Ocio y sociedad

Versos al río Guatapurí de Aníbal Martínez Zuleta

Herlency Gutiérrez

06/10/2014 - 06:30

 

Despedida de Aníbal Martínez Zuleta (Valledupar)“Es como si fuera esmeralda derretida, verde esmeralda increíble, sus aguas son frescas y frías que con esta temperatura en Valledupar, caliente, es un remanso y da fortaleza, vivencias increíbles”.

Verso II

“Usted va al río y respira ozono más que oxígeno, oye el canto de los pajaritos, ve las sardinas cuando comen, es una cosa prodigiosa, una cosa admirable, encantadora, increíble, indefinible”.

Verso III

“El río Guatapurí es el río más cristalino de Colombia, viene de la Sierra Nevada, de allá del Pico de La Reina decantándose sobre las piedras esas milenarias de la Sierra… la sierra más alta del mundo”.

Verso IV

“Si se baña tres veces, más nunca olvida ese río; es admirable, prodigioso, sabroso, todo eso es gratuito, no hay que pagar un centavo, queda en carro a cuatro o cinco minutos de la ciudad”.

No hace más de cinco años acudí al señor Aníbal Martínez Zuleta para conocer su opinión sobre el  río Guatapurí y su respuesta resultó en versos no planeados sobre el único afluente que tiene en sus aguas una sirena y una  leyenda: “Todo forastero que se bañe en él, volverá a Valledupar conquistado por él”.

“Tengo el título reconocido del hombre que más se ha bañado en sus aguas, póngale mínimo 70 años, o tal vez más, porque cuando yo nací no había acueducto. Entonces uno para bañarse debía ir al río, así que tengo 70 o 75 años de estar bañándome en el Guatapurí”, me dijo en ese entonces el excontralor general de la República entre 1975 y 1982 y exalcalde de Valledupar en los años 1990 y 1992.

Seguidamente, inició una descripción deslumbrante sobre sus aguas que se resume en los versos iniciales.

El río Guatapurí perdió su mayor defensor, su visitante eterno, su enamorado. “Hace al menos 20 días con el oxígeno puesto llegó hasta el río para verlo”, me aseguró su amigo Beto Castro quien lo acompañaba en su caminata matutina hacia el encuentro de quien lo hacía hablar en versos no planeados.

Cuenta Beto Castro que Aníbal Martínez Zuleta retaba al Guatapurí cuando estaba crecido, y nadaba de lado a lado haciendo alarde de la intimidad que existía entre él y su esmeralda derretida. Se bañaba en pantaloneta y llevaba panes para los peces, mientras los alimentaba conversaba con quienes lo acompañaban.

Seguramente, al pasar el tiempo, el río Guatapurí extrañará el cuerpo de quien lo definía como una “farmacia gratuita”. “Es una cosa prodigiosa, el río da una potencialidad en todos los órganos, es una farmacia gratuita; usted va, se mete y cuando sale es otra persona…más vital, con ganas de caminar, ganas de correr”, me aseguró un día Aníbal Martínez Zuleta.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

José Mujica también tiene su Iglesia

José Mujica también tiene su Iglesia

Después de Maradona, Mujica no podía faltar. A pocos días de su salida del gobierno, el ex-presidente uruguyo -que causó sensación...

Luis Soriano, el creador del biblioburro de paso por Valledupar

Luis Soriano, el creador del biblioburro de paso por Valledupar

Promocionar la lectura es algo vital para el desarrollo de nuestra sociedad. Ésta es una de las principales ideas abordadas en el foro...

El Chavo del 8: el programa latino que más se acercó a Los Simpsons

El Chavo del 8: el programa latino que más se acercó a Los Simpsons

Las razones del éxito continental de un programa tan original como El Chavo del 8 no solamente se fundan en el humor de quien lo cre...

Maquiavelo y el origen del pensamiento político moderno

Maquiavelo y el origen del pensamiento político moderno

En el siglo XVI se produjeron grandes cambios en todos los campos de la actividad humana fundamentados en una nueva forma de "pensar"...

La telenovela que diomediza a  cualquiera

La telenovela que diomediza a cualquiera

Hace meses que el ruido iba creciendo. Durante el Festival Vallenato 2014 abundaron los guiños que aludían al pronto estreno de una...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube