Ocio y sociedad

‘Caño lindo’, rezandero milagroso de La Loma

Juan Rincón Vanegas

24/08/2015 - 06:20

 

La vida le cambió del cielo a la tierra a Donisel Ubaldo Yunes Novoa cuando siendo muy joven le descubrieron que tenía el don para curar a través de los rezos. Todo sucedió cuando ayudaba en los trabajos sanatorios a Juan Sebastián Lúquez, un viejo rezandero de su tierra natal, Las piedras, corregimiento de Tolú Viejo, Sucre.

Hoy, a sus 72 años, cuenta que hace 50 se inició en esta labor que le ha permitido curar enfermedades y alargar la vida a muchas personas, todo a través de los rezos y con el favor de Dios. “No mando pastillas, ni baños con plantas porque está curando Dios a través de mi persona”, dice muy convencido.

Cuando se llega a La Loma, corregimiento del municipio de El Paso, Cesar, nada más preguntar por ‘Caño lindo’ y enseguida indican donde vive el rezandero milagroso.

Al sentarse con el popular ‘Caño lindo’, nombre que se ganó porque se la pasa interpretando la canción de Adriano Salas, comienza a explicar porque es un rezandero diferente. “Nunca he cobrado plata. Lo mío es un don de Dios y lo dejo a la voluntad de la persona que recibe el beneficio. Con el favor de Dios curo de todo desde un cáncer hasta un dolor de cabeza, pasando por el corazón, problemas de erección y toda clase de males del cuerpo”.

Estando en la entrevista llegó un joven y le dijo algo en el oído. Debió ser preocupante porque varias lágrimas visitaron su rostro.

‘Caño lindo’, lo hizo sentar y, enseguida, le pidió que cerrara los ojos y se concentrara. Él, se quitó su cachucha, cerró sus ojos, le puso su mano derecha en la cabeza y comenzó su ritual sagrado.

No musitó palabra. Solo movía la boca y el rezo se extendió por varios minutos. Al terminar en voz baja le hizo algunas recomendaciones y lo invitó a que regresara la próxima semana. El joven le dio las gracias y sacó su cartera para darle algún dinero y ‘Caño lindo’ no lo dejó porque le frenó la acción con estas palabras: “Muchacho, todo tiene su tiempo, deja que Dios haga el milagro”.

Después del rezo se sentó a seguir dialogando y señaló: “Lo mío no se enseña, nace y por eso no le he dicho mi secreto a nadie y muchas personas dan fe de los milagros de sanidad”.

El médico incrédulo

Para ratificar lo anterior cuenta la historia de un médico que se negaba a traer a su progenitor para que lo rezara. “El papá del médico sufría del corazón. Ya lo habían operado y fue poco el resultado. El papá, un conocido ganadero, insistía en venir hasta que el médico aceptó traerlo. Vino a ocho rezos consecutivos y ahora está sano, gracias a Dios. El médico ahora me recomienda para rezar toda clase de enfermedades. Aclaro, que no estoy en contra de la medicina, lo mío es un trabajo social y de curación divina”.

Entonces hace énfasis en que atiende un promedio de 100 personas a la semana y cada cual viene con su problema que le cuenta rápidamente y enseguida comienzan los rezos. “Todo dependen del mal y van de tres a 12 rezos. Nunca digo nombres, ni qué tiene la persona, eso es secreto”.

Cuando se le indaga como fue el comienzo de su trabajo curativo a través de los rezos, tradición de nuestros abuelos que está en vía de extinción, manifiesta que comenzó con niños que se recuperaban de inmediato. “Eso me dio confianza y en eso he estado todo el tiempo, Vivo en La Loma desde hace 22 años. En esta tierra, ahora llena de carbón, antes era un pueblito tranquilo, me quieren mucho, especialmente el amigo Víctor Julio Cuadro, cuya señora puede dar fe de los milagros.

Caño lindo…

Deja un momento los rezos, y le pide a una persona que acaba de llegar que espere para explicar lo de ‘Caño lindo’. “Esa canción siempre me ha gustado y la canto a cada rato y por eso la gente me puso ese nombre. Nadie me conoce como Donisel Ubaldo Yunes Novoa”. Sin pedírselo comenzó a cantar pausadamente y con buena entonación:

Adiós Caño lindo, ya me voy despidiendo

adiós panorama delicioso de los llanos,

se va Adriano Salas y es por motivos de invierno

ahora volveré con el próximo verano.

Al indicarle que hiciera un esbozo de su vida, indica que ha sido andariego, pobre, caritativo, que no ha tenido hijos, pocas mujeres y enseguida hace la explicación. “El amor ha llegado y se ha ido de repente, y para eso decidí estar solo. Una fórmula buena es depender de uno mismo”.

Se queda pensativo y dice: “Gracias a Dios, a mis 72 años nunca he sufrido ni de un dolor de cabeza”.

En eso pasó por el lugar un adulto mayor y ‘Caño lindo’ lo llamó para que diera  testimonio de que estuvo inválido y con los rezos pudo caminar. “Si es verdad, gracias a Dios y a ‘Caño lindo’ estoy bien”, manifestó.

El famoso personaje de La Loma, que tiene sus secretos para curar a través de los rezos, se quedó en su oficio con el único afán de darle alegrías a los que buscan sus servicios, le ponen la fe necesaria y de esta manera permiten dar en el blanco de sus males.

Al final se le pregunta a ‘Caño lindo’ si conoció a Adriano Salas, el autor de ese vallenato auténtico, y dice que no. “No tuve el honor de conocerlo, pero sigue siendo mi ídolo porque sin falta lo recuerdo todos los días. Ese es mucho canto hermoso grabado por los Hermanos Zuleta en 1982”. Y vuelve a cantar:

 

Adiós Caño lindo con tus aguas encantadas

tu bella rivera y tu rica vegetación.

Se queda la sierra y eso si me parte el alma

por eso me voy sufriendo del corazón.

Me voy muy triste y lleno de guayabo

para salir y no encuentro el camino,

con la esperanza que llegue el verano

para volver de nuevo a Caño lindo.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

"¡Cesáreo me dijo que los Galápagos eran a 1500 pesos!”

Sí, era una tarde de Semana Santa cuando Rosiris Ruíz se quedó embobada mirando esos cuatro monstruos que Anita vendía por la cal...

Talleres de arte y sanación, un camino hacia la reconciliación y la paz en Bolívar

Talleres de arte y sanación, un camino hacia la reconciliación y la paz en Bolívar

Históricamente, el departamento de Bolívar ha sido fuertemente golpeado por la violencia. Grupos guerrilleros y paramilitares, delinc...

El Cesar: ¿listo para las olimpiadas?

El Cesar: ¿listo para las olimpiadas?

Dentro de muy pocos días, la capital inglesa (Londres) acogerá uno de los eventos que mayor audiencia genera a nivel mundial –junto...

Doña Clemencia

Doña Clemencia

Los estudiantes la conocían como la señora de las repollitas. Se pasaba el día ofreciendo estos pastelitos en prados y edificios d...

La decadencia irremediable del melodrama latino

La decadencia irremediable del melodrama latino

La telenovela fue por varias décadas el producto televisivo más popular y garante de alto rating para las televisoras latinas, Méxic...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El grupo V4, una etapa notable del arte vallenato

Johari Gautier Carmona | Artes plásticas

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

El cine como herramienta educativa

José Vicente Mestre | Cine

Los héroes del desarrollo de Barranquilla

Adlai Stevenson | Historia

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube