Ocio y sociedad

Los Vallenatos de Goyo Eljach

Álvaro Yaguna Nuñez

13/07/2020 - 05:00

 

Los Vallenatos de Goyo Eljach
Gregorio Eljach Pacheco / Foto: El Espectador

 

Gregorio Eljach Pacheco es actualmente el secretario general del Senado de la república de Colombia, posición destacada, desempeñada meritoriamente desde hace algunos años. De origen guajiro, específicamente de San Juan Del Cesar, es uno de los hijos del hogar conformado por Alfredo Eljach Sampayo y la señora Luisa Pacheco.

Conocí a la familia Eljach Pacheco en Popayán, en los años 1978-1980, después del traslado desde el sur de la Guajira al sur–occidente colombiano, por razones laborales del jefe de la familia, por mediación del estudiante de medicina en la época, José Alfonso Morón Núñez, conocido desde la escuela primaria en el Sagrado Corazón de Jesús y el colegio Nacional Loperena de Valledupar, con el sugestivo remoquete cariñoso de “Polanco”. Este, personaje ilustre, oriundo  de la Jagua Del Pilar, población fronteriza con el departamento del Cesar, todos los sábados, en horas de la mañana, religiosamente visitaba a la mayoría de los integrantes de la colonia provinciana, en la capital del Cauca, para degustar el placer otorgado por los tintos, diferenciados por su estándar particular, clasificados por el contenido de las especies tradicionales, el jengibre, la canela y el clavito de olor; en las tertulias, en casa de Goyo Eljach, el tema recurrente era la actividad laboral en carreteras, del señor Alfredo, en el sur del país, Pasto y Florencia.

En el periodo de mi formación académica en la Universidad del Cauca, Goyo Eljach era un joven bonachón, consagrado a sus estudios de bachillerato en el Colegio Nacional Francisco Ulloa, con una pasión desbordada y afiebrada por la música vallenata autentica, que en la época se escuchaba en los discos larga duración (Lp), en el desplazado acetato y en las famosas grabadoras Sanyo, Sankey, Sony, diseminadas por toda la geografía nacional desde Maicao, en la frontera con Venezuela. Indagado alguna vez acerca de ese acercamiento intimo con la música proveniente de las tierras de Francisco El Hombre, Goyo Eljach manifestó que  su motivación mayor fue la visita realizada a la casa de los vallenatos, el hogar, albergue de Beto Cabas Pumarejo, Fabián Orozco, Lucho Martínez, Elmer Díaz, Dixon Quiroz, Lucas Monsalvo, Freddy Meza y Casimiro Rodríguez, donde se realizaban con frecuencia los festejos propiciados por las producciones de las agrupaciones musicales de moda, casi siempre, dos veces al año.

El reportorio particular de Goyo Eljach era conformado por los siguientes discos: Luna Sanjuanera, El Fuete, Dos Estrellas, Ídolos, Los Maestros, En la Cumbre, Tres Canciones, El Binomio de Oro y el más apreciado por él, Frente a Frente, excelente producción discográfica de Ramón Vargas y el canto fulgurante y renovado de Elias Rosado, baluarte de El Molino (La Guajira). Esta colección era celosamente guardada por su propietario, conocedor del valor sentimental, folclórico y de la juglaría contenida en ella.

En el país, aparte de la región Caribe, la entronización y aceptación de la música vallenata no fue de un día para otro; fue un proceso arduo que se inició principalmente en Bogotá, en la década 1950-1960. En Popayán, la evolución fue ayudada por Heriberto Fuentes Herrera, estudiante villanuevero de ingeniería civil y por supuesto, Gregorio Eljach Pacheco con su compilación “pechichona”, encargada de matizar en la Voz De Belalcazar, pequeña emisora de la antigua  cadena Todelar, las alegres mañanas dominicales; dicha radio difusora operaba en un pequeño edificio adosado a las Residencias Universitarias Tuto Gonzales, en inmediaciones de la urbanización Caldas, poco distante del célebre Morro, albergue perenne del fundador Sebastian de Belalcazar, imponente e incólume, con una vista maravillosa, hacia el majestuoso valle de Pubenza.

Como ya indiqué, el domingo a las 11 am, con la apertura musical de “vallenato canta vallenato”, Heriberto Fuentes Herrera, daba inicio al programa Aires vallenatos, que, durante una hora, hacía las delicias de una audiencia todavía incipiente en la ciudad, pero fortalecida en el sector estudiantil, especialmente costeño; mediante el número telefónico 2111, “el negrito más vallenato”, el animador villanuevero, con el apoyo y soporte musical de Goyo Eljach, paulatinamente se fueron  apoderando de la sintonía payanesa, que se reportaba alegremente desde sectores como Pandihuando, Barrio Bolivar, La Esmeralda, Santa Inés, La Loma de Cartagena, Belalcazar, Puente del Humilladero, entre otros; otro actor destacado en la radio difusión de la música vallenata en Popayán fue el doctor Rodrigo Balcázar Ordoñez, vinculado laboralmente a la Universidad del Cauca, permanente soporte y reemplazo en la Secretaria General de la doctora Rocio del Pilar Penagos Paz, otra entusiasta seguidora y oyente del programa  de vallenatos, los de Goyo Eljach.

De esa bella época, han transcurrido aproximadamente 42 años, cuando la música vallenata en Popayán era desconocida; se añoran las noches de bohemia en inmediaciones de la Voz de Belalcazar, impregnadas de las fragancias etílicas emanadas de la fábrica del amañador anisado; José Alfonso Morón Núñez, “Polanco” y Gregorio Eljach Pacheco siempre coincidieron  que el mejor sector para escuchar los vallenatos de este último, era al lado de la emisora, donde los olores alicorados en la apacible y gélida noche, eran gratis, embriagadores, complementados con la resonancia lejana de Luna Sanjuanera, para recordar la tierra inolvidable de los Eljach Pacheco, San Juan del Cesar, el rio de los ensueños, el de los cantos del maestro Escalona y del poeta Gustavo Gutiérrez, enseñoreado en aquel entonces en los departamentos hermanos El Cesar y la Guajira.  Hoy, nuestra principal arteria fluvial es otra cosa. Tema preocupante, motivo de otra exposición.

 

Álvaro Enrique Yaguna Núñez

4 Comentarios


Julian Eljach 13-07-2020 03:55 PM

Muchísimas gracias. Qué detallazo.

Orlando araque 14-07-2020 05:43 AM

Alvaro, buen amanecer manaurero, donde justamente en medio del aroma de un café "arabigo" y el paisaje de la verde montaña, mientras leia tu escrito, recordaba que hacia mitad del año 1972, creo viajé con jose alfonso moron con destino final a popayan, saliendo desde bosconia en tren, primero hasta " la dorada" y desde allí en un bus de " expreso palmira, hasta cali, para finalmente llegar a popayan donde tanto él como yo nos presentariamos a la facultad de medicina de la Universidad del cauca, cuyo decano era JORGE COHEN y el rector Edgar pe agosto casas.

Donaldo Morón Rojas 14-07-2020 02:09 PM

Excelente aportación. La aldea global nos permite enterarnos y aprender cosas que desconocíamos. Mi primo hermano "Polanco" fue y sigue siendo un gran parrandero y defensor a ultranza de la musica de Francisco "el hombre". Gracias a Eljach Pacheco por su visión de futuro con nuestra música. Felicitaciones a Yaguna Núñez por este interesante artículo.

Oscar Rodrigo Chemás Bernal 27-07-2020 06:58 AM

Excelente reminiscencia. Felicitaciones, Alvaro Enrique.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

12 de Octubre: ¿realidad o justificación?

12 de Octubre: ¿realidad o justificación?

Con motivo de esta fecha –nos resistimos a utilizar la palabra celebración, pues ¿realmente hay algo que celebrar?– anteriormen...

Fernando Rangel, rey Vallenato y nuevo Papá

Fernando Rangel, rey Vallenato y nuevo Papá

El pasado sábado 29 de septiembre al mediodía, el Rey Vallenato Fernando Isaac Rangel Molina, recibió una nueva alegría en el prese...

Leonardo Maya: “Ya no hay tiempo para galantear a una mujer”

Leonardo Maya: “Ya no hay tiempo para galantear a una mujer”

El amor y la literatura son dos temas que apasionan a Leonardo Maya: un oftalmólogo de profesión y especialista en gerencia de servic...

¿Qué representa la fecha del 20 de julio?

¿Qué representa la fecha del 20 de julio?

Cada año, durante el 20 de julio, las calles del país y de Valledupar se llenan de un fervor y un orgullo que trasciende la cotidiane...

La historia de Don Jacob Luque García y La Nueva Paciencia

La historia de Don Jacob Luque García y La Nueva Paciencia

Jacob Moisés Luque García –el gran homenajeado del Mundial de Músicas de Acordeón 2013–, nació en Atánquez el 8 de febrero de...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados