Ocio y sociedad

Si peca en Carnaval y reza en Cuaresma, ¿empata?

María Ruth Mosquera

28/02/2017 - 04:30

 

Obra "El combate entre don Carnal y doña Cuaresma’" de Pieter Brueghel el Viejo

 

‘El que peca y reza, empata’, dice un refrán popular que bien podría aplicarse al momento actual, cuando muchos carnavaleros están sacudiéndose de prisa la maicena y aplicándose enjuagues bucales u otros remedios que les ayuden a llegar sin tufo a la iglesia, a ponerse la ceniza del inicio de la Cuaresma.

Son eventos tradicionales y antagonistas, por su naturaleza opuesta, pagana y divina, por el goce ilimitado versus espiritualidad aumentada. De la noche a la mañana; o mejor, del martes de Carnaval al Miércoles de Ceniza, como si se tratara de una antorcha olímpica, el Carnaval le da paso al tiempo de la Cuaresma, de modo que el jolgorio de música, rumba, disfraces, baile, ron y maicena se transforma –en un santiamén- en oración, ayuno, abstinencia y recogimiento.

Pero ¿por qué son consecutivas justo estas dos celebraciones? Según Jaime Loring, profesor jesuita, “el carnaval nace asociado a la cuaresma. Puesto que durante la cuaresma se habían de suprimir todas las actividades de divertimento, el carnaval constituye una concentración de actividades lúdicas. Como si se quisiera llegar en tres días a tal saturación de fiesta y diversión, que no se las echara de menos durante los 40 días siguientes. Fue así como se introdujo otra celebración de signo exactamente contrario al de la cuaresma: el carnaval”.

No obstante, en la antigüedad –explica el profesor- en tiempos de unidad sociopolítica, cuando la sociedad era creyente y católica ambas celebraciones mantenían su sentido original; es decir, diversión en el carnaval y austeridad en la cuaresma, pero la sociedad se secularizó, el Carnaval se independizó de la Cuaresma y empezaron a tener públicos diferentes. Aunque un amplio universo de carnavaleros también participa en los actos solemnes de preámbulo de la Semana Santa.

Desapareció ese “sentido original”, se perdió el pudor y la modestia naturales en muchos participantes de estos eventos masivos, según lo plantea el profesor de filosofía y pedagogo Gustavo Daniel D’Apice, quien añade que el carnaval no tendría que ser el ‘reino del desorden’, pero “pareciera que retoma la etimología de los bacanales romanos, orgías de vino, embriaguez y desenfreno, en que la ‘carne’ (carne-vale) lo vale todo, pero la carne en contraposición a la razón y el espíritu, los tres componentes armónicos de cada ser humano”.

De la Cuaresma, dice el pedagogo, que es un tiempo de preparación del cristiano para la pascua o resurrección, “por ello la cuaresma no trata de remediar los excesos de la carne ‘carnavalesca’, sino para cuidar más y mejor la totalidad del ser humano, cuerpo (carne), psiquis (razón) y espíritu, y para querer participar con un cuerpo sano, limpio y puro, de la fiesta de la resurrección, sabiendo que estos mismos cuerpos resucitarán, por lo que son nuestros compañeros de camino y debemos presentarlos saludables, alineados, limpios, ‘elegantes’, ya que tienen tan digno fin”.

Son cuarenta días de recogimiento que contempla la Cuaresma, teniendo este número un significado bíblico, asociado a los días que estuvo Jesucristo ayunando en el desierto, a la duración del diluvio universal, al tiempo señalado por Jonás para la destrucción de Babilonia o, haciendo un traslado de días a años, se asocia a los 40 años que estuvo el pueblo de Dios en el desierto. Haciendo cuentas del Carnaval, desde el extenso preludio llamado Precarnaval, tendría una equivalencia en días con la Cuaresma, pues el Precarnaval comienza el 20 de enero con actividades que se extienden hasta los cuatro días de carnaval (hablando de Barranquilla), que se van hasta el 28 de febrero, para un total de 39 días.

Así como hay apáticos al Carnaval también los hay de la Cuaresma; se dan casos en que las personas participan de ambos o no se involucran en ninguna. No falta tampoco el que, como dice Gustavo Daniel D’Apice, “se da lo ridículo de una sociedad que se dice cristiana y en pleno tiempo de cuaresma continúa con carnavales que poco tienen que ver con el espíritu cristiano”.

Finalmente, la vivencia de estos acontecimientos colectivos depende de la cosmovisión de los individuos, por lo tanto el deseo es que quienes viven a cuaresma, logren los objetivos espirituales que se propongan.

Con el fin de guiar a la feligresía en este tiempo, la Iglesia Católica ha publicado un Cuaresmario: un calendario con cuarenta desafíos, uno por día, que propone actividades variadas desde la oración y el ayuno hasta hacer una visita u ocuparse en labores de evangelización y pastorales.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El día que Valledupar se despidió de Leandro Díaz

El día que Valledupar se despidió de Leandro Díaz

El domingo 23 de junio la Plaza Alfonso López de Valledupar fue testigo del último y sentido adiós al maestro Leandro Díaz. El epic...

El origen del pesebre

El origen del pesebre

Cada fin de año, el pesebre aparece en el interior de las casas y en un gran número de lugares públicos como un anuncio reconocible ...

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

La historia de cómo nació el sensor para enseñar la teoría del color a invidentes

  Las personas que conocen de cerca a Francisco Samec Vergel Ottavo, saben que poner en práctica su don de servicio es una de las ...

Un insólito trabajo: jardinero de cementerio

Un insólito trabajo: jardinero de cementerio

Al conocerlos comprendí que para muchos las tumbas -más allá de conservar restos- son espejos de recuerdos, espejos que reflejan cua...

El Colectivo Arte Upar 21 anima las calles de Valledupar

El Colectivo Arte Upar 21 anima las calles de Valledupar

En su esfuerzo por recuperar los espacios públicos, el colectivo cultural Arte Upar 21 volvió a convertir el Parque de las Madres en ...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube