Ocio y sociedad

La Ruta por la vida tendrá estaciones en el Cesar y la Guajira

María Ruth Mosquera

29/10/2018 - 07:45

 

La Ruta por la vida tendrá estaciones en el Cesar y la Guajira
Algunos de los actos de la Ruta por la vida

Imagine un día sin muertes violentas en Colombia. Ahora súmele otro día y otro más y visualice el sosiego, experimente la tranquilidad de país por la ausencia de familias en duelo a causa de la partida de seres queridos arrebatados por manos de otros humanos. Imagine también que un canto tenga el poder de blindar la vida y el andar de libre de todos, que las comunidades tengan la libertad de transformar sus imaginarios a través de sus símbolos identitarios. Imagine que la sombra de la muerte se limita al curso natural de los días y que no existe más de forma violenta, porque todos vamos a intentar “Un día sin violencia” un día en que “nadie mata, nadie muere” y la apuesta de todos es “cuidar la vida”.

24-0. 24 horas con 0 homicidios es esta apuesta, liderada por César López, un soñador de la vida y de la paz que un día decidió que lo suyo era promover el respeto por la vida; se dedicó con su esencia y arte a acompañar a las víctimas de la violencia, marcando un hito con la creación de la Escopetarra, una representación del anhelado cambio de la escopeta por una guitarra, de la guerra por el arte, de la vida por la muerte.

Bajo ese sentir nació 24-0, una fundación cuyo objetivo es “motivar la aplicación de valores asociados al arte y la cultura en la vida cotidiana de los seres humanos y su manera de relacionarse con el entorno, para brindar herramientas y tejer voluntades que conduzcan a individuos y comunidades hacia la reconciliación, el perdón, la no violencia, el respeto a la diferencia, la sensibilidad de las emociones, la resiliencia, la solidaridad y la cultura de paz”.

Así describe César López el proyecto con el cual recorre pueblos grandes y pequeños, cumpliendo una Ruta por la viva, infundiendo aliento a niños, jóvenes y adultos para que sean conscientes de la importancia del arte y la cultura para transformar imaginarios de violencia. Y lo está logrando, pues a estas alturas ya han sido impactadas “más de 200 organizaciones sociales y alrededor de 1.000 personas”.

El pasado 20 de octubre se cumplió la octava jornada masiva anual de promoción de 24 horas con 0 muertes violentas, fecha en la que se persistió en el mensaje “como cada año, cada octubre desde hace ocho años, en un país que no se mate. Seguimos construyendo un país que cuide y respete la vida, en todas sus formas”, enfatizó César López.

Este 16 de noviembre, la Ruta por la vida recorrerá caminos del Cesar y La Guajira, donde espera un grupo de músicos y artistas para sumarse al recorrido, para sembrar el arte en los corazones del camino, para inculcar el cuidado y protección de la vida propia de la de los demás, para intentar disminuir las muertes violentas en Colombia. Entre esos soñadores de la paz que esperan en el Caribe está Ludys De la Ossa, encarnación de perdón, resistencia y resiliencia, son apuestas similares a las de López, a través de la Fundación ‘Un canto a la vida’, donde acoge a niños hijos de víctimas del conflicto armado a los que les ha metido la música en el alma, al tiempo que les inculca valores para una vida sana, porque “un niño que se dedica a interpretar un instrumento es un niño que fomenta su creatividad, se siente ocupado e inspirado, que sale del colegio y va en busca de su instrumento para cantar, porque sí se puede construir paz por medio de instrumentos”.

A Ludys la tiene contenta poder participar en este tipo de actividades y más al lado de César López, quien, además de líder de 20-0 es mensajero de la no violencia de la ONU, emisario de conciencia de Amnesty Internacional, promotor de la campaña ‘Toda bala es perdida’ pero sobretodo es modelo para tantos que sueñan con un mejor estar para todos, aunque lamenta la falta de apoyo en la región. “Es hermoso porque César es una persona totalmente humilde. No hemos podido contar con los grandes juglares, con instituciones, con personas claves de valledupar. Hemos tratado de tocar puertas, pero se nos han cerrado. Queremos decirle al mundo que un personaje de estos con un corazón tan grande y tan bello, con esa nobleza de salir adelante y llevar ese mensaje de la no violencia, para nosotros en este terruño que seamos escuchados es de mucho valor, es un honor tenerlo aquí en mi humilde morada, donde ha venido siempre y nos comparte charlas”.

Añade De la Ossa que desde la fundación Canto a la vida, de la que hacen parte reconocidos músicos como Néstor Martínez, Adán Motero, Julio y Calixto Mindiola, de los Kankuis, quienes se sumarán a la Ruta por la vida. “Queremos compartir con él, con jóvenes que tienen las ganas de decir lo que sienten, que es No más violencia. No más derramamiento de sangre”. La primera estación será en Valledupar, de donde el grupo de embajadores de la vida seguirá hacia La Guajira. “Ahí entramos nosotros con las notas musicales”, anuncia Ludys e invita a “quienes puedan hacer presencia para llevar ese mensaje de paz, bienvenidos sean”.

No ha sido fácil sacar adelante esta iniciativa y ha sido necesario gestionar los recursos mediante proyectos presentados al Gobierno nacional, pero el mayor activo es la voluntad para trabajar a cambio de muy poca remuneración material, pero porque su gran retribución es el cambio que se va generando en las comunidades.

“Podrán decir que nosotros somos soñadores e ingenuos, pero nunca que no nos la jugamos por la más alta causa: la vida”, dice el músico y agrega que “Hemos venido a este planeta a componer y cantar muestra propia canción, pero también a sumar nuestra voz al coro de las canciones de otros seres humanos”

24-0 ya cuenta con un enorme respaldo internacional, lo cual responde al anhelo de cada miembro de la Fundación, que es consolidar una red latinoamericana de artistas que promuevan la no violencia para el ejercicio de la creatividad. En cada jornada, se suman personas de todos los rincones del planeta publicando la imagen del 24-0 pintada en el puño, con un mensaje de paz.

 “Algunos dirán: es inútil, pasó su vida aferrado a ese madero con teclas o con cuerdas. Esta es mi misión y la hago con amor días tras día. El planeta necesita más música y menos retórica, más gente dedicada al arte, al sueño, al servicio, y menos gente persiguiendo modelos de vida ‘exitosos’, basados en la consecución del dinero. Pasarán los años y aquí me encontrarán igual, frente a algún instrumento, tercamente buscando luces para este mundo”: César López.

 

Mariaruth Mosquera

@Sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar descubrirá una fantástica historia de Navidad

Valledupar descubrirá una fantástica historia de Navidad

De un lugar muy lejano y frio se escaparon unos personajes muy especiales porque querían recibir un poco de calor. Por un GPS ubicar...

Taryn Escalona, ganadora del Premio Sirena  en prensa escrita

Taryn Escalona, ganadora del Premio Sirena en prensa escrita

El Círculo de Periodistas de Valledupar reunió el pasado 21 de diciembre a algunos de los más destacados periodistas del departament...

Keimer de Ávila: un atleta que vale oro en el Cesar

Keimer de Ávila: un atleta que vale oro en el Cesar

Durante los juegos olímpicos de Londres, Usain Bolt corrió como lo esperábamos: es decir sobre la punta de los pies y a una velocida...

La triste y vergonzosa historia del Mundial Colombia 86

La triste y vergonzosa historia del Mundial Colombia 86

  Lugar de privilegio en el extenso palmarés de ridículos a escala global protagonizados por Colombia, ocupa la declinación de l...

“Mi labor en Valledupar es dar a conocer nuevamente al Banco de la República”: Amparo Bello

“Mi labor en Valledupar es dar a conocer nuevamente al Banco de la República”: Amparo Bello

Hace seis meses la bogotana Amparo Bello Davila llegó a Valledupar para administrar la seccional del Banco de República. Ella, prof...

Lo más leído

Aprender a amar y no depender

Maira Ropero | Bienestar

Semana Santa y oralidad

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Obras son amores: la plaza Alfonso López

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

La noche que Gabo cantó vallenatos en Valledupar

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube