Ocio y sociedad

José Antonio Araújo: “No podré dejar nunca de cantar”

Redacción

29/10/2012 - 11:55

 

José Antonio AraújoEl joven que presentamos a continuación sólo podía haber nacido en estas tierras. Alegre, extrovertido y talentoso, José Antonio Araújo tiene esa particularidad de deslumbrar en el escenario, de convertir una entrevista en un momento emocionante.

Con sólo 14 años, ya se ha convertido en uno de los presentadores de televisión más seguidos de la toda la costa colombiana y, además, combina esa actividad de manera totalmente natural con su pasión: la de cantar.

Después de un programa en directo con Los Bárbaros que lo dejaron visiblemente contento, el presentador nos concede unos minutos y responde a nuestras preguntas con toda la energía que lo caracteriza. Encontrarse frente a un micrófono o grabadora ya no le sugiere ninguna molestia.

Hace mucho tiempo que José Antonio se dedica a la tarea de presentador y comentarista. A los 8 años empezó con el programa de Coco Ramos en Canal 12 y desde ese momento no ha dejado de subirse al escenario, siempre con un estilo extravagante: gafas oscuras, sombrerito o pelo bien engominado, y camisa flamante.

“La primera vez que presenté un programa recuerdo que tenía muchos nervios –explica José Antonio–. Era muy tímido porque era pequeño. A mi lado estaba Linda Carolina, mi compañera, y desde entonces, siempre que aparecemos en la pantalla a la gente le causa mucha curiosidad”.

Con Linda Carolina comparte una gran amistad. Se conocieron por medio del programa Factor X en el que terminó entre los 10 finalistas (de los 47000 que participaron). Eso les dio una visibilidad a nivel nacional, y luego, se vieron nuevamente en Vallenatos Fans.

“Me hicieron una entrevista para el programa de Coco –explica José Antonio–, y como Linda y yo estábamos ahí, disponibles, pues todo se facilitó. Además, muchas personas se expresaron y dijeron que nos querían ver de nuevo, así que acá estamos”.

La relación entre Linda Carolina y José Antonio se asemeja a la de dos hermanos. En el set no dejan de molestarse “sanamente” con chistes e indirectas que dan vida al programa. “Siempre nos preguntan si somos hermanos o novios –comenta José Antonio extrañado–.  Toda la gente piensa esto. No sé de dónde lo sacan”.

Una de las experiencias que el joven presentador no puede olvidar es la vez que entró precipitadamente en el escenario de Vallenatos fans. Estaba muy ilusionado, quizás un poco despistado, y se cayó delante de todo el público. “Me tropecé con algo y me caí –manifiesta–. Pero lo peor de todo es que Linda Carolina fue la que más se rió de todos.

Cuando le preguntamos por su experiencia en la música, José Antonio se impregna de una cierta seriedad y admiración. “Tengo esa suerte de pertenecer al grupo Los Niños Vallenatos del maestro Andrés El Turco Gil –comenta–. A veces no es fácil, me toca cancelar algunas grabaciones del programa Vallenatos fans para poder viajar y cumplir con los compromisos”.

El maestro Turco Gil representa para él un gran músico y un gran hombre. En su academia aprendió a valorar cada evento, cada oportunidad, y a desarrollar ese talento innato que tiene.

“La televisión y la música son dos cosas que me gustan pero no podré dejar nunca de cantar –explica José Antonio–. Cantar es lo que me nace a mí. La música va conmigo y esto lo voy a llevar hasta el final de mis días. Estar en una tarima, compartir las canciones con un público, es algo maravilloso”.

De la última producción discográfica de Los Niños Vallenatos –titulada Los Niños Claman–, el joven cantante interpreta “Nacho lee”, un tema del maestro y ganador del Concurso de Canción Inédita Adrián Villamizar.

“Todo el álbum está muy chévere –exclama José Antonio–. Y yo recomiendo la canción Zumba la pava interpretada por Juan David. Es muy bonita”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar: ¿la ciudad idónea para grabar telenovelas?

Valledupar: ¿la ciudad idónea para grabar telenovelas?

El año 2012 quedará en la memoria de los valduparenses -entre otros aspectos- como el año de grabación de la telenovela “Rafael O...

La Vieja Mello: historia de una devoción

La Vieja Mello: historia de una devoción

"Tengo setenta años, soy diabética, hipertensa, y cargo siete hernias en la columna... el  que quiera más...que pida un pollo Brost...

La mecedora: remedio infalible

La mecedora: remedio infalible

Es el trono del silencio interior, de las reminiscencias extraviadas en el laberinto de la nostalgia; el altar donde se zurcen las heri...

¿El Cielo sí existe?

¿El Cielo sí existe?

“Es hermoso”, así describe Colton Burpo su experiencia en el cielo, la cual inspiró a su padre Todd a escribir un libro que se ...

El fin de la esclavitud en el norte de los Estados Unidos

El fin de la esclavitud en el norte de los Estados Unidos

La esclavitud fue introducida en las colonias del norte de los actuales Estados Unidos por los primeros colonos llegados desde Europa...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

Las sentencias del doctor Panzza

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube