Ocio y sociedad

José Mujica también tiene su Iglesia

Redacción

07/04/2015 - 05:55

 

José Después de Maradona, Mujica no podía faltar. A pocos días de su salida del gobierno, el ex-presidente uruguyo -que causó sensación por sus muestras de humildad y sensatez durante su mandato - acabó transformado en santo. O mejor dicho: en el dios de una iglesia.

La noticia salió de la ciudad de Huancayo, departamento de Junín en Perú, antes de propagarse masivamente por las redes sociales y contribuir así a la repentina fama de la autoproclamada Primera Iglesia Mujicaniana.

Se trata de una congregación religiosa que tiene como carta pastoral los enunciados del llamado "presidente más pobre del mundo". El pastor Pedro Vallejo Ribeiro y sus feligreses no esconden su dicha y enumeran con un libro en mano –que denominan Puédamos- algunos de los preceptos del José “Pepe” Mujica.

Los preceptos se basan en muchas de las declaraciones realizadas por el ex–presidente durante su ejercicio del poder. Frases sencillas que invitan a la reflexión y que los creyentes repiten con energía y rapidez a modo de oración.

1. “Por el camino más largo es el viaje más corto”.

2. “Hay cosas que tienen valor cuando se pierden”.

3. “Yo quiero saber la verdad, pero en la justicia no creo un carajo”

4. “Vivir mejor no es sólo tener más, sino que es ser más feliz”

5. “Si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de ellas. La verdadera libertad está en consumir poco”

6. “Pobres no son los que tienen poco. Son los que quieren mucho. Yo no vivo con pobreza, vivo con austeridad, con renunciamiento. Preciso poco para vivir”.

7. “Con ese dinero me alcanza y me tiene que alcanzar. Hay quienes viven con mucho menos”.

Votos de austeridad, sencillez y auto-control. En eso se centra la palabra del enviado Mujica. Pero, ¿cómo empezó todo? El pastor Pedro Vallejo rememora la fecha del 25 de febrero. Ese día se le ha metido para siempre en la memoria.

El pastor explica que tuvo una epifanía a través de un sueño. Se le apareció Dios y le dijo que pronto encontraría a su enviado en la Tierra, que lo ubicaría rápidamente, y que la señal sería muy clara: los reyes se sentarían en la silla de los humildes.

El primero de marzo, al ver en un programa de televisión el Rey de España sentarse junto a Mujjica en una silla del jardín humilde del ex–presidente uruguayo, el pastor lo entendió todo. “Comprendí inmediatamente el mensaje y supe lo qué hacer", manifestó con una sonrisa poderosa. 

 

PanoramaCultural.com.co   

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Parque de las madres, convertido en parque creativo

El Parque de las madres, convertido en parque creativo

En su propósito de multiplicar las manifestaciones culturales y de llegar al mayor número de personas posible, un colectivo compuesto...

El afiche oficial del 46 Festival Vallenato

El afiche oficial del 46 Festival Vallenato

Tras el fallo del concurso del afiche oficial para el 46 Festival Vallenato –que declaró desierta la convocatoria–, algunas dudas ...

El solsticio de verano y sus secretos

El solsticio de verano y sus secretos

  Para quienes viven en el hemisferio norte, la estación oficial de verano empieza el 20 o 21 de junio, dependiendo de dónde vivas,...

La Marea Roja: desmitificando la menstruación

La Marea Roja: desmitificando la menstruación

"Cómo percibimos la regla es algo claramente cultural. No deja de ser una construcción social, aun estando basada en algo biológico....

Mujeres superando barreras

Mujeres superando barreras

Con ocasión de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer; en esta ocasión hablaré sobre el papel de las  mujeres en la ...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados