Ocio y sociedad

“El perdón no es lo mismo que el olvido. Exige la memoria”

Redacción

12/08/2015 - 05:15

 

Vicente Duran Casas

En un proceso de paz en el que hay muchos muertos de por medio, el significado de la palabra “Perdón” se reviste de un significado más solemne, grave y profundo. Y esto puede ser una explicación de las resistencias que existen a la hora de hablar de paz en la actualidad colombiana.

Estas reflexiones del profesor de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana, Vicente Durán Casas, en la Escuela Vallenata de Paz abrieron el ciclo dedicado a la reconciliación desde la espiritualidad, el respeto y la aceptación del otro.

El encuentro sirvió para entender lo que supone un proceso de paz más allá de la firma de un tratado, más allá de la negociación entre grupos enfrentados: el reconocimiento del daño causado y el perdón entre enemigos, víctimas y victimarios.

“Frente a las masacres, frente al secuestro, al reclutamiento forzado de niños, no se puede utilizar la palabra perdón con el mismo sentido por el que le decimos perdón por haberte pisado, fue sin querer.  Se trata de un asunto mucho más serio y, por eso, vale la pena preguntarnos en qué consiste el perdón y de dónde procede”, explicó el ponente.

El perdón es una etapa esencial de este proceso. Y aunque no es la etapa culminante, es la que asegura que la armonía y la convivencia sean duraderas. El perdón es el garante de un complejo equilibrio y, por eso, no sólo puede ser religioso o teológico, sino también individual y colectivo, de conciencia y político.

Según el profesor Vicente Durán Casas, es importante hacer las siguientes preguntas para que el perdón cobre sentido y se mantenga coherentemente en el tiempo: ¿Qué es lo que debemos perdonar? ¿Quién perdona a quién? ¿Cuánto se perdona? Evidentemente, si no se toma conciencia sobre estos asuntos, corre el peligro que el perdón caiga en el olvido o que, simplemente, no tenga fundamento.

“Pedir perdón se volvió moda. Donde todo el mundo pide perdón, se banaliza el perdón”, expresó Vicente Durán para ilustrar esa tendencia de nuestra sociedad actual en escenificar el perdón y convertirlo a veces en un espectáculo ligero.

Sin embargo, el profesor advierte: un proceso de reconciliación nacional en el que el perdón sea un simple accesorio, no tiene sentido. El perdón debe ser un pilar central y, además, citando a la filósofa Hannah Arendt, ese perdón tiene que recordarse mucho tiempo después de su realización.

“El perdón no es lo mismo que el olvido. Exige la memoria”, explica Vicente Durán antes de añadir: “Olvidar o ignorar el pasado podría condenarnos a repetirlo”.

 

PanoramaCultural.com.co    

3 Comentarios


Berta Lucia Estrada 12-08-2015 06:13 AM

Una cosa es la reconciliación y la reconstrucción del tejido social, y otra muy diferente es el perdón. Al menos yo no estoy dispuesta a perdonar a ninguno de los actores del conflicto armado en Colombia, ni a la guerrilla, ni ni a Uribe, ni a los paramilitares, ni al Estado; sin olvidar a los ganaderos, terratenientes, empresarios que se han lucrado de la guerra. Considero una falta de respeto que se hable de perdón. Sobre todo con las connotaciones religiosas que tiene en un país como Colombia, ancorado en un pensamiento judeocristiano que lo impulsa a creer que para lograr la vida eterna debe perdonar y poner la mejilla cuando haya sido golpeado. Para entender mejor mi posición los invito a escuchar la lectura que hice de uno de los cuentos que conforman el libro Los velos de la memoria de Jorge Eliécer Pardo: Sin nombre, sin rastro sin rostro http://youtu.be/sl7l4LRM948 Berta Lucía Estrada, autora de la columna FRACTALES

Berta Lucia Estrada 12-08-2015 06:14 AM

quise decir poner la otra mejilla

Isabel 12-08-2015 07:10 AM

El perdón es el gesto más grande y el único que podría reconciliar a una nación. Hay que reiniciarlo todo y ese sería el inicio...

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Un preámbulo de lujo para el Festival Vallenato

Un preámbulo de lujo para el Festival Vallenato

El Festival no ha comenzado oficialmente pero ya se siente la exaltación y el interés causado por el vallenato. Una prueba es el magn...

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

Tan es así que muchos padres olvidan el nombre de pila de sus hijos. Y a veces ellos, los hijos,  también. Como el caso de la se...

Cecilia Lúque, la Dama del Protocolo en Valledupar

Cecilia Lúque, la Dama del Protocolo en Valledupar

Sobreviviente de la tragedia de Armero y reina de Carnaval en Valledupar, Cecilia Lúque Soto es conocida ampliamente en la capital del...

Luz Amparo Álvarez: “Yo quería que Diomedes Díaz estuviera en la final”

Luz Amparo Álvarez: “Yo quería que Diomedes Díaz estuviera en la final”

En su paso por la capital del Cesar, la actriz y jurado del programa “Yo me llamo”, Luz Amparo Álvarez, quiso compartir un momento...

El hombre que silba por la paz de Colombia

El hombre que silba por la paz de Colombia

Mirada penetrante y frente reflexiva. Detrás de sus anteojos, Jorge Eliécer Visbal Malo observa detenidamente el mundo de colores q...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube