Ocio y sociedad

Simón ‘El Templa’, zuletista de “parla” completa

Juan Rincón Vanegas

06/04/2016 - 03:40

 

Simón

Al llegar a su casa la puerta está cerrada y la única opción es llamarlo a su número celular que está escrito en la pared con el nombre que es conocido en Chimichagua y sus alrededores: ‘El Templa’.

Al hacerlo contesta de inmediato y, luego de explicarle el motivo de la llamada, dice: “De una me dirijo a mi casa para que tiremos una larga parla. Estaba dándole vueltas al paisaje y ya estoy en la cabina de mando de mi adorada bicicleta que es vieja, pero todavía da la talla”.

Demora poco y al llegar esboza gran parte de su vida que tiene todos los matices y cuenta que pecar le hace daño y que, por decisión propia, le sacó tarjeta roja al sufrimiento. “Eche, la vida tan corta y regalarle sufrimientos no se  vale, y por eso hay que ser un bacán”, es su argumento principal.

Enseguida al preguntarle a qué se dedica, sorprende con una respuesta llena de diversas alternativas. “Me la he pasado por estos días sacándole el presupuesto al pensamiento para ver cuánto entrega, y esa tarea es complicada”.

Después de dejar los números quietos para otra mesa de trabajo expresa que “Lo que nunca ha salido de mi presupuesto es la música de los hermanos Zuleta. Esa es mi alimento gratuito, es como la Virgen Inmaculada, patrona de mi pueblo, que está siempre a mi lado. Esos cantos preclaros y ese acordeón virtuoso adornan mi corazón y arrullan mis sentimientos”.

La emoción de Simón ‘El Templa’ subió al lado de las estrellas y comenzó a cantar pedazos de varias canciones hasta aterrizar en ‘Mi hermano y yo’.

Se calla un momento y manifiesta: “Esa es la canción que frena los sinsabores, que aviva la llama del folclor y encanta a cualquiera que ame el buen vallenato”.

Hace tiempo que en mi mente existía

un viejo compromiso de componer un son

se trataba de hacé una melodía

con unos cuantos versos, con todo el corazón

pero el tiempo no es corto todavía

y ya llegó el momento para poder cantar

con una nota linda

con una voz sentida

y ganas de llorar.

Para darle mayor claridad a su concepto anota. “Sin la música de los hermanos Zuleta, mi vida pasaría trabajo, las emociones estarían de luto, y sería como el pescador sin mujer que no tiene donde tirar su atarraya cuando tenga que acostarse”.

Sin pensarlo mucho relata que sabe de la historia y de los discos grabados por los hermanos Zuleta, pero que no hace alarde de eso. “Mi argumento son sus canciones que tienen las medidas exactas para gustar a sus miles de seguidores que están regados por el mundo y que se deleitan como Dios manda. Como los Zuleta no hay. Ellos son únicos, hacen parte de una excelsa dinastía. En otras palabras, son fabricantes de alegrías vallenatas”.

Petición de ‘El Templa’

El personaje Simón ‘El Templa’, le dicen así desde niño, y cuyo nombre de pila es Simón Hernández Pérez, quien cuenta con 56 años, se desempeña en diversas labores porque nunca se le ha arrugado al trabajo y lo deja muy claro. “Mi vida es un disco que ha dado miles de vueltas y, como dice Poncho Zuleta, también me he comido las verdes y las maduras”.

Hace una pequeña parada y se mete por completo en el intríngulis de su existencia que cada día tiene que reinventarse para no quedarse rezagado ante los avances que el mismo hombre proporciona.

Mientras entrega sus conceptos, en una vieja grabadora que él llama ‘La reina Zuletista’, suenan canciones de estos artistas a los que quiere como a su propia familia. “En mi casa los Zuleta siempre han jugado de local y esa música en ocasiones la mezclo con algunas cervecitas para que el cuerpo esté a tono”.

Cambiando de tema, hace diversas referencias a la inseguridad reinante. “Esto está fregao por todas partes. Así como vamos se pueden robar el arco iris para venderlo color por color”.

Enseguida regala sus acostumbradas carcajadas, que son el timbre para que sus queridos vecinos sepan que está entablando un ameno diálogo.

Entonces, se pone serio y dice: “Gracias por la entrevista cachetosa, bacana o Makia como dicen mis hijos, y mi gran ilusión sería ver tocar en vivo a los hermanos Zuleta, porque toda mi vida los he escuchado a la distancia. De esa manera me he enamorado de su auténtica música y ahora tengo que dar gracias al Festival Vallenato por ese merecido homenaje que le harán en Valledupar”.

Cuando menos se esperaba el singular personaje preguntó. “¿Paisano, se imagina a Simón ‘El Templa’ parado al frente de la tarima del Parque de la Leyenda Vallenata viendo a Emiliano ejecutar su maravilloso acordeón y a Poncho cantar con esa versatilidad única?”.

Le brillaron los ojos y no dijo más nada. Corrió para la tinaja a tomar agua y no pasar ese momento en seco. Volvió a dar nuevamente las gracias por tenerlo en cuenta y regresaron las carcajadas del hombre más popular de Chimichagua, y al que por su manera de ser todos lo buscan, “Por supuesto”, para enjuagar la vida con jocosidades y dejar desfilar por sus memorias canciones que tienen la marca Zuleta.

Porque cuando escucho mi triste acordeón

quisiera reírme y quisiera llorar

porque cuando escucho a mi hermano cantar

quisiera una copa llena de licor

quisiera un momento olvidar el dolor

que pasen las penas y sentirme feliz

al lado de mi hermano

con quien he batallado

para poder vivir.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Cómo se baila el Vallenato?

¿Cómo se baila el Vallenato?

El vallenato tiene sus reglas y sus patrones. Los cuatro aires que lo conforman son conocidos de todos los seguidores del Festival de l...

Pékerman, el imprescindible

Pékerman, el imprescindible

Buenos Aires le pareció extraña después de tres años de ausencia. Tres largos y venturosos años en los que, además de jugar en el...

Historias de amores: Dalí y Gala

Historias de amores: Dalí y Gala

Elena Dimitrievna Diakonova era una rusa nacida a fines del siglo XIX que viajó a una clínica en Suiza para curarse de tuberculosis. ...

“El perdón no es lo mismo que el olvido. Exige la memoria”

“El perdón no es lo mismo que el olvido. Exige la memoria”

En un proceso de paz en el que hay muchos muertos de por medio, el significado de la palabra “Perdón” se reviste de un significa...

Los reyes magos: ¿eran reyes o magos?

Los reyes magos: ¿eran reyes o magos?

  La palabra “mago”, la cual se traduce en ocasiones “hombres sabios”, es la raíz de la palabra “magia”. Esto no signifi...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados