Ocio y sociedad

Un insólito trabajo: jardinero de cementerio

Herlency Gutiérrez

14/10/2014 - 04:15

 

Un insólito trabajo: jardinero de cementerio

Al conocerlos comprendí que para muchos las tumbas -más allá de conservar restos- son espejos de recuerdos, espejos que reflejan cuanto se ama a los ausentes.

José Luís, Martín y Eduardo son los encargados de mantener con vida los nombres de quienes un día lo estuvieron, nombres plasmados en lápidas que sin importar la suerte que entre los mortales tuvieron son constantes huéspedes de los recuerdos.

“Hay algunos que se olvidan de sus seres queridos. Aquí hay muchas tumbas que están abandonadas, incluso hay algunas que ya ni se notan; familiares vienen y no las encuentran, no saben dónde están enterrados sus muertos”, coinciden en decir los hermanos Rivas encargados de embellecer las sepulturas.

Sus edades son 35, 26 y 24 años, a las ocho de la mañana ya están en el cementerio Jardines del Eccehomo de Valledupar cambiando flores, regando el pasto, limpiando o reparando lápidas, y, sin intención, escuchando clamores, llantos y hasta reclamos. Regularmente permanecen allí hasta la una de la tarde.

A pesar de convivir entre muertos afirman que no piensan en la muerte. Para ellos, solo una sentencia es válida y es la siguiente: “a los muertos no se les debe tener miedo, miedo hay que tenerle a los vivos”.

Cada 30 días reciben el pago por el mantenimiento o trabajo de limpieza realizado a las bóvedas. “En promedio cobramos 15 mil pesos”, dijeron y agregaron que para hacerse un buen salario deben limpiar al menos 35. El arreglo económico lo hacen directamente con el familiar y, según el acuerdo, van hasta donde les indiquen a cobrar.

Para ellos el lugar donde laboran no es desconocido. “Desde pequeños mi papá siempre nos ha traído acá”, indicaron. Don Nicolás Rivas tiene 62 años y es el jardinero del cementerio. A él lo encontré con unas tijeras enormes ‘motilando el césped’ de una tumba. “Mi trabajo es motilar”, me dijo el padre de estos tres muchachos.

“Mi idea no era que ellos continuaran con lo que yo hago, pero la suerte es así. El dicho viejo dice que los hijos aprenden lo que el papá labora, lo que el papá hace”, fue su respuesta resignada al indagarle qué pensaba sobre el hecho de que sus hijos realizaran el mismo oficio.

Don Nicolás Rivas es de Santa Ana, Magdalena, tiene 13 hijos: ocho hombres y cinco mujeres. “En la época que empecé no había televisión”, dijo sonreído. Desde hace 17 años, y después de andar de finca en finca y de monte en monte como él mismo dice, llegó a Valledupar y su trabajo ha sido cuidar jardines entre ellos de cementerios.

Con José Luis, Martín, Eduardo y su padre Nicolás entendí que a pesar de que en las sepulturas reposan los ausentes los recuerdos no conocen los cementerios.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un muchacho en La Montaña

Un muchacho en La Montaña

Aún no se ha ido la penumbra. Una sinfonía de pájaros de especies diversas se mezcla con el murmullo sempiterno del arroyito de agua...

Convocatoria de vivienda abierta en La Paz, Chiriguana, Astrea y La Jagua

Convocatoria de vivienda abierta en La Paz, Chiriguana, Astrea y La Jagua

  En el marco del convenio de asociación N° 2018 03 0002 celebrado entre la Caja de Compensación Familiar del Cesar (COMFACESAR) y...

Héctor el Curioso

Héctor el Curioso

  La gente habla del cáncer como algo maligno, y resulta que es facilito de sacar. Acá donde me ve, he botado varios sin ayuda de m...

El origen del pesebre

El origen del pesebre

  Cada fin de año, el pesebre aparece en el interior de las casas y en un gran número de lugares públicos como un anuncio reconoci...

Dentistas y sacamuelas

Dentistas y sacamuelas

  Sin lugar a dudas, en este mundo mágico del Caribe colombiano, muchos personajes de nuestros pueblos han jugado un papel protagón...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados