Ocio y sociedad

¿Es posible dedicarse full time a ser streamer y ser exitoso económicamente?

Andrés Morales

27/10/2021 - 04:40

 

¿Es posible dedicarse full time a ser streamer y ser exitoso económicamente?
Crear una imagen de marca y lograr que el algoritmo juegue a favor son de las razones por las que se recomienda hacer un curso de Twitch / Foto: Pixabay

 

En la actualidad, el abanico de posibilidades que existen para trabajar en internet es infinito y mucho ha tenido que ver la pandemia y el confinamiento, ya que fueron dos causantes del aumento de la actividad de usuarios frente a las pantallas, los videojuegos y las redes en general.

Las transmisiones en vivo causan un furor enorme desde que la juventud empezó a ocupar la escena virtual y muchas estrellas han optado por transmitir en vivo diferentes eventos de su vida cotidiana hasta hacer shows exclusivos por esta plataforma, que reúne cientos de seguidores de todas las edades y distintos lugares.

¿Cómo aprender a ser streamer?

Hay muchas páginas online que dictan cursos de distintas temáticas, una de ellas es Crehana donde, por ejemplo, está la posibilidad de hacer el Curso de Twitch con Alkapone, donde  se enseña que las distintas plataformas pueden ser utilizadas por cualquier persona con algo de práctica.

De esta forma, simplemente a través de un click, el contenido puede comenzar a reproducirse en vivo a todas partes, generando una gran oportunidad para aumentar los seguidores y tener un feedback instantáneo.

Muchas personas que se dedican al streaming han encontrado la forma de generar recursos importantes y establecer un modelo de negocio exitoso, y gran parte de este aprendizaje se ve reflejado en el curso de Twitch con Alkapone. Evidentemente, Stremear se ha convertido en un nuevo trabajo lleno de oportunidades y saber hacerlo bien está al alcance de todos.

¿Qué se aprende en los cursos de Twitch?

Posiblemente surjan muchas dudas a la hora de establecerse en un trabajo fijo, pero cuando pasan los meses uno toma confianza y seguridad en lo que hace a diario. Lo mismo sucede con el streaming, es una nueva forma de socializar y comunicar que, además, se paga y, con el paso del tiempo, se regulariza en sus modos y métodos.

En principio, el curso de Twitch con Alkapone tiene como propuesta crear un canal de Twitch desde cero, a través de pensar una propuesta clara que se quiera comunicar y luego plasmarla en forma de contenido e ideas.

Es fundamental querer comunicar algo, esto facilitará la creación de un público y hará de guía para el resto del contenido que se desee stremear. Hay que tener en cuenta que antes de crear un canal de Twitch es necesario definir objetivos, no importa que a lo largo del tiempo se modifiquen pero sí es cierto que se necesita de un norte.

Entonces, en el curso de Twitch se aprenderá a convertir el contenido en atractivo para atraer a la mayor audiencia posible. Eso, en realidad, es una premisa del resto de las redes sociales, como por ejemplo Instagram o YouTube, que son redes que atraen a su público por el contenido lo que hace que el creador se interese por crear un buen material.

Sin ir más lejos, muchas personas viven de lo que producen para YouTube o los emprendimientos iniciados a través de Instagram que se convirtieron en furor a lo largo de unos meses. Si tomamos estas dos redes como ejemplos, podemos expandir la idea de que son un medio de comercialización sólido y con posibilidad de crecimiento.

Lo bueno y lo malo de esto es que la mercancía muchas veces es uno mismo, es decir, si nos enfocamos en crear contenido y comunicar ideas graciosas, elocuentes, importantes, los usuarios pedirán cada vez más y esa exigencia en las redes sociales requiere de una atención constante.

Crear una imagen de marca y lograr que el algoritmo juegue a favor de uno es una de las tantas razones por las que se recomienda hacer un curso de Twitch, ya que, en principio, hay cosas que parecen demasiado obvias pero al momento de llevarlas a la realidad no lo son. Es necesario aprender herramientas para aplicarlas correctamente.

Foto: Pixabay

¿Es posible vivir del streaming?

¡Por supuesto! A partir de la realización de cursos, de la experiencia a través del uso de Twitch, de generar contenido interesante e innovador que pretenda involucrar a la mayor cantidad de usuarios o al menos a un grupo poblacional contundente que pueda crear un feedback poderoso y, sobretodo, a partir de la constancia: siempre es posible generar ingresos suficientes para vivir siendo streamer.

Es una buena idea seguir las ideas de varios famosos, quienes además de sus canales tradicionales deciden migrar a Twitch y mantenerlos todos activos. ¿Por qué sucede esto? Muchas veces pasa que, por ejemplo, una actriz famosa es reconocida por determinadas personas que corresponden a un grupo etario y, a su vez, lanza ropa para otro tipo de clientela o comienza a hacer streaming de videojuegos.

Es importante reconocer las personas que consumen las redes sociales, diferenciarlas, analizarlas y ver qué tipo de contenido es el ideal para subir a cada red social. Muchas personas, si bien ofrecen lo mismo, cambian su forma de hablar en las distintas redes sociales porque el público al que se dirigen varía.

Lo importante es enfocarse es un objetivo claro que permite a la gente conocer la intención detrás de la temática. La monetización del contenido en vivo puede ser muy gratificante si se conocen las reglas y eso va en el segundo orden de importancia ¿Por qué? Porque Twitch tiene la potestad de cancelar tu canal o banearte. ¿Qué significa esto? Que un contenido puede cancelarse.

Cualquier persona que quiera vivir del streaming debe saber que ser baneado es la peor de las consecuencias, porque si la cuenta es suspendida por tiempo indefinido los ingresos lo serán también. Es como si se tratara de un empleo y tu jefe te pidiera que te comportes de manera adecuada.

Por último, a modo de ayuda, lo ideal es comenzar a iniciarse en Twitch a través de algún pasatiempo entretenido para que, luego, pueda convertirse en una forma de acercamiento profesional a las audiencias. Siempre es más fácil y genuino comunicar algo que nos interesa y por lo que pasaríamos horas frente a la computadora. El resto es convicción, suerte y mucha constancia.

 

Alberto Morales

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Luis Suárez, un futbolista con mal de rabia

Luis Suárez, un futbolista con mal de rabia

La imagen del futbolista Luis Suarez agarrándose los dientes en pleno partido contra Italia ya es –a su pesar– uno de los grandes ...

Marie Curie y el reconocimiento de las mujeres en la Ciencia

Marie Curie y el reconocimiento de las mujeres en la Ciencia

  El año en que Alfred Nobel inventó la pólvora, de cuyas ganancias económicas se podrán años después mantener los premios má...

Silvestre Dangond se la pasa cantando y orando

Silvestre Dangond se la pasa cantando y orando

El artista que solía decir en las tarimas: “Me quieren acabar, pero no han podido”. “La única forma que el pobre esté feliz,...

“La cultura nos salvará”: directora del Museo Casa de la Memoria de Medellín

“La cultura nos salvará”: directora del Museo Casa de la Memoria de Medellín

La tarea de construir la paz en Colombia debe realizarse a través de la Cultura. Está idea simple y poderosa fue transmitida durant...

“El miedo y la falta de confianza van en contra de la paz”: Yariv Oppenheimer

“El miedo y la falta de confianza van en contra de la paz”: Yariv Oppenheimer

La paz se construye siempre sobre gestos simbólicos y muestras bienintencionadas. En el ciclo dedicado a la “Negociación y la Jus...

Lo más leído

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados