Ocio y sociedad

De la ruta de la gasolina a la ruta de la almojábana

Herlency Gutiérrez

07/10/2014 - 05:15

 

Luis Carlos Montejo Vega en La Paz (Cesar)

A Luis Carlos Montejo Vega lo encontré en ‘la plaza de las almojábanas’ del municipio de La Paz, Cesar; como es costumbre de los vendedores de estos panecillos preparados con maíz, queso, azúcar, leche y bicabornato de soda, tenía su platón en la cabeza y junto a otros caballeros ofrecía su producto a toda persona que se ubicaba en esa zona.

Se muestra tranquilo. A diferencia de los demás tiene un paso lento. Junto a su esposa se levantó a las dos de la mañana para preparar lo que les permite sostener a sus cinco niños. A las 5 y 30 llegó a la plaza. En ‘el pico y placa’ establecido por la alcaldía municipal para los vendedores de almojábanas ese día les corresponde trabajar a los hombres. El día siguiente trabajarán las mujeres.

Al finalizar la tarde regresará a casa con los pesos necesarios –no suficientes- para sacar a su familia adelante. Es tentado por quienes le ofrecen vender combustible de procedencia extranjera. “Aquí en La Paz la verdadera mina es la gasolina”, me dijo.  Sin embargo, Luis Carlos no quiere repetir historias: solo hace un mes salió de la penitenciaría de alta y mediana seguridad de Valledupar donde permaneció siete años privado de la libertad. ¿La razón? La venta ilegal de gasolina. Lesiones personales, secuestro simple y hurto calificado y agravado, fueron los delitos por lo que lo responsabilizaron.

“Veníamos de Valledupar, allí habíamos dejado la gasolina pero ya nos tenían fichados. La Policía se atravesó y nos cogimos a golpe. Caí en desgracia”, comentó.

Luis Carlos Montejo Vega tiene 35 años. Nació viendo a su madre hacer almojábanas. Desde niño estuvo en el negocio pero al pasar el tiempo ingresó al mundo del contrabando de gasolina. “Es que con el combustible me iba mucho mejor”, manifestó refiriéndose a las ganancias.

Me contaba su historia mientras nos dirigíamos hasta una casa donde había un horno, la intención era conocer el proceso de cocción de las almojábanas. “En este momento están quemando la leña. Ese bollito que usted ve ahí lo están probando para verificar si está bueno de soda, con eso se conoce si la masa está en su punto, de ahí proceden a hacer las almojábanas. Para hacerlas la masa se pone encima de hojas de plátano y se le da forma. Después que se quema la leña, se aparta la brasa y se hornea con la temperatura del horno, de esta manera queda un producto delicioso”, explicó.

De regreso a ‘la plaza de las  almojábanas’ comprendo la razón de su paso lento. Estando en el centro carcelario se presentó una riña y resultó herido en el testículo. Fue sometido a una cirugía y “ahora es como si tuviera una piedra de  gran tamaño”, comentó sintiéndose incómodo al hacerlo. En busca de ayuda desviamos nuestro camino y nos acercamos a la alcaldía municipal donde la secretaria de Gobierno, Gloria Gómez, se comprometió a agilizar los trámites correspondientes para que el Inpec le garantice los servicios de salud.

Luis Carlos fue condenado a 12 años, tiene libertad condicional. Actualmente, confía en la ayuda prometida, reconoce su error al vender de manera ilegal gasolina y está decidido a continuar ganándose la vida de la forma honrada como le enseñó su madre… vendiendo almojábanas.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG 

1 Comentarios


Yajaira 08-10-2014 07:57 AM

Carajo! pero a los que asesinan los dejan disfrutar de plena libertad...

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Colombia es cultura, una red mundial que incluirá a Valledupar

Colombia es cultura, una red mundial que incluirá a Valledupar

La Cultura es la mejor forma de vender los valores de Colombia y del Cesar al exterior. Es también una manera de cambiar ciertos ester...

Un último adiós a la Terraza de Artistas de Valledupar

Un último adiós a la Terraza de Artistas de Valledupar

Jesús Carrasco hace parte de esas personas que marcan a una ciudad sin quererlo. Un hombre que por su forma de ser, directo y dialogad...

David Siegrist: “Valledupar tiene público para todo”

David Siegrist: “Valledupar tiene público para todo”

El año 2012 llega a su fin y en este periodo de planificación marcado por las fiestas navideñas resulta interesante hablar con los g...

Un sanfernandero de pequeñas cosas a lo grande

Un sanfernandero de pequeñas cosas a lo grande

Hace mucho tiempo vengo escuchando noticias suyas y ya no me sorprende. Y lo mejor de él es que hace las cosas porque le sale del cora...

Festival de la Quinta, el emprendedor de los emprendedores en Valledupar

Festival de la Quinta, el emprendedor de los emprendedores en Valledupar

Una experiencia inolvidable promete ser la segunda edición del Festival de la Quinta, el evento de emprendimiento más grande organiza...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube