Ocio y sociedad

El juego de Monopoly: un invento didáctico que recreó la injusticia de un sistema

Beatriz P. Suñer

07/03/2023 - 01:45

 

El juego de Monopoly: un invento didáctico que recreó la injusticia de un sistema
El Monopoly surge de la idea de exponer dos tendencias en el sistema capitalista estadounidense: las monopolistas y las antimonopolistas /

 

El juego de Monopoly es conocido mundialmente por ser uno de los juegos de mesa más vendidos de la historia, pero se desconoce la curiosa historia que esconde su creación.

A principios de 1904, el juego llamado inicialmente The Landlord’s Game (El juego de los Terratenientes) fue registrado por Elizabeth Magie. Su inventora era una activista de izquierdas y fiel defensora de las teorías del economista Henry George. Su objetivo era crear un juego de mesa que difundiera las ideas propuestas por el economista, para poder demostrar a todo tipo de públicos la cara oculta de la economía, en un momento donde las desigualdades sociales estaban latentes junto con los monopolios de los terratenientes.

Por aquel entonces, el juego partía de dos tipos de reglas, las monopolistas y las antimonopolistas. Con las primeras el objetivo era arruinar a tus oponentes con la creación de monopolios. En el segundo tipo, en cambio, los monopolios no estaban permitidos.

Mediante este doble enfoque moralista se demostraba la injusticia que suponía el primer tipo de juego, criticando así la realidad existente del momento. Pero el juego que hoy conocemos poco tiene que ver ya con el original.

El vendedor en paro que se hizo millonario

La idea inicial se ha ido desvinculando de forma progresiva hasta generar un juego totalmente diferente. El punto álgido lo provocó un vendedor en paro llamado Charles Darrow. En 1935, patentó una adaptación del juego de Elizabeth al que bautizó con el nombre de Monopoly (Monopolio). Esta nueva versión superó en ventas al original de forma abismal, de modo que la empresa juguetera norteamericana Parker Brothers compró los derechos a Magie de El Juego de los terratenientes y de dos juegos más.

Un detalle curioso de todo este proceso es que Charles Darrow se hizo millonario con su nueva versión, que apenas incluía algún que otro cambio, mientras que Elisabeth Magie apenas ingresó unos 500 dólares con su idea.

El Monopoly, tal y como lo conocemos actualmente, ha ido perdiendo el espíritu pedagógico del que partía. Tal es esto que ahora ha adquirido un claro tono capitalista donde gana el que más posesiones tiene.

 

Beatriz P. Suñer

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Luis Soriano, el creador del biblioburro de paso por Valledupar

Luis Soriano, el creador del biblioburro de paso por Valledupar

Promocionar la lectura es algo vital para el desarrollo de nuestra sociedad. Ésta es una de las principales ideas abordadas en el foro...

Las tres mil tumbas de Lucho

Las tres mil tumbas de Lucho

Lucho hizo la excavación para sacar los restos mortales, pero cuando miró dentro del ataúd, un manojo de nervios se le desparramó...

El Festival Vallenato Fides fue lanzado en plena Olimpiada Especial

El Festival Vallenato Fides fue lanzado en plena Olimpiada Especial

La Gobernación del Cesar realizó en el marco de la Olimpiada Especial que se cumple por estos días en Bogotá, el lanzamiento oficia...

El impacto social de los casinos en línea en Chile

El impacto social de los casinos en línea en Chile

  A lo largo de la última década, el juego online ha experimentado un crecimiento extraordinario. Pocas empresas han crecido tanto ...

Arbey Méndez: un artesano de por vida

Arbey Méndez: un artesano de por vida

Que la vida útil de un huevo trasciende las tortillas del desayuno o cualquier otro uso gastronómico que pueda dársele, que el art...

Lo más leído

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Josephine Baker: una afroamericana en París

Liliana Kancepolski | Ocio y sociedad

Tres Marías

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados