Ocio y sociedad

Las ruedas de una pasión

Camila Castro Quiroz

03/03/2017 - 04:05

 

Luis Hernando Delgado “El Cali”

 

Nacido en el Huila pero con arraigo en el Valle del Cauca, tras haber recorrido parte del interior del país en búsqueda de oportunidades económicas y seducido por el auge del algodón que había en aquella época en la Costa, Luis Hernando Delgado “El Cali”, apodo que le otorgaron amigos al recibirlo en un suelo costeño por su acento y origen, llegó al departamento del Cesar a finales de los años 60. Conoció a un hombre que vendía mercancía en bicicleta a las personas que recogían algodón en la zona y se dedica a ésta actividad para asegurar su sostenimiento en un nuevo lugar que le cambiaría la vida por completo.

Es entonces en ese momento en donde, gracias a la bicicleta, conoce a un grupo de ciclistas aficionados, quienes lo invitan a salir a rodar los domingos y a participar en carreras en la región. Esas salidas los domingos se convertirían en planes de entrenamiento de 3 y 4 veces por semana en una bicicleta de obsequio, sin cambios y en carreteras sin pavimento.

En 1974 un entrenador en búsqueda de nuevos talentos para el ciclismo, lo invita a participar a una carrera en la capital vallenata, en donde sus capacidades le dan la oportunidad de ser seleccionado por el departamento para competir en la Clásica Internacional del Caribe con miras a los Juegos Nacionales de Pereira. Con una bici prestada, totalmente diferente a la que estaba acostumbrado, comienza un camino de duro entrenamiento que arrancaba todos los días a las 5 de la mañana, en rutas que iban hasta Manaure, Villanueva, Codazzi y cercanías de Valledupar por lo difícil del terreno; el objetivo salir a competir en todas las carreras que se presentaran y obtener un puesto en el pódium que le asegurara el trofeo.

Tras años de fortalecimiento en el deporte y en representación del Cesar en la primera Vuelta a la Costa, obtiene la camiseta de líder de los jóvenes en una contrarreloj de Maicao a Paraguachón y ganador de la etapa Santa Marta a Barranquilla con más de 110 ciclistas colombianos participando en la misma. Su participación en la Vuelta a Colombia Elite de 1978 lo llevó a ocupar el décimo lugar en la contrarreloj de Cartago a Obando y varias carreras de pista en el velódromo de Cali, lo consagraron como un deportista de calidad, a pesar de no tener las mismas condiciones de entrenamiento y equipamiento necesarios como lo requiere el Ciclismo. 

Su amplio desempeño como velocista lo han llevado a correr en Panamericanos en Argentina y Venezuela aún con el poco apoyo de la Liga de Ciclismo del Departamento, que a través de los años ha evidenciado el poco compromiso con los talentos locales que merecen ser explotados.

A finales de los años 80 montó un pequeño taller en la zona céntrica de Valledupar con las herramientas con las que arreglaba su bicicleta y con un compresor para pintar, trabajo que lo hizo reconocido con el tiempo no sólo en la ciudad sino en todo el país, lugar icónico para los ciclistas de la costa que hoy en día se mantiene;  por supuesto el nombre del mismo, con el apodo con el que se le conoce desde que llegó a ésta, su tierra: “CicloCali”.

Gracias a su importante trabajo por el deporte, fundó junto a otros compañeros de biela, el Club Deportivo Ciclo Cali para participar en la Senior Master, actualmente el único Club de Ciclismo activo en el Cesar y con los requerimientos de la Federación Colombiana de Ciclismo y otras organizaciones a nivel nacional.

Con 60 años de vida y toda la experiencia, El Cali, se siente como de quince años sobre su bicicleta. No ha hecho mucha fuerza porque sus hijos inicien en el Ciclismo, ya que considera que es un deporte de mucho sacrificio y apoyo económico, situaciones por las que tuvo que pasar. No desea que ellos vivan lo mismo, pero su esposa Martha, fiel compañera, lo motiva a seguir adelante por los años de biela que le quedan.

Motivado y con la energía que a veces le falta a algunos jóvenes, sigue levantándose todos los días a las 4:30 am para rodar en su vehículo de felicidad y el que está seguro le alarga los años de vida.

 

Camila Castro

@CamilaCastroQ

Sobre el autor

Camila Castro Quiroz

Camila Castro Quiroz

Camino en sociedad

Camila Castro Quiroz, Abogada de la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín, especialista en Derecho Administrativo de la Universidad Santo Tomás y docente de la Universidad Popular del Cesar. Actual directora del movimiento social “Yo creo en el Cesar”. Columnista de opinión en diferentes medios locales.

@camilacastroq

1 Comentarios


jose luis perez 27-02-2017 03:03 PM

me alegra que por este prestigioso medio se le reconozca la trayectoria a deportista a mi paisano y amigo el señor luis hernando delgado (el cali)

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El reloj de Jorge Argemiro

El reloj de Jorge Argemiro

  Después del inolvidable paso por las aulas de la universidad del Quindío en el periplo de la formación académica universitaria,...

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

Tan es así que muchos padres olvidan el nombre de pila de sus hijos. Y a veces ellos, los hijos,  también. Como el caso de la se...

‘Héroes del futuro’: la historia de reconciliación de un reinsertado

‘Héroes del futuro’: la historia de reconciliación de un reinsertado

  En los diferentes procesos de desmovilización llevados a cabo en la historia de Colombia, se han conocido sinfines de historias ...

El videojuego: un sector en pleno crecimiento en Colombia

El videojuego: un sector en pleno crecimiento en Colombia

Mientras que el sector del videojuego ha llegado a su plena madurez a nivel mundial, la industria colombiana se encuentra en un momento...

El sabio refranero de Concha Toscano

El sabio refranero de Concha Toscano

Desde que inicié mi labor de docente en el Instituto Simón Araújo de Sincelejo, hace ya cuarenta años, no ha habido un solo estud...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Consejos para jóvenes escritores

José Luis Hernández | Literatura

Pastor López: el verdadero pastor de la música tropical

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

La zoofilia, un placer caribeño

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados