Ocio y sociedad

El Colectivo Arte Upar 21 anima las calles de Valledupar

Redacción

21/05/2012 - 11:05

 

Escena de teatro en el Parque de las MadresEn su esfuerzo por recuperar los espacios públicos, el colectivo cultural Arte Upar 21 volvió a convertir el Parque de las Madres en un lugar de ocio y de entretenimiento.

Este encuentro –que suele producirse los viernes– ganó en oferta y en seguidores. La programación empezaba desde las diez de la mañana, con la participación de un grupo de jóvenes artistas que exponían algunas obras de teatro y de pintura. Mientras que la tarde fue dedicada al difunto escritor Carlos Fuentes.

Las obras de teatro tuvieron un efecto inmediato. Risas y aplausos, comentarios efusivos y nuevas ideas de espectáculos, demostraron que el Arte es una forma inmejorable para dar vida a un barrio y compartir experiencias.

El impacto sobre los transeúntes fue notable. Los que pasaban se sorprendían de ver al Parque de las Madres lleno de vida y colores. En gran parte eso se debía a los puestos de venta de artesanía y mochilas que completaban la oferta cultural.

También la venta de la revista Letras, que ocupaba un lugar importante en la plaza, llamó la atención del público interesado por lecturas creativas

El colectivo Arte Upar 21 tiene la intención de prolongar estas actuaciones durante varios viernes seguidos y espera que se genere un ambiente favorable para el intercambio cultural.

John Arias –un pintor del colectivo– se mostró especialmente contento con el inicio del día e indicó que las expectativas a mediano y largo plazo eran muy positivas. En las próximas semanas, espera poder exponer una obra personal que aproveche algunos de los elementos del Parque.

Por su lado, William de Ávila, uno de los impulsores de esta iniciativa, explicó que esta cita había tenido resultados muy positivos y que esperaba ver una consolidación en las próximas semanas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Recorriendo la Europa supersticiosa

Recorriendo la Europa supersticiosa

Europa está llena de supersticiones, muchas compartidas (leáse gato negro, pasar por debajo de una escalera, espejos rotos, o abrir u...

Un Festival Vallenato sin afiche y una tormenta en las redes

Un Festival Vallenato sin afiche y una tormenta en las redes

El próximo Festival Vallenato sigue sin afiche promocional y, por lo visto, seguirá así durante un tiempo indefinido. El motivo es c...

Una transformación con sabor musical

Una transformación con sabor musical

La apertura en Valledupar del restaurante Burger King más grande de Colombia marca una nueva etapa en el crecimiento de la ciudad. La...

África y su memoria, entre las prioridades del Centro de Cooperación Española en Cartagena

África y su memoria, entre las prioridades del Centro de Cooperación Española en Cartagena

  Con el objetivo de proteger los derechos de las personas de ascendencia africana, reconociendo sus aportaciones y la preservació...

La Tramacúa: ¿una cárcel de castigo?

La Tramacúa: ¿una cárcel de castigo?

A cinco kilómetros de la ciudad de Valledupar, capital del Departamento del Cesar, en el norte de Colombia, se encuentra el establec...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados