Ocio y sociedad

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila

15/06/2019 - 10:54

 

El fútbol, una pasión desde siempre
El Pibe Valderrama en el Junior / Foto: Vavel

 

En la costa Caribe Colombiana, en cuanto a deportes, sobresale dos pasiones: el Béisbol y el Fútbol, la parte beisbolista está más arraigada en los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba, los que, además, tienen en común el haber pertenecido a Bolívar. Sin embargo, la pasión por el fútbol ha crecido y la práctica del mismo se ha generalizado. En cambio, en el resto de la costa se respira fútbol, como en el caso de Barranquilla donde el Junior “Tu papá” es una especie de deidad colectiva que enloquece.

En los pueblos de esta parte de la costa (Atlántico, Magdalena, Cesar y Guajira), los muchachos viven el fútbol como única manera de quemar sus energías. En el descanso, juegan a la pelota hasta que la campana suena, en el área de Educación Física es el deporte prevalente y, por las tardes, salen a las canchas de barrio a patear el balón. Los fines de semana participan en los campeonatos locales de fútbol y por las tardes están pegados al televisor viendo los partidos del rentado nacional.

Es común encontrar tertulias donde, a voz en cuello, discuten las jugadas de un partido o en colectivo hacen juicios contra los técnicos y madrean en coro a los árbitros. En la costa, todos son técnicos de fútbol y, según la argumentación y contra argumentación que esgrimen dan la sensación de ser experimentados estrategas en este deporte, pues critican con certeza y corrigen con severidad los cambios y estrategias utilizados en los equipos profesionales, ni qué decir cuando de la selección Colombia se trata. Ayer, nada menos, hasta altas horas de la noche explotaban en los aires los voladores festejando la novena estrella del Junior de Barranquilla, ya en la prima noche habían salido en caravana de motos, carros y bicicletas los hinchas de dicho equipo a festejar gozosos la copa que consiguieron derrotando por penaltis al Deportivo Pasto. Nuestros muchachos sueñan con convertirse en astros del fútbol profesional, aspiran a la fama y a la fortuna con jets privados y novias modelos, no se imaginan de los sacrificios de las estrellas fútboleras, desconocen del duro entrenamiento, de las exigencias contractuales, la distancia de la familia. Desconocen que a esa élite solo hacen parte unos cuantos.

Esta pasión no es nueva, en mi infancia vi en mi pueblo igual fervor por el fútbol y sentí la admiración por las figuras locales, especialmente por mi hermano, uno de los mejores porteros de los que se tenga memoria en nuestro fútbol local, a quien por sus atajadas y estiradas en pos de la pelota apodaron «La araña negra» en honor al ruso Lev Yashi, considerado el mejor arquero del mundo en todos los tiempos. Recuerdo que a todos los muchachos que descollaban en los equipos del pueblo los apodaban con nombres de jugadores internacionales de renombre como Panzuto, Pelé, Maradona y otros que no recuerdo, en cambio, a otros los apodos fueron puestos por ese aficionado a la locución que nunca faltó en la cancha y que animaba los partidos a través de un picó colgado de una alta vara para que pudiera ser escuchado por la multitud, el que narraba el partido y a cada uno de los jugadores de ambos equipos nombraba con un apodo. En el caso de mi pueblo, recuerdo: El Autoferro Tuntún, Caliche, Tom. Estos jóvenes crecieron y se envejecieron practicando el fútbol, algunos tuvieron la oportunidad de salir a las divisiones inferiores de los equipos profesionales, pero la disciplina requerida en esas concentraciones no les permitió su permanencia, regresaron al pueblo y marchitaron sus aspiraciones de debutar en el fútbol rentado. Siguieron jugando en los equipos de pueblo ahora con un honor mayor para los hinchas que les referenciaban dentro de su palmarés el haber pertenecido a una división inferior. Así pasaron los años, viviendo la gloria local y marchitaron su juventud con la frustración de no haber sido futbolistas profesionales.

En el pueblo todavía recuerdan esas glorias del pasado, arqueros renombrados y jugadores destacados por su potente patada a esas pelotas forradas en cuero que en algunos casos hacían estallar por la fortaleza con que las golpeaban. Otros Son de grata recordación por sus gambetas, palomitas y chilenas y los golazos que marcaban. La gente de los pueblos guarda para con ellos un respeto y consideración lo que dice el grado de aprecio que sintieron por ellos en el pasado. Uno de grata recordación, al cual no tuve el gusto de conocer se llamó Eligio Montesino, excelso cobrador de tiros con pelota quieta a quien le atribuyen como leyenda su efectividad que, cuando el árbitro sancionaba un cobro con pelota quieta, preguntaba ¿quién la va a cobrar? Y cuando le respondían que el cobrador sería Eligio Montesino, no disponía el cobro de la falta, solo se ponía el pito en la boca, lo sonada con todas sus fuerzas y con la mano derecha señalaba el círculo del medio del campo y gritaba ¡Balón al centro!   Dando por descontado que sería un golazo.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

“El centro de la cultura ya no es el libro de papel”

“El centro de la cultura ya no es el libro de papel”

En su paso por Colombia, el editor e investigador argentino, Octavio Kulesz, experto en el tema de la edición digital en el mundo, exp...

Un faro cultural para Barranquilla

Un faro cultural para Barranquilla

El sol despunta con toda su fuerza sobre el sector de La Isla, un asentamiento subnormal ubicado en zona rural de la ciudad de Barran...

El pregón cansado de la alegría

El pregón cansado de la alegría

A la media tarde se oye a lo lejos venir el eco: “Alegría, cocada, caballito, enyucadoooo”. Es un pregón añejo y fuerte que pe...

Emprender con éxito en 2019, todavía estás a tiempo

Emprender con éxito en 2019, todavía estás a tiempo

  Aunque el primer semestre del 2019 ha pasado volando, esto no quiere decir que no quede tiempo para emprender con éxito. Para aque...

Valledupar obtuvo la corona ‘Niña World Colombia’

Valledupar obtuvo la corona ‘Niña World Colombia’

Liuba Daniela Delgado Martínez, tiene 11 años y en su larga cabellera negra luce la corona ‘Niña World Colombia’. La disputa n...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube