Ocio y sociedad

Yo me llamo Diomedes: el mejor homenaje al Cacique

Redacción

14/06/2012 - 10:30

 

Rafael Maestre en Valledupar Algunas personas esparcieron esta semana una noticia equivocada. Diomedes Díaz no estuvo en Valledupar. Tampoco lo entrevistó Coco Ramos. Todo es el resultado de una descontrolada confusión.

Sabemos que, a esta hora, muchos de los que se pasearon por el centro comercial Guatapurí enla tarde del miércoles –y que vieron cómo la gente se detenía para ver un inesperado espectáculo–, siguen difundiendo el rumor y alabando las capacidades de un Cacique inagotable.

En realidad queremos informarles que nada es lo que parece. O mejor dicho: que todo lo que vieron en ese momento no hace parte de la realidad, sino de un sueño hecho realidad.

A estas alturas, intentaremos ser más claros: el Diomedes Díaz que cantaba, gesticulaba, saludaba a las mujeres, cerraba el ojo derecho, sonreía, respiraba, y bailaba –como sólo el Cacique de la Junta sabe hacerlo–: no era Diomedes Díaz sino Rafael Maestre. El imitador que se ha hecho famoso en todo el país con el programa Yo me llamo.

Con esta noticia, esperamos no desilusionar a los lectores que creían formalmente en la presencia de su ídolo. Pero también queremos ser justos con el que podría ser uno de los mejores imitadores del Cesar y Colombia.

Seis meses después de iniciar el largo proceso de Yo me llamo, Rafael Maestre volvía a Valledupar sonriente y complacido por las muestras de cariño de un público totalmente entregado.

Es cierto que al clon de Diomedes Díaz le puede faltar un poco de pelo, pero le sobra todo lo demás: el carisma, la gracia, la voz, el talento, las mímicas y, cómo no, ese inolvidable cerrar de ojo que hace del Cacique un ser único.

Frente a más de 120 rivales de todo Colombia que llegaban histriónicos y emperifollados, con gafas de colores, peluquín engominado, botas de piel de cocodrilo y el diamante incrustado en el diente, Rafael Maestre demostró que Diomedes es Diomedes no sólo por la apariencia sino por el lenguaje que emplea, sus expresiones, sus sonrisas, su forma tan especial de moverse en el escenario y conectar con el público.

El concursante llegó a rozar la final, y en muchas apuestas se le incluía entre los ganadores junto con el imitador de José José, pero la suerte quiso que su camino se detuviera ahí.

Rafael Maestre tuvo que olvidar irremediablemente el sueño de los quinientos millones de pesos. Fue algo difícil de digerir, sobre todo después de tanto esfuerzo y presión mediática, pero el imitador no hizo ninguna muestra de aflicción en público. Mantuvo en todo momento la compostura y eso hace que su personaje de imitador haya ganado en admiradores.

Hoy, “Yo me llamo Diomedes” se queda con todo lo mejor: los innumerables seguidores, el reconocimiento, los cuatro meses de aprendizajes y tutoriales de canto, la experiencia y la sensación de haberse abierto muchas puertas.

Antes de despedirse, Rafael hipnotizó el público con la declamación de un poema que escribió en su juventud y en el que incluyó los títulos de más de noventa canciones del repertorio de Diomedes Díaz. Los aplausos fueron notorios y la respuesta de Rafael también: “Se las dejo ahí”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las mezclas urbanas del grupo Cabadzi, en Valledupar

Las mezclas urbanas del grupo Cabadzi, en Valledupar

Pura fusión y energía. La música del grupo francés Cabadzi es realmente difícil de catalogar. Podría considerarse rap, pero tambi...

‘Tía Tere’

‘Tía Tere’

Yo no sé cuándo fue. No lo quiero saber. Pero un día leí algo en “Soy Sanfernadero”, algo que me dejó petrificado, sembrado ...

“Soy mototaxista y no soy un delincuente”

“Soy mototaxista y no soy un delincuente”

Se acerca el medio día. Sergio está sentado sobre su motocicleta prendida y estacionada en una concurrida avenida de Valledupar. Co...

Recordando la figura de Tite Socarras: el gigante tierno

Recordando la figura de Tite Socarras: el gigante tierno

La Guajira y el Cesar son tierras donde el reflejo de Macondo brilla en cada esquina. Donde los mitos y los rumores convierten a un hom...

El regreso a Valledupar del profesor KiKo Barrios

El regreso a Valledupar del profesor KiKo Barrios

Kiko Barrios es conocido como el primer director técnico del Valledupar Fútbol Club. En su hoja de vida aparecen diferentes equipos...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados