Ocio y sociedad

Valledupar: ¿la ciudad idónea para grabar telenovelas?

Redacción

09/11/2012 - 11:47

 

Grabación en el Novalito (Valledupar)El año 2012 quedará en la memoria de los valduparenses -entre otros aspectos- como el año de grabación de la telenovela “Rafael Orozco” con el canal Caracol. Y del mismo modo: un año dedicado a rescatar ciertas historias del pasado.

Tras más de cinco meses en la capital del Cesar y en sus alrededores, el producto ya está listo para exponerse en la pantalla. El resultado final es cuestión de gustos y aquí no lo discutiremos, pero sí nos interesa conocer cómo ha ido ese proceso de grabación.

En ese contexto, la perspectiva del coordinador departamental de Cultura, Boris Serrano, es de gran interés. Él fue uno de los primeros en ser informado acerca de este ambicioso proyecto y en impulsarlo, y por ese motivo, lo entrevistamos.

Según él, todo sucedió por casualidad. Algunos contactos en Bogotá facilitaron ese acercamiento y, desde el principio, se mostró muy ilusionado con que Valledupar fuera elegida para ambientar la vida de una celebridad como Rafael Orozco.

“A comienzos de enero del 2012, un amigo de Codazzi, Mauricio Martínez, que trabaja desde hace tiempo con Caracol y RCN, me comentó su idea de hacer un casting en Valledupar –explica el coordinador de cultura–. Inicialmente, esta novela se iba a grabar en Ibagué y en otras partes del Tolima donde siempre han hecho las producciones costeñas por el contexto climático, pero se encontraron con un problema: necesitaban un número importante de actores”.

Las circunstancias hicieron que Valledupar se transformara en una alternativa interesante. Animados por el gran número de proyectos en grabación y la falta de actores, el equipo del casting viajó a Valledupar. “Ellos sintieron esa obligación de salir a buscar gente”,  comenta Boris Serrano.

El coordinador de cultura fue quien los recibió y los asesoró en la elaboración del casting. En ese momento, nadie tenía muy claro quiénes iban a ser los protagonistas principales y el direccionamiento les permitió conocer personas claves para el reparto de papeles.

“Empecé a presentarles algunos músicos, algunos actores, y la idea del casting fue cogiendo forma –explica Boris Serrano–. A finales de Marzo de este año, después de un mes de estar en este proceso, llegaron los productores y hablamos de crear un convenio no sólo para los actores principales sino todos los extras”.

Entre los personajes elegidos, María Laura Quintero fue seleccionada para el papel de Valery, una amiga de la protagonista principal. También surgieron otros perfiles como el compositor Rosendo Romero, Jaime Pérez Parodi, Omar Geles, algunos integrantes de Los Niños del Vallenato, o incluso el director de la Alianza Francesa, David Siegrist.

Boris Serrano“Necesitaban una persona con un perfil internacional y una cierta estatura –manifiesta Boris Serrano–. Entre los que recomendé figuraba David. Con su metro 90 y su apariencia de hombre de mundo era inevitable”.

Aunque fue un proceso de casting largo y laborioso, Boris reconoce que en muchas ocasiones quedó sorprendido por las aptitudes de personas que no habían actuado nunca. “Vi a personas con muchas ganas –expresa el coordinador– y me alegro que algunas hayan encontrado su lugar en esta telenovela”.

Las sesiones de grabación se iniciaron primero en Bogotá a partir de mayo-abril y, luego, llegaron a Valledupar, Urumita y Patillal. “En el barrio Novalito se ubica la casa de una de las protagonistas, por eso muchas de las escenas se han grabado por allá –comenta el coordinador de cultura–. Otras escenas se grabaron en Badillo y otros pueblos de los alrededores”.

Preguntado sobre los beneficios que puede tener este tipo de evento en Valledupar, Boris Serrano dejó claro que era muy positivo para la comunidad.  “Se ha creado un gran número de empleos y las remuneraciones por día de trabajo eran buenas –sostiene–. Además, se ha expuesto nuestra ciudad de manera única. Algunos lugares representativos lucirán de un modo espectacular y también se ha reconocido las facetas artísticas de muchos vallenatos”.

En breve, podremos apreciar el resultado final de la producción y compartir las anécdotas de ciertas grabaciones frente a nuestras pantallas. Pero más allá de esta gran experiencia, ¿Por qué no imaginar a Valledupar como la Hollywood de Colombia?

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

En diversos contextos, el término Juglar está asociado al folclor itinerante, a los artistas trashumantes que viajaban por los pueb...

La belleza Cesarense, presente en el Reinado del Petróleo

La belleza Cesarense, presente en el Reinado del Petróleo

Pocos días después de conocer el desenlace del 22 Reinado nacional del Petróleo en Barrancabermeja, los preparativos para la próxim...

Amira Sarquís, una emprendedora que quiere inspirar a las juventudes

Amira Sarquís, una emprendedora que quiere inspirar a las juventudes

  Inspirada en la autenticidad de la mujer latina y empeñada en hacer de su proyecto personal ‘Gitana’ una marca de prestigio ...

Si peca en Carnaval y reza en Cuaresma, ¿empata?

Si peca en Carnaval y reza en Cuaresma, ¿empata?

  ‘El que peca y reza, empata’, dice un refrán popular que bien podría aplicarse al momento actual, cuando muchos carnavalero...

Colombia dividida y en la incertidumbre

Colombia dividida y en la incertidumbre

Independientemente del resultado obtenido en el plebiscito por la paz convocado por el presidente de la república, Juan Manuel Santo...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube