Ocio y sociedad

Los calzados atados a un cable, una nueva moda en Valledupar

Redacción

14/06/2012 - 11:00

 

Existe todo tipo de modas, algunas más insólitas que otras, pero la que les vamos a contar no tiene ninguna comparación.

En los últimos meses se ha visto en la ciudad de Valledupar un número apreciable de zapatos atados y colgados en los cables eléctricos que recorren nuestras calles. En muchas ocasiones, estos pares se encuentran en lugares casi imposibles de acceder, a alturas despampanantes que infundirían miedo a cualquiera.

Pero no se vayan a creer que estos zapatos llegan ahí por arte de magia. En realidad se trata de una moda que nació hace varios años en Estados Unidos y que consiste en atar por los cordones un par de zapatos y lanzarlos al aire hasta lograr engancharlos en los cables eléctricos o telefónicos de las calles.

Algunas leyendas urbanas dicen que conseguir que los zapatos queden colgados en los cables genera mucha suerte. Otras hablan de felicidad o de sexualidad renovada. Pero eso es lo que cuentan las leyendas porque si hablamos con personas de las ciudades afectadas por este problema la respuesta es totalmente distinta.

En Estados Unidos y de Europa, este fenómeno se ha convertido incluso en una verdadera epidemia. El caso de ciertas ciudades españolas, francesas o italianas –donde las autoridades retiran de los cables centenares de pares por semana– es un claro ejemplo de lo problemática que puede convertirse esta moda.

En esas tierras lejanas, la cosa se ha vuelto tan exagerada que cualquier calzado (sea tenis, botas, chancletas, sandalias e incluso botas de ski) puede convertirse en un objeto para “tirar y colgar” en lo alto de unos cables eléctricos.

De momento, en Valledupar, esta moda se vive de manera alegre y sosegada, como suele pasar cuando las modas sólo empiezan. En nuestra exploración descubrimos frente al Coliseo un lugar propicio para el “lanzamiento” de calzados.

Allí encontramos un grupo de jóvenes que sonríen cuando les preguntamos por esos calzados colgantes. Juan José y Mileidis nos contestan que nunca habían escuchado nada acerca de este tipo de prácticas. “La gente anda loca. No tienen más nada que hacer”, añade Mileidis con una sonrisa burlona. “Tienen una puntería impresionante”, comenta Juan José aterrado.

Un poco más lejos, nos encontramos con otros jóvenes. Carlos Alberto y Rosa conforman una pareja aparentemente más informada sobre este asunto. “Conozco a un tipo que quiso impresionar a los amigos  –explica Rosa–. Era tarde en la noche y le dio por quitarse los zapatos casi nuevos. Los tiró y de primera se quedaron colgados. Luego, el hombre volvió descalzo a casa. Los compañeros se burlaban de él”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

De la ruta de la gasolina a la ruta de la almojábana

De la ruta de la gasolina a la ruta de la almojábana

A Luis Carlos Montejo Vega lo encontré en ‘la plaza de las almojábanas’ del municipio de La Paz, Cesar; como es costumbre de lo...

La verdad con sabor a Mujer Caribe

La verdad con sabor a Mujer Caribe

Las mujeres caribes escriben historias con tinta de paz, reconciliación, equidad e igualdad social; tienen la fuerza de la palabra, la...

Doña Clemencia

Doña Clemencia

Los estudiantes la conocían como la señora de las repollitas. Se pasaba el día ofreciendo estos pastelitos en prados y edificios d...

Comfacesar informa sobre el subsidio de emergencia al desempleo

Comfacesar informa sobre el subsidio de emergencia al desempleo

La Caja de Compensación Familiar del Cesar (COMFACESAR) informa a la comunidad y en especial a los beneficiarios del Subsidio de Prote...

La Guajira, una oda a la esperanza

La Guajira, una oda a la esperanza

  “Que La Guajira se formó de una caricia del sol y del pincel milagroso del Divino”, cantaba el trovador Hernando Marín, qui...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados