Ocio y sociedad

A pie por Valledupar

Herlency Gutiérrez

10/03/2015 - 02:40

 

Centro de Valledupar / Foto: El Pilon

A pie: A pie andan los niños sin transporte escolar de los corregimientos de Valledupar. A pie porque la administración municipal no ha logrado finalizar la contratación del mismo. A pie, niños que no superan los 12 años recorren varias horas para llegar hasta el colegio, las mismas horas que deberán recorrer para regresar a sus hogares. A pie parecen andar los procesos de contratación del transporte escolar realizados por el secretario de Educación municipal, Asdrubal Rocha, quien afirmó que a finales del mes de marzo habría solución, la misma afirmación la hizo a finales de febrero y a finales de enero.

A pie parecen andar las esperanzas de los estudiantes a quienes es común ver en las carreteras pidiendo un chance, pidiendo lo que por derecho les corresponde; niños que a pesar de su corta edad reconocen la negligencia administrativa que los expone diariamente al peligro y que a siete de ellos los llevó a un hospital tras sufrir diferentes lesiones producto de un accidente por falta de transporte escolar.

A pie: A pie andan las acciones para la atención de niñas de la vereda Las Casitas, jurisdicción de Valledupar, quienes no superan los 15 años y ya son madres. Apenas la administración municipal se da por enterada de una problemática evidente no solo en zonas rurales sino también en la zona urbana de Valledupar. El registro en la capital del Cesar de 2050 casos de adolescentes embarazadas el año anterior debió ser el despertador, sin embargo, la administración, aún duerme.

A pie: A pie andan los vallenatos tras la expedición de un decreto que restringe el uso de motocicleta y que busca eliminar el mototaxismo sin antes resolver el problema de falta de busetas. A pie hay que andar, claro, si así lo permite el parqueo de vehículos los cuales invaden la zona peatonal.

A pie: A pie no se puede andar por algunas calles de Valledupar donde los amigos de lo ajeno no solo roban pertenencias sino que también roban vidas. A pie vemos pasar como tan solo el 49 por ciento de los vallenatos piensan que las cosas en la ciudad van por buen camino, de acuerdo a la encuesta Valledupar Cómo Vamos.

A pie: A pie va la ‘Transformación’ un día prometida, de todas formas nunca se especificó el paso en que andaría.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Estados Unidos, entre paradojas y esperanzas

Estados Unidos, entre paradojas y esperanzas

Al escuchar el nombre Estados Unidos, lo usual es que las personas visualicen una república independiente, protagonista de guerras, ...

El llamado de Imelda Daza en la Escuela Vallenata de la Paz

El llamado de Imelda Daza en la Escuela Vallenata de la Paz

En las memorias del departamento del Cesar debe quedar el día en que la señora Imelda Daza intervino en la Escuela Vallenata de Paz...

Parientes olvidados en los laberintos de la guerra

Parientes olvidados en los laberintos de la guerra

Iba atado por el cuello con una cuerda, halada por otro hombre que lo llevaba “como a una mascota”. Iba demacrado, dejando a su p...

La cultura del modelaje y la belleza en el Cesar

La cultura del modelaje y la belleza en el Cesar

En los últimos años, el departamento del Cesar y Colombia en general han visto crecer las ofertas de modelaje. Los concursos de pasar...

La relación colombo-china, afianzada en el Cesar

La relación colombo-china, afianzada en el Cesar

En su viaje a Valledupar, organizado por la Asociación de Amistad Colombo-china y la Fundación Universitaria Areandina, el embajador ...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube