Ocio y sociedad

“Veva” entre rayos y centellas

Álvaro Calderón Calderón

07/03/2018 - 08:20

 

 

Este es el Parque de la Iglesia, el otro, el de Las Monjas sobre la carretera a Maicao, entre ellos dos hay cuatro cuadras de distancia si la recorres subiendo, bajando, saltando, brincando, maromeando, por los altos sardineles de desgastados pretiles, sometiendo a riesgo el contenido y el portacomidas que lleva (ardiendo en el fondo, sudando en el centro y bailando arriba la frescura del postre), adentro, el almuerzo pa'l padre Eugenio de Burgos, Elías en su España, párroco en nuestra Villa San Francisco de Asís-La Paz, 1961.

Muy cerca del Parque, siguiendo los pasos de Veva, su sombra corrió agotada al ocultarse el Sol y entró con la noche por el callejón de la Iglesia para ser alcanzada, envuelta por el fuerte viento de una lluvia huracanada, abrí la puerta con la fuerza relativa de un infante y refugié a aquella estampa apoyada en un bastón y con una vasija escarchada de color ya indefinido.

“Entra, Veva. Veva. ¡Conchajón Pegao! Digan, digan. Venían voces de la hamaca grande colgada en el aposento, arrancó entonces Veva a golpear a quien voceaba su apodo. Oye, Veva, no hagas caso, respeta la ira del Señor, tu protector, que no quiere hacerte pasar el huracán afuera, cálmate no le pares bolas a esos pelaos molestosos.

Tenía la diminuta mujer esa figura lograda en el cuadro que se expone 55 años después de aquel ataque natural nocturno que soltó las dosis de miedo, de ruido infernal, dibujando en la atmósfera para el sueño del cuarto diseñadas estelas de luces con rayos y centellas. Fue el destino aliado de su deambular incierto por las empedradas calles del pueblo que la había dejado parqueada titiritando, sí, a ella y a sus humildes trapos cobertores, a unos escasos 30 kilos suyos o mejor de la mermada masa corporal, testigo fiel del desorden vital desquiciado, de un ícono querido pueblerino e irónico divertimiento para los inconscientes niños que divisaban a leguas a la débil anciana, modelo hoy para la imaginación pictórica de Hernán Iguarán.

Veva construía verbos bravos y telares finos al caminar. En la puerta de la casa solariega, donde Domitila Araujo décadas atrás instaló la fábrica de zapatos de cordobán asistida por el arte e ingenio de Agustín Cantillo, oí hablar de ese perfil aguileño, que dice de su belleza cuando niña, que habla de su ancestro noble francés largamente afirmado en cada ocasión de tertulias por la saga Oñate, fundadora de aquel asentamiento pastoril para el ganado vallenato, en el siglo colonial que desconocía la onda neuroléptica musical de su afamada geografía .

A usted, Señor pintor, que pintó a Angelita –angelita morena–, hoy le agradezco retrotraer la figura de ese angelito blanco: Veva, aún bella sin el fondo titilante de luces huracanadas en la transparencia de aquel añorado aposento, refugio errabundo de su bordado lúcido artístico, emergido de su aprendizaje con monjas del colegio fundado por la Legión de la Madre Laura Montoya, Santa antioqueña recién subida a los altares.

 

Álvaro Calderón Calderón

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Breve historia de los videojuegos: de mediados del siglo XX hasta principios del siglo XXI

Breve historia de los videojuegos: de mediados del siglo XX hasta principios del siglo XXI

  Durante bastante tiempo ha sido complicado señalar cual fue el primer videojuego, principalmente debido a las múlt...

En la cárcel también hay espacio para la belleza

En la cárcel también hay espacio para la belleza

  La prisión es ante todo un espacio para la resocialización. Prepararse para una vida sin delitos y abusos. Para recobrar la digni...

Formas de vivir el confinamiento

Formas de vivir el confinamiento

  Ahora que el confinamiento es la vacuna para neutralizar al COVID-19, veo en las redes sociales a mucha gente vociferando su ansied...

El futuro de los juegos de azar online y su regulación

El futuro de los juegos de azar online y su regulación

La regulación de las plataformas de apuestas deportivas y casinos online se ha convertido en los últimos años en una prioridad para ...

“¡Al carajo las fronteras en Patillal!”

“¡Al carajo las fronteras en Patillal!”

  Nadie más cesarense que el Río Cesar. Sin embargo, el afluente es tan guajiro que tiene en ese departamento su lecho de nacimie...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados