Ocio y sociedad

Buenos días, Don Miguel

Fabio Fernando Meza

04/04/2016 - 09:10

 

A aquel ser maravilloso que conociera un día. O mejor: que se dejó conocer. A pesar que siempre he estado rodeado de él, no le había dado la importancia que merece hasta que realmente lo conocí. A ese ser hoy deseo darle las gracias.

Parece mentira que ignoraba todo de él, de tal modo que tuve que preguntarle quién era. Me imagino que él fue el primero en extrañarse porque  nos tropezamos por ahí a cada rato.

Me respondió con frases cargadas de adivinanzas, poesía, metáforas, paradojas e hipérboles, todas hermosas. Hoy siento que lo quiero, lo admiro y lo respeto más:

“Sii alguien como tú va donde estoy, le brindo cariño, de mi mejor comida y agua del mejor manantial. De la orilla del camino a mi morada hay un sendero sembrado de esperanzas, de alegría, de confianza y siempre estoy silbando la misma canción, la canción del valor. Soy quien da de comer a mucha gente, soy quien rompe el silencio de la mañana cuando enciendo el fogón de leña y aparece de la nada la llama ardiente que se lleva los últimos suspiros de la noche. Soy quien lleva en los bolsillos una sonrisa, un consejo, un camino. Para mí -continuó diciéndome-, siempre es primavera, siempre es luna llena, siempre es el mes de mayo, siempre es lunes y nunca es domingo.

De repente su rostro se  ensombreció. A veces me pregunto por qué los del pueblo nos maltratan de palabras y de gestos, si nosotros le brindamos todo lo contrario. Somos amigos, somos hermanos, somos seres que heredamos lo bueno y lo bello de nuestros padres. La tierra es nuestra razón de existir. Tener un patio empedrado de aves de corral, un jardín lleno de flores sin marchitar y ese inolvidable olor de las flores de azahar es lo que nos acompaña en cada salida de sol.

Las veces que me he caído es para levantarme con más ímpetu, ese mismo que tiene la naturaleza y que nos regala de a poquito si llegamos a conocer sus entrañas. En ocasiones ella habla, ya no ríe como antes, más bien llora. Soy el que en el camino brinda agua al sediento y hasta el burro al que está cansado. Le muestro el camino al perdido y le devuelvo lo suyo al vecino.

¿Quieres saber quién soy? -Me preguntó-. Soy Rey. Soy el rey de un pedazo de suelo sembrado en Colombia y tengo mi Reina coronada además de mi cosecha lista para ofrecer, porque siempre vivo trabajando. Grito que soy el Rey de mi parcela porque es el único sitio que siento mío y lo llevo hasta en las uñas. Visto de pantalón sencillo, camisa mangas largas y abarcas y llevo en la mano el machete que me acompaña a limpiar la maleza de nuestras  almas. Hoy me he quitado el sombrero y no me siento cómodo sin él. Es nuestra identidad. Soy campesino luchador y laborioso como la herencia de tus padres. Como la herencia de los míos. Somos ricos en transparencia y humildad, en amistad y sinceridad. Soy Rey de mil castillos sin hacer, pero soy Rey, el dueño de cada amanecer… Hoy es un nuevo día, una nueva esperanza…”

Tiene toda la razón: es el monarca de un reino sin vasallos. Y tiene la facultad de ver brillar el sol en las noches y la luna brillando en los medio días. Es el papá de los amigos. La amistad para él es una religión. Y como él son millones los campesinos en Colombia que tienen el don de la lealtad a la madre tierra a quien veneran con pasión.

Buenos días,  don Miguel.

 

Fabio Fernando Meza

fafermezdel@gmail.com

Sobre el autor

Fabio Fernando Meza

Fabio Fernando Meza

Folclor y color

Cronista colombiano originario de San Fernando (Santa Ana, Magdalena). En esta columna encontrar textos sobre la música vallenata, su historia y sus protagonistas, así como relatos cortos que han sido premiados a nivel nacional e internacional.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

  Las personas que conocen de cerca a Francisco Samec Vergel Ottavo, saben que poner en práctica su don de servicio es una de las ...

Bronce para Diomedes Díaz

Bronce para Diomedes Díaz

Darwin Polo Castro es atleta. Tiene 34 años y desde los cuatro descubrió su pasión por el deporte. Junto a sus amigos y a escondidas...

El desafío de conseguir un futuro igual para todos

El desafío de conseguir un futuro igual para todos

  El Día Internacional de la Mujer tiene sus raíces en el movimiento obrero de mediados del siglo XIX, en un momento de gran expa...

Japón, el país que más aporta a la Cultura de Colombia

Japón, el país que más aporta a la Cultura de Colombia

¿Quién lo diría? El país que más aporta al desarrollo de la Cultura de Colombia no es ni americano ni europeo. No habla el mismo i...

“Martín Elías fue el mejor regalo que me dejó Diomedes”: Patricia Acosta

“Martín Elías fue el mejor regalo que me dejó Diomedes”: Patricia Acosta

  Por primera vez en su vida, Patricia Isabel Acosta Solano cuenta detalles del nacimiento de su hijo menor Martín Elías Díaz Ac...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados