Ocio y sociedad

Recordando a Germán Piedrahita, el ciudadano colombiano

Redacción

05/07/2012 - 11:53

 

Stella Durán Palabras enternecedoras y recuerdos vibrantes se ligaron este miércoles 4 de julio en un homenaje dedicado al artista que removió los cimientos de la cultura en la ciudad de Valledupar.

La pérdida de Germán Piedrahita, el pasado 14 de junio, sorprendía a todos y, sobre todo, a los que seguían la actualidad cultural de la capital del Cesar. Para muchos fue un punto de referencia y así quedó reflejado en los discursos de la mayoría de los ponentes.

El profesor Camilo Hoyos, gran amigo del difunto, recalcó la cercanía y la fraternidad que existía entre ambos. “Quizás nos conocimos desde siempre –dijo con un tono movido–. Quizás lo conocí en Cali, al salir de una exposición de arte. Mi memoria no da para recordar… Pero cuando nos encontramos en Valledupar, ya nos conocíamos”.

La proximidad no impedía las discusiones. Germán Piedrahita era, según Camilo, un gran polemista que no perdía una sola ocasión para confrontar sus ideas y mejorar lo que él consideraba injusto. “Teníamos siempre grandes discusiones –explica Camilo Hoyos–. Siempre hubo entre él y yo una controversia”.

Nacieron el mismo año y llegaron a Valledupar en la misma época. Esto hace de Germán y Camilo dos almas gemelas unidas por la Cultura y el afán de cambiar las cosas.

“Germán nos deja con la imagen del hombre cívico –expresó Camilo–: Germán Piedrahita es EL ciudadano colombiano”.

Por su parte, el director del Cluster de Cultura y Música Vallenata, Carlos Llanos Diazgranados, se trasladó al año 1990 cuando recién llegaba a la ciudad de Valledupar: “Inmediatamente le conocí a través de sus artículos de prensa –explicó–. Y al escribir en el Diario Vallenato, eso nos acercó”.

Germán Piedrahita fue, además, un hombre que participaba en la organización de los eventos de la cámara de comercio sin esperar nada a cambio. “Nos acompañó en el proceso de creación del Cluster –manifestó Carlos Llanos– y él siempre acababa firmando las actas de reunión”.

En su intervención, la gestora cultural Stella Durán describió el vínculo de amistad que la unía con Germán y sus familiares, y también subrayó la increíble energía de un hombre que nunca dejaba de proponer ideas e incorporarse en nuevos proyectos.

“Pintó el mural de la entrada de la cámara de comercio que representa toda la idiosincrasia vallenata –comentó Stella–, participaba en las tertulias del jueves y nos hacía caer en cuenta que existían muchos más valores en Valledupar que el acordeón”.

El director de la Alianza Francesa, David Siegrist, admitió no haber conocido al artista a fondo pero supo reconocer a tiempo su sencillez, su disponibilidad, su curiosidad y amor por la cultura. No pasaban quince días sin que Germán Piedrahita no viniera a visitar la institución cultural.

Además, David destacó su gran apertura con las generaciones más jóvenes: “La última vez que propuse a Germán exponer me dijo ¿y por qué siempre los mayores? ¿Y los jóvenes”.

Así pues, quedan expuestas en estas breves líneas la inquietud y apertura de un hombre que, hasta el último suspiro, se dedicó a trabajar por la cultura sin esperar nada a cambio.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tim, el último Buendía que resucitó a Macondo

Tim, el último Buendía que resucitó a Macondo

Cuentan que el pito del tren interrumpe sin falta  las sofocantes tardes en Aracataca, un ruido que si bien  embruja a los forasteros...

La vida de Pablo Escobar en pocas palabras

La vida de Pablo Escobar en pocas palabras

Estos últimos días, el nombre de Pablo Escobar ha vuelto a ocupar la primera línea de la actualidad colombiana. Pero ésta vez, por ...

Las jardineras que viven del arte y mueren de sed

Las jardineras que viven del arte y mueren de sed

Era muy temprano. De lejos se veían bien cuidadas. Su apariencia mostraba que estaban consentidas. No tenían reparo en dejarse acaric...

La pandemia perjudicó hasta los

La pandemia perjudicó hasta los "Amores comprados"

  Como en la célebre novela de Gabriel García Márquez, las putas están tristes porque su trabajo se fue al piso, y ya no es acost...

Día de las niñas y las mujeres en la ciencia

Día de las niñas y las mujeres en la ciencia

  Las mujeres que trabajan incansablemente por el desarrollo de los territorios desde investigaciones de gran impacto, merecen todo e...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados