Ocio y sociedad

Amanda, la desconsolada

Juan Rincón Vanegas

04/11/2014 - 06:50

 

Desde el día del robo, Amanda está triste y no ha parado de llorar. Todo sucedió en una esquina del barrio San Martín de Valledupar, cuando un mediodía regresaba de su trabajo en un salón de belleza y dos hombres que la perseguían la hicieron caer de  su motocicleta y le arrebataron el bolso.

En un abrir y cerrar de ojos, los hombres que también iban en una motocicleta, desaparecieron y ella quedó golpeada y llorando. “Todo fue rápido. Me jalaron, me tumbaron y se llevaron el bolso donde tenía 22 mil pesos, unos recibos y otras cosas”, indicó Amanda.

Ante esto no entabló la denuncia porque no iba a recuperar nada. Una vecina al verla llorar desconsoladamente por el “pequeño” robo, le insistió y fue cuando abruptamente manifestó: “Me daba pena poner el denuncio porque se me llevaron mi consolador verde, que era mi compañero desde hace tres años, mi consentido”.

La vecina se quedó sería ante la confesión, y le pidió calma porque todo es solucionable en la vida, menos la muerte.

Amanda, de 35 años aproximadamente, ante las palabras de su vecina siguió diciendo: “Hace tres años y medio me separé de mi compañero porque era muy mujeriego. Ya no creo en los hombres y para calmar mis angustias opté por comprarme un consolador”.

Los amigos de lo ajeno quedaron encartados con ese aparato que de seguro lo arrojaron a un lado de la vía, no sabiendo que su dueña era capaz de dar una recompensa para rescatarlo debido al gran valor sentimental, porque como ella misma lo expresó: “Cuando uno está amañado, cambiarlo no es bueno”.

La vecina le indagó el motivo para llevarlo a todas partes y no tenerlo bien guardado. Ella, muy seria dijo: “Me acompañaba siempre porque era útil en cualquier momento”.

Qué pérdida…

Amanda, en medio de su desconsuelo y viendo la inseguridad galopante en Valledupar sabe que esa pérdida es irreparable porque no tendrá más a su consentido, color verde esperanza, y por eso entrega una diciente declaración: “Era mejor que hubiera perdido mi cédula”…

 

Juan Rincón Vanegas 

 

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Lina Marcela Gutiérrez, la reina enamorada del Carnaval Fides

Lina Marcela Gutiérrez, la reina enamorada del Carnaval Fides

Lina Marcela Gutiérrez tiene 23 años y está feliz porque obtuvo la corona como reina del Carnaval Fides realizado en Barranquilla. A...

¿Con el hombre equivocado?

¿Con el hombre equivocado?

“Disfruta del hombre equivocado, mientras llega el indicado”, éste es uno de los consejos que escuchamos con más frecuencia en nu...

28 Versión del Premio Cafam a la Mujer

28 Versión del Premio Cafam a la Mujer

La Caja de Compensación Familiar del Cesar, Comfacesar, invita a aquellas mujeres de la ciudad de Valledupar y el Departamento del ...

Juan Pablo Castro: “A un hijo hay que dedicarle un día entero”

Juan Pablo Castro: “A un hijo hay que dedicarle un día entero”

Ver a su hijo exponer por primera vez sus obras artísticas es un lugar de gran prestigio cultural como la Alianza Francesa es una feli...

La orientación sexual y el derecho a la intimidad, discutidos en Valledupar

La orientación sexual y el derecho a la intimidad, discutidos en Valledupar

El 28 de junio de cada año se celebra en el mundo el día del orgullo gay. Un día en el que las comunidades que conforman el grupo LG...

Lo más leído

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Volver a Villanueva

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Duelo

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube