Ocio y sociedad

Talleres de arte y sanación, un camino hacia la reconciliación y la paz en Bolívar

Redacción

15/03/2019 - 07:05

 

Talleres de arte y sanación, un camino hacia la reconciliación y la paz en Bolívar
Taller de arte y sanación del Colectivo de Mujeres Tejedoras de Mampuján

Históricamente, el departamento de Bolívar ha sido fuertemente golpeado por la violencia. Grupos guerrilleros y paramilitares, delincuencia común y actores no estatales han sido una constante en el diario vivir de los habitantes de esta zona del país.

El conflicto armado, que tuvo como centro de violencia los Montes de María, ha dejado un territorio marcado por el dolor de los familiares de las víctimas, el desplazamiento forzado, entre otros. De acuerdo con cifras del Centro de Memoria histórica, cerca de 53 masacres y más de 1 millón de damnificados ha sido la cuota que han dejado las luchas políticas y económicas.

Este contexto ha motivado que diferentes organismos como las unidades de apoyo a víctimas del Estado, ONG`s y empresas del sector privado y público, hagan presencia en la región con el objetivo de brindarle a las víctimas las garantías de verdad, reparación y no repetición.

Uno de los actores que, desde la cultura está trabajando con las víctimas, es la Fundación BAT Colombia, en alianza con la Gobernación de Bolívar y el Instituto de Cultura y Turismo, viene realizando en el departamento de Bolívar, desde el pasado 22 de febrero y hasta el próximo 2 de agosto, los Talleres de arte y sanación, los cuales están dirigidos a las mujeres que han sido víctimas del conflicto.

Esta iniciativa es liderada por el Colectivo de Mujeres Tejedoras de Mampuján, quienes son un ejemplo de resiliencia porque tuvieron la fortaleza de reconstruir su tejido social y de recurrir al arte como una herramienta para lograr la reparación, la reconciliación y para construir la memoria histórica de su comunidad.

Según Ana María Delgado, gerente de la Fundación BAT, “este grupo de mujeres son las personas idóneas para conducir este proyecto, puesto que a partir de sus experiencias de narrar sus historias y plasmarlas en tapices, han logrado sanarse de las adversidades que han tenido en la vida. Su técnica de coser tela sobre tela ha sido difundida a grupos de personas en Colombia y en el exterior. Su proceso de sanción a través del arte es muy valioso y por eso queremos compartirlo y enseñarlo a las víctimas para que se promulgue en sus comunidades. El Colectivo de las Tejedoras de mamujan, en cabeza de su lideresa Juana Alicia Ruiz, fue acreedora al Premio Nacional de Paz 2015, por su labor a la reparación de las mujeres víctimas del conflicto armado y del desplazamiento forzado en los Montes de María, en especial en la comunidad de Mampuján, del municipio de María La Baja”.

Son en total 10 talleres que se están dictando en los principales corregimientos donde la violencia ha sido protagonista como: El Níspero, San Jacinto, Simití, San Cristóbal, Zipacoa, La Bonga, La Sierra, entre otros.  El objetivo de estos es que los asistentes puedan plasmar sus historias y experiencias de vida en tapices, cosiendo tela sobre tela.

“Los talleres son una terapia de sanación que le permite a los ciudadanos realizar ejercicios de perdón interno y externo, compartir sus historias de vida y constituir una memoria histórica que refleje contextos de esperanza, añoranza y resiliencia. El primer taller fue realizado el pasado 22 de febrero en el municipio Níspero-María La Baja, con las mujeres parteras quienes son otro ejemplo de resiliencia frente a la violencia y además contribuyen a traer niños al mundo, con el método tradicional de la partería. Una experiencia increíble son estos talleres”.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Conociendo a Andrea Salas: la nueva Señorita Cesar

Conociendo a Andrea Salas: la nueva Señorita Cesar

La noticia se oficializó hace poco, el 10 de junio, pero Andrea Salas Danies ya la tiene bien asumida. Esta hermosa vallenata de cabel...

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

En diversos contextos, el término Juglar está asociado al folclor itinerante, a los artistas trashumantes que viajaban por los pueb...

Las ruedas de una pasión

Las ruedas de una pasión

  Nacido en el Huila pero con arraigo en el Valle del Cauca, tras haber recorrido parte del interior del país en búsqueda de opor...

Carlos Quintero Romero, el agraciado de Valledupar

Carlos Quintero Romero, el agraciado de Valledupar

Abogado de profesión y director de un programa radial, Carlos Quintero Romero es uno de los personajes más polémicos y carismáti...

En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”

En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”

Había intimidad, confianza, música, trago, comida, alegría y lamentos exorcizados. Era uno de esos reencuentros de amigos que hace...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube