Ocio y sociedad

Cuando el amor le ganó a las diferencias entre liberales y conservadores.

Álvaro Rojano Osorio

16/02/2021 - 04:30

 

Cuando el amor le ganó a las diferencias entre liberales y conservadores.
Parroquia de Pedraza (Magdalena) / Foto: Cambio24

 

A José Lozano Roballo lo extrañó la visita de su hijo, Julio Emilio, un mañana temprano, cuando, en la puerta de su casa, diagonal a la iglesia de Pedraza, le daba el último sorbo a un tinto cerrero. Pero su sorpresa, porque éste no acostumbraba a hacerlo, inmediatamente tuvo respuesta: lo buscaba para contarle de sus relaciones sentimentales con Valeria de la Cruz Rodríguez Muñoz.

Después, el sorprendido fue Julio. Lo fue cuando escuchó a su padre decir que se oponía a esas relaciones. Y lo estuvo más cuando comprendió que no era por su edad, tenía 17 años (ella 13), sino por la filiación política, conservadora, de las familias a las que pertenecía la novia en Piedras de Moler, de donde era oriunda. Asunto del que conocía porque frecuentaba esa población, tanto que allí vivía uno de sus muchos hijos, al que conocían con el remoquete de “El viejito” Lozano.

José era político activo en Pedraza y enarbolaba las banderas del liberalismo, lo que, incluso, lo llevó a enfrentarse a palabras con su hermano Abigaíl, que como conservador ocupó en varias oportunidades el cargo de alcalde de este municipio. Un hermano de estos, Vicente, se enroló en las filas del liberalismo y combatió en la Guerra de los Mil Días, y, después de esta conflagración asesinó en esta población al conservador Manuel Rincón, por razones partidistas.

Éste, además de convencido de pertenecer a la clase alta de Pedraza, al ser uno de los pudientes de esta localidad, y porque, según él, corría por sus venas sangre española, por el lado materno, mantenía abierto, en su proverbial orgullo, la herida que le causó la derrota del liberalismo, años atrás, en la guerra de los Mil Días. Derrota que no le permitía olvidar dos hechos sucedidos en 1902, el nacimiento de Julio Emilio, y la terminación de la conflagración con las firmas, el liberalismo como derrotado y el conservatismo como vencedor, de los tratados de Wisconsin, Neerlandia y Chinácota.

“Pepe”, seguro de poder impedir la continuidad de esas relaciones amorosas, le prohibió a Julio que regresara a Piedras de Moler. Pero lo que no sabía era que la pareja ya había decidido unirse maritalmente. Para hacerlo, la noche antes a la visita, abordaron una canoa que los llevó por la ciénaga de Zapayán y luego por el río Magdalena, para tomar una lancha, en horas de la madrugada en Heredia, rumbo a Pedraza.

Fue su hijo quien le hizo saber que ella estaba a su lado en Pedraza y que vivirían juntos. Entonces la reacción del padre fue violenta, lanzó el pocillo sobre el suelo, se levantó del taburete, donde estaba sentado, y casi dándole la espalda le dijo que no contara con él para nada, y que, además, lo iba a desheredar. Desde entonces la imagen que quedó depositada en la mente de Julio fue verlo entrar por la puerta de la casa en la que vivía con los siete hijos que tuvo con Francia Medina. Esa fue la última vez que lo vio.

La amenaza de Lozano estaba sustentada en el hecho de ser propietario de una incipiente destiladora de ron, de un número importante de bienes rurales y ganado vacuno, así como de muchas morrocotas de oro y billetes. Éste, conociendo el actuar prepotente de su progenitor, dio por hecho que lo haría; sin embargo, desestimó la amenaza respondiéndole que el amor que sentía por Valeria tenía más valor que su fortuna.

Después, cuando se dio cuenta de que su padre no volvió a la casa de Francisca Melgarejo, donde se había ubicado con su mujer, echó mano de algunas de las características de su familia paterna, el orgullo, la prepotencia, y se marchó, en compañía de Valeria, sin avisar hacia donde iba, sin decirle a su madre por cuál camino iba a tomar. Ella, Francisca, sólo supo que se embarcó en una lancha el puerto de “El Peñoncito”, río abajo. Pero, también, iba impulsado por un motor potente, el amor por su pareja; sentimiento al que le sería leal durante toda su vida.

La pareja se marchó para Playón de Orozco, que, aunque cercano a Pedraza, era lejos por factores como la precariedad de los medios de desplazamiento y de las vías de penetración. La escogencia del lugar no fue casual, le daba la garantía de estar alejado de su padre, de que no llegarían sus reclamos, exigencias, ni notaría su indiferencia. Julio lo hizo para demostrarle a su padre que sus amenazas no tenían ninguna importancia frente al amor que sentía por Valeria.

Distancia sentimental y geográfica que no le permitió saber, oportunamente, que su madre había muerto, tampoco que su padre jamás lo desheredó, ni las razones por las que no lo hizo: al morir no hubo bienes que repartir entre sus hederos, ni siquiera la leontina de oro, que, según su hijo Gabriel Lozano Martínez, lucía jarocho.  

El fallecimiento que generó algunos derechos herenciales fue el de su madre. Hecho, que según su hija Valdiris del Amparo, llevó a su padre a pensar que su hermano Efraín se había quedado con su parte. Sin embargo, según ésta, este hecho no menguó el amor que existió entre ellos, pese a la distancia y que jamás se volvieron a ver. Julio le dio el nombre de Efraín a uno de sus hijos, mientras que Efraín, cada vez que se encontraba con su sobrina Valdiris, lloraba la ausencia de su hermano.

Al llegar a Playón de Orozco compró una pequeña vivienda, que convirtió en su refugio de amor, lo hizo con el dinero que atesoró mientras trabaja al lado de su hermano Luis, en Piedras de Moler. Y ante la existencia de tierras baldías fue cultivador de arroz, agricultor, y, además, padre de dieciséis hijos, de los que solo una, Valdiris, fue bautizada en Pedraza. Uno de ellos, Libardo, formó su hogar en esta población con Onil Mendoza.

Valeria, sin tener las mismas razones de su esposo, también se alejó de Piedras de Moler, solamente una hermana la visitaba, mientras que su madre se mudó para Coco Solo, a orillas de la ciénaga de Cerro de San Antonio, para estar más cerca de ella. Ambos se distanciaron de sus familias, de su lugar de origen, pero jamás entre ellos. Ella, pese a tener un temperamento fuerte, lo siguió, siempre lo respaldó en sus decisiones y lo amó.

Debió ser en los años sesenta cuando la pareja tomó la decisión de marcharse para Venezuela. Fue en uno de sus viajes a Colombia, y mientras estaban en Barranquilla, cuando Valdiris le propuso que fueran a Pedraza, este, con lágrimas en sus mejillas, le aseguró que jamás volvería.

En efecto, no volvió. Sesenta y ocho años después de unirse a Valeria, y dos años después de la muerte de ella, él también se marchó para el más allá. Ellos fallecieron felices, porque estaban enamorados, y con amor hasta morirse es bueno.

 

Álvaro Rojano Osorio

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Abogado y escritor de los libros: La Tambora Viva, Musica de la Depresion Momposina. La Musica del Bajo Magdalena, Subregiòn rio. Libro ganador de la beca para la publicación de libros de autores colombianos por parte del Ministerio de Cultura y su Portafolio de Estímulos 2017. El río Magdalena y el canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena. Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en el Bajo Magdalena. Coautor de los libros Cuentos de la Bahía. Magdalena, territorio de paz.

@o_rojano

2 Comentarios


Leonardo Fabio castillo 16-02-2021 09:48 AM

Hermosa historia donde reinó el amor como pareja de los protagonistas Felicitaciones Alvarito por contarnos esas hermosas historias de los habitantes de nuestra región

Edilbert Martinez 17-02-2021 04:24 PM

Buen estilo , felicitaciones siempre resaltando hechos de la vida real de nuestro municipio, hechos quizás desconocidos para muchos.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

‘El Caballo’ que canta los goles del Valledupar Fútbol Club

‘El Caballo’ que canta los goles del Valledupar Fútbol Club

Su nombre es Néstor Alejandro Martínez, sin embargo, en Valledupar lo conocen como ‘Caballo’. Hay quienes prefieren no llamarlo...

Noemí

Noemí

  Conoció el sufrimiento inmortal que causa la aparición sorpresiva del crimen, cuando sus sueños vírgenes y sus senos salvajes...

Chistes para contar en Navidad

Chistes para contar en Navidad

  Los chistes son un recurso excelente para proporcionar momentos divertidos y graciosos en reuniones, especialmente si son familiare...

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Las cantinas son como esos abrevaderos de hombres sedientos en busca de suerte, personas que apuestan en una canción cualquier recuerd...

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

San Fernando, Magdalena: el rey de los apodos

Tan es así que muchos padres olvidan el nombre de pila de sus hijos. Y a veces ellos, los hijos,  también. Como el caso de la se...

Lo más leído

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Una experiencia inolvidable: Escalona en París

Clemente Arturo Quintero Castro | Música y folclor

Julio Cortázar: el mejor saxo alto

Fabio Martínez | Literatura

El Partido Conservador: “el bobo del pueblo”

Eddie José Dániels García | Historia

Más vale llegar a tiempo

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados