionan a Leonardo Maya: un oftalmólogo de profesión y especialista en gerencia de servicios de salud y en gerencia pública.

Tenía 12 años, dos libros viejos y cada uno de ellos tenía en la primera hoja un sello que decía ‘Biblioteca personal de Leonardo Maya’. Copió la idea de la biblioteca del colegio Loperena donde cursaba estudios de bachillerato. ‘La única diferencia era que en la institución habían más de 3 mil libros y en mi casa solo dos’, nos recuerda sonriendo.

En su oficina ubicada en el hospital Eduardo Arredondo Daza (Valledupar), donde ejerce como gerente, aceptó recibirnos para hablar de su libro “Palabras de Amor”. Con él comprobamos que el amor surge como un fenómeno biológico pero se nutre con los versos y cada latido del corazón.

¿Si le gustaba escribir por qué se dedicó a la medicina y no a la literatura?

Desde niño quise ser médico. Mis tías y mi mamá me dicen que yo examinaba los órganos de los animales así que el amor por la medicina nació mucho antes. Cuando aprendí a leer me di cuenta que mi papá tenía libros de medicina y en ellos había fotografías con médicos norteamericanos que lucían su bata blanca, eso me entusiasmó”.

En ese tiempo Leonardo Maya tenía siete años. A los 14 se enamoró. “Me enamoraba solito. Era demasiado tímido para decirles algo a las niñas. Entre otras cosas, era un niño flaquito pero muy gracioso, siempre las hacía reír.

¿Y cuándo fue la primera vez que entregó esas palabras de amor?

Yo estaba en el Loperena y había una chica que me gustaba mucho, tenía los ojos divinos, estaba en segundo de bachillerato. Una tarde me la encontré en la entrada del colegio y comencé a hablarle y le dije que me gustaba. Le pregunté si quería ser mi novia y lo extraordinario es que ella me dijo que sí. Ahí conocí lo que era besar a una mujer, fue una experiencia única y extraordinaria.

Su libro se llama ‘Palabras de amor’, ¿por qué sabe tanto de amor?

No lo sé. Creo que tengo una sensibilidad especial. Mis amigos y amigas dicen que soy el hombre que más ha sufrido de amor en el mundo.

¿Por qué?

Porque cuando me enamoro, me enamoro de verdad.

¿Se ha enamorado muchas veces?

Poquitas. De la última mujer que me enamoré me tocó casarme con ella. Y ya no pude enamorar más, solo de ella y continuo enamorado de ella.

¿Pero ha dicho muchas palabras de amor…?

Quizás sí. Pero no puedo hablar mucho de amores porque soy un hombre casado.

A propósito ¿hace poco estuvo de aniversario…?

Estuve de aniversario de haberla conocido.

¿Siente que con lo que escribe atrae a las mujeres?

Debo decirle que me siento afortunado con el trato hacia las mujeres…quizá por el profundo respeto que les tengo. Sin que esto signifique que sea un hombre perfecto, que quede claro.

¿Ese respeto cómo nació?

De mi madre. Yo fui un hombre criado entre mujeres, mi mamá tuvo dos hijos: mi hermana y yo. Mi papá la abandonó, digo la abandonó porque un día se fue y no regresó. Ella se refugió en casa de mi abuela y, entonces, yo me crié con mi mamá, mi abuela, mi hermana y mis tías. Fui un hombre criado entre mujeres.

Es un hombre con muchas palabras de amor en tuiter, ¿a quién se las dice?

Generalmente no le escribo a alguien en particular, escribo para que me lean. Me vienen frases, las anoto y días después las publico en tuiter. La gente cree que todo lo que escribo en la red lo pensé en ese momento y no es así, en realidad tengo muchos documentos con pensamientos, reflexiones, cualquier día miro algo y lo publico.

¿Su esposa tiene tuiter?

Sí, claro.

¿Lo sigue?

Me sigue y yo la sigo a ella. Algunas cosas las retuitea. A veces se molesta por algunas frases.

¿Celosa a veces?

Muy celosa.

Entonces, ¿usted cómo hace?

Debo ser prudente. Pero, ¿sabe? yo no soy un hombre celoso. Y le voy a decir por qué. Yo no puedo celar  a una mujer. Me quedaría muy difícil hacerlo. Aparte sería muy infeliz. Yo nunca he celado, nunca le hice escena de celos a alguna novia. Yo confío en el amor de una mujer y he sido afortunado en ese sentido: las novias nunca me dieron motivo.

Le pregunto al médico, ¿es verdad que uno se puede morir de amor?

Sin duda.

Y ¿por falta de amor?

También.

¿Por qué?

Cuando estás enamorado, tu estado emocional cambia, el amor te hace pensar distinto, te hace sentir distinto y te hacer ser una persona diferente. Creo profundamente en dos sentimientos: en el amor y en la amistad.

¿Usted es vallenato?

No. mi madre es de La Junta Guajira, mi padre es de Valledupar.  Yo nací en la capital del Cesar pero cuando mi mamá se separó se fue para La Junta y allí estuve los primeros años de mi vida.

¿Cómo no dejarse influenciar del machismo?

Es difícil. Porque todo tiene que ver con el medio, la música y, lamentablemente, la mujer se presta para ser irrespetada. Hay videos de chicas jóvenes cuyo baile lo considero aberrante puesto que va en contra del respeto a la mujer, ella misma se está subvalorando. Creo también que existen caballeros y que existen damas. Y que hay que propender por volver a valores como el respeto”.

Usted parece conocer de muchos temas: habla de ciencia, política, economía, de estadísticas: ¿cómo hace?

Soy un hombre estudioso. Soy un hombre informado. Me gusta saber qué está pasando en el mundo. Además, estoy en un escenario político y debo estar informado.

A propósito de escenario político, ¿va a renunciar a la gerencia del hospital Eduardo Arredondo Daza para aspirar a la alcaldía de Valledupar?

Me preocupa mucho la situación de Valledupar, el futuro no es alentador, hay muchas cosas por hacer, tenemos que volver a los caminos de la moralidad pública, de la dignificación de la ciudad, del hombre, de la mujer; pero por el compromiso tan grande para el cargo en el que fui elegido lo más probable es que no aspire en esta oportunidad.

¿Por qué le preocupa tanto la ciudad? ¿Cree que aún la transformación no se ha dado como debería darse?

Esto no es de un solo hombre o de un solo equipo, es de una sociedad en general. Los problemas sociales de la ciudad son devastadores, la crisis del empleo, la crisis del agua, la exigencia de la misma sociedad de ser atendida, el tema económico, la cultura del no pago de impuestos… Son desafíos muy grandes”.

¿Dice algo el hecho de que usted tenga más seguidores en tuiter que el alcalde?

No para nada. Creo que me siguen por mi faceta de escritor y pensador. El alcalde es un político.

¿Extraña el concejo?

Muchísimo. Le podría decir que envidio a mis compañeros. Al Concejo le debo todo lo que soy, el Concejo me abrió las puertas. Respeto mucho la corporación.

¿Podemos esperar un segundo libro de palabras de amor?

Sí. Ya tengo material escrito para un segundo libro. Pero no sé cuándo lo haré.

Le menciono algunas afirmaciones suyas. “¡A las mujeres las seducen las voces de los hombres!”. ¿Así lo cree?

Sí porque esto les da seguridad. Recuerde usted que la mujer en el fondo, en lo más profundo, lo que busca es seguridad: un hombre atlético, un poco musculoso, con voz fuerte, es atractivo para ellas. Como la mujer busca seguridad si un hombre está bien vestido, bien calzado, ese hombre es interesante para ella; si tiene un buen reloj, si tiene un buen vehículo…

¿Pero ahí estaría diciendo que las mujeres somos materialistas…?

¡No señora! Si un hombre está en un buen vehículo, es atractivo para ella. ¿Por qué? Porque ese hombre le brinda una seguridad económica, estamos hablando del mundo moderno. Al verlo con ese buen vehículo, ella en el fondo del corazón piensa que le puede brindar una buena casa, una estabilidad económica. Tiene sentido.

“¡Ya no hay tiempo para conquistar a una mujer!”

Ya no hay tiempo para galantear a una mujer. Se conquistan muy rápido. Las mujeres han cambiado, han evolucionado en este mundo donde todo es rápido y  la entrega de ellas también es rápida. Y esta situación ha influido mucho en las composiciones. Note, usted escucha una canción vallenata de las de antes y la melodía, las frases son hermosas y poéticas. ¿Por qué? porque ese tipo hizo la composición 30 años atrás. Anteriormente, el hombre tenía tiempo de contemplar a una mujer y de imaginarla. Hoy en día no, hoy en día las canciones son ramplonas: ‘te patié’, ‘te dejé’, ‘te fajonié’. Los hombres escriben esas canciones porque actualmente ni siquiera nos da tiempo de imaginarnos como es la mujer: se conquista y la entrega está ahí, por eso los compositores no pueden componer como los de antes, no siente esa emoción.

¿Que sugiere entonces?

Deben volver los tiempos en que la mujer se dejaba conquistar. Volver al amor.

“El amor es químico”

Tú escuchas ‘no hubo química’. Eso es absolutamente cierto. El amor es un sentimiento que lo producen los neurotransmisores, los neurotransmisores son sustancias que se secretan en nuestro cerebro. En el amor hay dos neurotransmisores implicados: la serotonina y la oxitocina. Cuando estás enamorado estás en un estado de ensoñación, donde crees que no hay problemas.

Cuando estás muy enamorado tienes la serotonina a millón, eso te produce esa sensación. La oxitocina es la que mantiene el enamoramiento. Observe que cuando hablamos de pasión eso dura dos o tres meses, cuando comienzan a caer en el cerebro los niveles de esos neurotransmisores ya esa persona no te gusta. El responsable de ese enloquecimiento que nos da el amor son los neurotransmisores. Y la oxitocina es el responsable de mantener el enamoramiento”.

¿Y cómo hacemos para que la oxitocina no se pierda? ¿Algún remedio para eso?

No existe un remedio como tal pero después del enamoramiento vienen vínculos que hace que la relación permanezca. Por ejemplo, cuando te casas baja la pasión pero hay un enamoramiento o acostumbramiento que lo dan los hijos, los planes en conjunto…en fin”.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Solterona por elección, no por ‘quedada’

Solterona por elección, no por ‘quedada’

La publicación cayó en sus manos y -literalmente- le salvó la vida a Brenda, quien por años había cargado con el estigma aquel q...

El vuelo de la golondrina a su paso por Valledupar

El vuelo de la golondrina a su paso por Valledupar

Viajar y conocer el mundo es un sueño de muchos, aunque generalmente se hace realidad sólo en parte, cuando tomando unas vacaciones t...

La Zumbathon rosa o cómo luchar contra el cáncer bailando

La Zumbathon rosa o cómo luchar contra el cáncer bailando

Desde hace seis años, la alianza Cacicas y Liga Contra el Cáncer, seccional Cesar (Colombia) viene cosechando frutos. Cada año las...

Apuntando a una juventud constructora de paz

Apuntando a una juventud constructora de paz

Además del trabajo realizado a favor de la Primera Infancia, los Centros de Desarrollo Infantil, operados por Comfacesar, promueven in...

Vivencias y recuerdos en los 90 años del Banco de la República

Vivencias y recuerdos en los 90 años del Banco de la República

Noventa años no se celebran todos los días. En realidad, sólo se celebran una sola vez, aunque en el caso del Banco de la República...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

La partida del Adán

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados