Ocio y sociedad

El dominó en Colombia: una pasión que busca su reconocimiento como deporte

Herlency Gutiérrez

23/02/2015 - 04:25

 

En Valledupar y numerosos municipios de la costa Caribe, el dominó es motivo de encuentros entre vecinos y partidas interminables. Las fichas se despliegan en un ambiente distendido y jovial antes de resonar duramente sobre la mesa. Entonces, se imponen las voces de los observadores, quienes alaban o critican a los competidores del juego.

El dominó es reconocido como deporte en al menos 17 países, sin embargo, en Colombia no pasa de ser una simple afición. Así lo señala Alfredo Miguel Cervantes Acuña, representante de la Fundación Full Dominó Colombia.

En barrios de la capital del Cesar, sin importar estrato social, hombres y mujeres, disfrutan de este juego. Expertos consideran que nunca falta el que haga trampa, mientras que Cervantes, luego de reconocer esa debilidad existente, asegura que “el dominó que se juega con trampa se va a acabar, de hecho ya está acabando. Ahora, cuando al jugador le descubren la trampa, hasta ahí llegó”.

En el barrio Garupal de la ciudad de Valledupar, se hizo la presentación oficial del Torneo Full Dominó, el cual se realizará en próximos meses y contará con la participación de representantes de diferentes países. En Venezuela, Cuba, Rusia, Italia, consideran deporte lo que en Colombia solo es pasión.

¿Qué tan difícil puede ser jugar dominó?, pregunté, teniendo en cuenta que a los competidores solo se les ve poniendo una ficha tras otra. Alfredo Cervantes, respondió: “en La concentración de esas 28 fichas que suman 168 pintas y que muchos dicen ‘solo es colocar y colocar’ eso tiene una lógica, que es la lógica matemática. Se debe saber cuándo pisar la ficha del contrario, cuando pisar la del compañero, se debe tener una estrategia. Lo que pasa es que muchos lo han visto para el consumo del alcohol y no le han visto esa esencia grande que tiene el dominó”.

A la pregunta de si no puede faltar una cerveza en un juego de dominó, Alfredo Cervantes responde enérgicamente. “No, no es cierto. También podemos jugar de forma recreativa, sana y muy pronto en Colombia de forma deportiva”.

El impulsor de lo que será el Torneo Internacional de Dominó en Valledupar, dijo que en países como Italia enseñan este juego a los niños mientras están en los colegios. Aseguró que muchos al llegar a las universidades se convierten en grandes estadistas. “No estoy exagerando –afirmó Cervantes–. Conocemos personas que han impulsado el dominó en sus países y al tiempo son jefes de Gobierno, Viceministros o jefes Militares”.

Alfredo Miguel Cervantes Acuña, dio a conocer que en Valledupar las universidades ya empezaron a interesarse por este juego. Por ese motivo, actualmente dicta clases de dominó en una institución universitaria.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Colombia se reconcilia con su premio Nobel

Colombia se reconcilia con su premio Nobel

En horas de la tarde del 17 de abril, la noticia de la muerte de Gabo ya era conocida por una gran mayoría de la población colombiana...

De policía a vendedor de cholados

De policía a vendedor de cholados

Hielito picado servido en vasitos, hielito con sabor a vainilla, piña, coco, tamarindo, hielito con leche condensada, al hielito com...

La orientación sexual y el derecho a la intimidad, discutidos en Valledupar

La orientación sexual y el derecho a la intimidad, discutidos en Valledupar

El 28 de junio de cada año se celebra en el mundo el día del orgullo gay. Un día en el que las comunidades que conforman el grupo LG...

El himno francés sonó en todo Valledupar

El himno francés sonó en todo Valledupar

El viernes 18 de mayo fue el día elegido para celebrar los 4 años de la creación de la Alianza Francesa en Valledupar y toda la ciud...

El viejo ‘Gera’ Ortiz, eterno médico de La Loma

El viejo ‘Gera’ Ortiz, eterno médico de La Loma

No más se sentó en la puerta de su casa los saludos no cesaron para el hombre que durante una cantidad de años se ha dedicado a br...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube