Ocio y sociedad

Una mujer que alza su voz para empoderar a otras mujeres

Samny Sarabia

14/03/2016 - 06:30

 

Beatriz Ramírez David

En una sociedad históricamente dominada por hombres; algunas mujeres valerosas han encontrado diferentes maneras de luchar por el reconocimiento pleno de sus derechos y romper con los paradigmas que las han excluido. La historia destaca a mujeres como la literata francesa Olympe de Gouges quien en 1791 escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.

Un año más tarde, Mary Wollstonecraft; escritora y filósofa inglesa publicó su obra Vindicación de los derechos de la mujer, en respuesta a los escritos en los que Rousseau afirmaba que las mujeres debían recibir una educación diferente a la de los varones, pues ellas estaban hechas para agradar. En su obra Wollstonecraft fundamentaba las razones por las cuales las mujeres deberían recibir una educación de la misma calidad y extensión que la de hombres.

Cómo no traer a su pantalla los nombres de esas mujeres que pelearon por los derechos laborales de sus iguales, Rosa Luxemburgo y Flora Tristán; esta última considerada  como la fundadora del feminismo moderno. Otra lucha importante fue la lograda por ‘Las Sufragistas’, mujeres norteamericanas que defendieron la reivindicación del derecho al sufragio femenino. En 1950, la filósofa francesa Simone de Beauvoir publica El segundo sexo, obra que inspiró un gran  movimiento político, cultural y social de la mujer que se ha mantenido hasta la actualidad.

Como ellas, existen muchas otras que dedicaron su vida y pusieron sus capacidades a disposición de esa larga lucha que no acabado pero en la cual se han ganado batallas importantes. Este artículo se centrará en la de una mujer más cercana y contemporánea con nuestra época, se trata de la vallenata Beatriz Clemencia Ramírez David. Su aporte ha consistido en convertirse en la voz de aquellas mujeres que no tienen voz, o mejor, de aquellas que no se sienten escuchadas en un mundo concebido por y para el género masculino.

Su lucha como feminista y reconocida activista en temas de erradicación de violencias contra la mujer dentro y fuera del conflicto armado, el empoderamiento de las mujeres y la participación política de estas, la llevó a representar a las mujeres colombianas en el grupo Asesor de la Sociedad Civil para Latinoamérica y el Caribe de ONU Mujeres.

Detrás de un micrófono, en diferentes escenarios nacionales e internacionales, Beatriz Ramírez ha alzado su voz para dar a conocer la situación de sus equivalentes en Colombia y especialmente en Valledupar, ciudad que le vio nacer un 17 de octubre del año 1968.

Su activismo inició en 2001. Por ese tiempo se desempeñaba como funcionaria pública de El Difícil, Magdalena donde era el enlace entre esa cabecera municipal y la población de Ariguaní. Su función era empoderar a la mujer en temas de educación y autocuidado y animándolas a desarrollar su autonomía económica y política. Fue tal el acompañamiento que logró y el apropiamiento de las mujeres magdalenses en esa zona que cuando la administración la retiró de sus funciones, aquellas mujeres a las que tanto enseñó, protestaron públicamente en la plaza del pueblo para que la reintegraran a su cargo. Ahí estuvo hasta el 2007.

A finales del año 2008 se elaboró y visibilizó el Manual de legislación sobre la violencia contra la mujer, realizado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales/División para el Adelanto de la Mujer de las Naciones Unidas con el  que se reconoció mundialmente dicho flagelo. Hasta ese momento no existían campañas para erradicarlo pero ya ésta competente mujer había empezado a prestar su voz y hablarle al oído a las mujeres de sus derechos a existir, pensar y decidir.

Beatriz Ramírez David es una lideresa innata, posee una amplia experiencia en trabajo con mujeres en la Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz –IMP. También es miembro de la Red de Voceras y Voceros de la Campaña Párala Ya! Nada justifica la violencia contra la mujer; colectivo desde el cual lidera talleres de réplica en la comunidad con el fin de visibilizar el tema de género, desarrollados en colegios, universidades, alcaldías, empresas y con el Ejército Nacional, dirigidos a mujeres adultas y niñas.

El año pasado el Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad, grupo al que pertenece también Beatriz Ramírez, recibió el premio Pax Christi Internacional, gracias al Pacto Ético Por un País en Paz, una iniciativa ciudadana autónoma y diversa que plantea una revolución ética para la construcción de una paz transformadora, justa y sostenible.

Con este pacto el Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad hace un llamado a la población colombiana a partir de la apuesta por ganar la paz, desde una reflexión ética que implica reconocernos en este contexto de conflicto, con el fin de transformar todas aquellas actitudes y situaciones que han perpetuado la guerra en Colombia.

Después de ganar el premio, son más las mujeres vinculadas a este proceso, ya  son más de 100 en todo el país y cada vez se suman más. Este reconocimiento les permitió ser visibles en el país, dando a conocer la estrategia pedagógica del pacto como son los diálogos inimaginables, diálogos posibles y la serie web Amanda y las salamandras. Desde estos liderazgos colectivos hablan al país como sujetas políticas, sujetas de derechos y actoras de transformación, haciendo uso de su ciudadanía activa para ejercer la paz como derecho y como responsabilidad colectiva.

Pese a que los batallares propio de la labor feminista absorben la mayor parte de su tiempo, Beatriz Clemencia tiene una afición inigualable por la cultura y todas sus expresiones. Desde el 2008 es miembro de la junta directiva de la Fundación Golden en Colombia, organización que desarrolla actividades relacionadas con la cultura colombiana en Noruega.

De su desempeño con asesora de esta entidad se desprende el Centro Cultural Leandro Díaz, un proyecto extraordinario desarrollado en Cartagena desde donde se dictan clases de inglés a los niños de los sectores vulnerables de la ciudad heroica con voluntarios provenientes de Noruega).

Al presente ejerce su profesión como administradora de empresas como entrenadora de los nuevos empleados del Grupo Bancolombia en Bogotá; ocupación que realiza a través de la Fundación Universitaria CEIPA de Medellín. Su próxima gran parada para es Nueva York, donde está invitada a la 59 Conferencia del Estatus de la Mujer; evento donde tuvo origen la creación de los grupos asesores de ONU mujeres.

Así transcurre su vida, entre su escritorio, aulas de clases, conferencias privadas o auditorios de relevancia mundial donde cada vez su voz tiene más fuerza y mayor efecto empoderando a las mujeres y a las niñas de su amado Valledupar, de su país y de América Latina; para que todas puedan participar equitativamente de la vida social y política de sus territorios, para que todas tengan la posibilidad de decidir la manera de ejercer su sexualidad, para que sus dos hijas, Karen Beatriz y Tatiana Paola y su pequeña nieta, Gabriela puedan ejercer los derechos a los que tienen derecho.

 

Samny Sarabia 

@SarabiaSamny 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Mi labor en Valledupar es dar a conocer nuevamente al Banco de la República”: Amparo Bello

“Mi labor en Valledupar es dar a conocer nuevamente al Banco de la República”: Amparo Bello

Hace seis meses la bogotana Amparo Bello Davila llegó a Valledupar para administrar la seccional del Banco de República. Ella, prof...

GTA 5: ¿el juego más violento de la historia?

GTA 5: ¿el juego más violento de la historia?

Cinco años han necesitado los creadores de la franquicia de video juegos Grand Theft Auto (GTA) para crear su quinta edición. Desde e...

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

  Las personas que conocen de cerca a Francisco Samec Vergel Ottavo, saben que poner en práctica su don de servicio es una de las ...

Kpintame, una carrera de 5km llenos de emoción y color

Kpintame, una carrera de 5km llenos de emoción y color

La idea no es nueva pero la llegada a Valledupar de Kpintame es motivo de ilusión para muchos. Ya conocida bajo el nombre de “Colo...

El dominó en Colombia: una pasión que busca su reconocimiento como deporte

El dominó en Colombia: una pasión que busca su reconocimiento como deporte

En Valledupar y numerosos municipios de la costa Caribe, el dominó es motivo de encuentros entre vecinos y partidas interminables. L...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados