Ocio y sociedad

Luis José Daza López: Ciencia, Cultura y transformaciones

Fabrina Acosta Contreras

17/06/2020 - 05:50

 

Luis José Daza López: Ciencia, Cultura y transformaciones
El doctor Luis José Daza López, orginario de Villanueva, es un ejemplo de grandes superaciones y transformaciones en la Guajira

 

La historia de la humanidad nos informa de seres de luz que se inmortalizan por acciones inspiradoras, por el liderazgo y el compromiso absoluto con la transformación social; viven con pasión y una entrega admirable, no se detienen a pesar de tener dificultades y contagian a otros de la ambición de nuevas realidades; realidades incluyentes, sanas, equitativas y humanizadas.

Luis José es uno de esos seres, que impregnan su entorno de inspiración, que tejen con el ejemplo un legado y no dejan ningún sueño a la deriva, se entregan reconociendo el valor del tiempo, por lo cual, no aplazan el presente disfrazándolo de futuro, sino que toman el aquí y el ahora y lo convierten en la posibilidad inaplazable de aportar. Hablar de Luis es integrar la ciencia, la cultura, la pasión, la guajiridad y la humanidad, todo en uno, es la unión de diferentes mundos en una existencia.

La raíz de su historia

El carismático médico nació en un Villanueva, sur de La Guajira; un pueblo rico en historias inspiradoras, música, paisajes y sabiduría ancestral, ahí tiene toda su historia, ahí nacieron sus padres y familiares. Su madre es Flor María López, su padre es José Lucas Daza y sus hermanos son -José Lucas y Andrés Daza- quienes también son médicos; profesa una gratitud infinita por los valores que recibió en su formación, es un enamorado de su familia, por eso cuando habla de ellos siempre exalta los aprendizajes que ha recibido.

Es un eterno agradecido por la infancia y adolescencia que vivió entre el Colegio los Ángeles (primaria) y el Roque de Alba (bachillerato), en las canchas en las que deleitaba su pasión por el futbol y entre vallenatos interpretados por los grandes talentos nacidos en su tierra.

La nostalgia por su pueblo y el deseo de retornar siempre los tiene a flor de piel. A pesar de llevar varios años por fuera siempre recuerda las costumbres de su tierra, el vallenato puro cantado en los patios, la gastronomía, el afecto de amigos y esa magia de vivencias con sabor a Cerro Pintao, a ceiba y acordeones de Villanueva.

Academia y Ciencia: su oportunidad de aportar

Luis es un soñador de ambiciones puras, siempre miró hacia el futuro con el compromiso de lograr metas y convertirse en un profesional integral, que no solo acumulara títulos sino que lograra aportar grandes cosas a la sociedad, por ello inició estudios universitarios en Medicina General en La Universidad Cooperativa sede Santa Marta, llevaba una maleta repleta de sueños, uno de ellos era no pasar como un estudiante más, sino ser uno destacado, de esos que dan una milla más y que no se quedan en lo ordinario sino que logran ser extraordinarios; así fue, logró ser mejor egresado del programa de Medicina de la Universidad Cooperativa de Colombia, becado durante toda la carrera por mejor promedio académico, Fundador de un semillero de investigación y representante de los estudiantes el ante el Consejo Académico.

Su marcha no se detuvo en un titulo de pregrado, él seguía ambicionando sin miedo a los obstáculos, por ello, logró viajar a Brasil donde inicio estudios en Medicina Interna en el Instituto Carlos Chagas en Rio de Janeiro, también realizó estudios en Hematología en la Universidad Federal de Fluminense (Rio de Janeiro) y en Trasplante de Médula Ósea en la Universidad Río Grande del Sur (Porto Alegre - Brasil).

Cabe resaltar que fue mejor egresado del programa de medicina interna del instituto Carlos Chagas - Rio de Janeiro Brasil y mejor egresado del programa de hematología clínica - Universidad federal de fluminense río de Janeiro Brasil.

Forma parte del grupo que abrió la primera unidad de trasplante de células madres Hematopoyéticas en la Costa Atlántica, es autor de varios artículos de medicina en Brasil y Colombia, es docente catedrático hace 8 años en áreas de medicina interna y hematología y, actualmente, es Fellow en trasplante de médula ósea.

Todo este resumen de logros (pues son muchos más), son sólo un indicador del legado que Luis José está construyendo; él no es un científico ortodoxo, lleva sus conocimientos a la académica viva y dinámica, a la cultura y a las realidades de la población, entrega esperanzas a sus pacientes y siempre está dispuesto a ver las oportunidades aún en medio de las adversidades.

La familia de Luis José Daza

Un ser transformador y sensible

Luis José es un ejemplo de masculinidades corresponsables, esas nuevas formas de ser y vivir una masculinidad sensible, flexible y dispuesta a romper arquetipos machistas que históricamente han generado violencias, desigualdades e involución social.

Es un inquieto por los cambios que necesitamos para ser una mejor sociedad, sana física y psicoemocionalmente; el salva vidas, las cuida, las lleva a creer, aun en medio de diagnósticos oncológicos que inevitablemente desahucian las esperanzas, pero bien dice el viejo refrán “mientras haya vida quedan esperanzas”, el no se rinde en su misión cuidadora y sanadora, da la batalla hasta tocar la campana de sanación de muchos y en ocasiones despedir con amor a quienes viajan a la eternidad.

Es un ser que se cuestiona y se interesa por mejorar como ser humano y profesional, es amante del deporte, de los animales y un eterno admirador de las buenas causas, siempre dispuesto a ser aliado y a alimentar sueños colectivos.

Seres como Luis José demuestran que la vida no es lineal, que la medicina ni la ciencia pueden deshumanizar y alejar de lo humano a nadie, que acumular títulos debe representar un compromiso con la humildad y la generosidad; ninguno de sus logros lo aleja de la sencillez, ningún privilegio le impide la empatía, ninguna historia de machismo le imposibilita expresar sentimientos, por eso leemos en sus redes sociales, unas catarsis que llevan a reflexiones propicias y convocan a transformaciones en pro de una vida sin violencias, con consciencia social y digna para todos y todas (niños, niñas, adultos, mujeres, hombres, negros, indígenas, etc.)

Con estas letras quise agradecer públicamente a Luis José por ser un tejedor de esperanzas para la Guajira, demostrando que ese bello territorio es el vientre fructífero de grandes talentos, seres humanos dispuestos a romper historias de corrupción y adversas en general, por unas de honestidad y grandeza humana; gracias universales Dr. Daza por escribir con tinta imborrable una historia destacada e inspiradora para las nuevas generaciones que entenderán a través de su ejemplo, que somos lo que soñamos y que todo es posible para quien cree.

Buenas estrellas para todos sus proyectos y que día a día siga siendo el salvador de vidas y el generador de esperanzas y nuevas realidades.

 

Fabrina Acosta Contreras

@FAcostaC

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Yo me llamo Diomedes: el mejor homenaje al Cacique

Yo me llamo Diomedes: el mejor homenaje al Cacique

Algunas personas esparcieron esta semana una noticia equivocada. Diomedes Díaz no estuvo en Valledupar. Tampoco lo entrevistó Coco Ra...

Amores de comedor…

Amores de comedor…

Amores de lugares inesperados, amores de 65. Amores que nacen cuando todo parece haber fallecido. Amores que son más que compañía,...

El Stud Poker Caribeño, el gran aporte caribeño al poker

El Stud Poker Caribeño, el gran aporte caribeño al poker

Pese a que las nuevas tecnologías se están haciendo dueñas de gran parte del juego y el ocio en general, algunas actividades como ...

En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”

En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”

Había intimidad, confianza, música, trago, comida, alegría y lamentos exorcizados. Era uno de esos reencuentros de amigos que hace...

Tucu

Tucu

Su saludo no pudo ser más particular: “No joda, viejo Toty, yo odio el 15 de mayo, la madre…”. Esto decía mientras parqueaba ...

Lo más leído

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

Los grandes enemigos de Simón Bolívar

Ramón Urdaneta | Otras expresiones

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados